Si omites el cepillado nocturno de tus dientes, esto es lo que les pasa (y algunos tips para tu salud bucal)

Aunque lo más recomendable es cepillar tus dientes después de cada comida, quizá, en ocasiones, por tus actividades, no tienes la oportunidad de cumplirlo. Por ello, los odontólogos indican que es fundamental que lo hagas al menos dos veces al día, recalcando que uno de los horarios más importantes es por la noche. Tal vez, ya estás acostado y encontraste tu lugar perfecto para descansar pero, ¿qué pasa si no te lavas los dientes antes de dormir? En realidad, sí existen consecuencias que perjudican a tu salud bucal más de lo que crees. Al final del artículo encontrarás un bono con algunas recomendaciones para mantener una buena salud bucal.

Genial.guru investigó lo que le sucede a tus dientes cuando no tienes un cepillado nocturno para que descubras cómo te puede afectar y lo consideres antes de quedarte dormido sin haberlo hecho.

El esmalte de los dientes se ve afectado por las bacterias

La boca es un lugar perfecto para las bacterias y, aunque te parezca increíble, los científicos han encontrado que pueden habitar 700 tipos de ellas en la cavidad bucal. Después de que ingieres algún alimento, millones de estos microorganismos reaccionan para producir desechos que se convierten en placa. La saliva protege los tejidos blandos y duros de tu boca ante la presencia de ácidos y microbios, sin embargo, al dormir no se genera la suficiente para eliminar a los residuos en su totalidad, provocando que tu esmalte se vea afectado y que tus dientes estén expuestos a la aparición de caries.

La placa bacteriana se acumula

Nadie puede librarse de la placa, pues después de cada alimento, las bacterias se ayudan de los residuos para desarrollarse y hacerse más grandes. Esta película incolora y pegajosa tiene la capacidad de producir ácidos que pueden dañar tus dientes, poniendo en riesgo su esmalte y propiciando la presencia de caries. Si antes de acostarte tu boca no tiene un lavado correcto, entonces es probable que la placa comience a acumularse para quedarse en un lugar específico, convirtiéndose en sarro. Si esto ocurriera, sería necesario acudir con un dentista para que lo retire.

Las encías se inflaman

Los problemas relacionados con las encías normalmente se deben a la acumulación de la placa. Si omites el cepillado nocturno, estarás favoreciendo su inflamación. Esto podría ocasionar que se vuelvan sensibles y que se desarrollen enfermedades como la gingivitis, que puede causar sangrado. Si esto no se trata, podría llegar a convertirse en periodontitis, etapa en donde el hueso y las fibras que se encargan de sostener los dientes sufren daños que no puedes revertir, formándose una bolsa por debajo de las encías en donde los alimentos y la placa se quedan atrapados fácilmente.

Tu aliento al despertar es un desastre

El mal aliento puede causarse por la alimentación, por una higiene bucal incorrecta o porque ya se están desarrollando algunas enfermedades. Cuando eliges dormir sin cepillar tus dientes, los restos de la comida que ingeriste comienzan a perjudicar la salud de tu boca, provocando que los olores y las bacterias se queden atrapadas por todo tu ciclo de sueño. Al despertar, es lógico que tu aliento no sea el mejor, pues tu lengua, tus dientes, encías y cada parte de tu cavidad bucal, ya están impregnadas de un olor desagradable.

Bono: recomendaciones para mantener una salud bucal

Por fortuna, hay maneras sencillas y prácticas que pueden ayudarte a prevenir enfermedades y momentos incómodos o visitas innecesarias a un dentista. A continuación encontrarás algunos consejos que van junto con el cepillado para que puedas mostrar una sonrisa sana y presumir de una boca saludable.

Usa hilo dental

Usa hilo dental para lograr una limpieza más efectiva en tu boca. Con el cepillado es imposible llegar a algunas zonas para terminar con los restos de comida que se quedaron atorados y, pasando el hilo entre los dientes, puedes evitar la acumulación de placa y prevenir la presencia de sarro. No importa si lo haces antes o después de cepillar tus dientes, pero sí es importante que lo hagas.

Usa enjuague bucal

No solo debes usarlo para refrescar tu aliento, sino que también es importante que este producto sea parte de tu rutina de limpieza bucal porque complementa el proceso, disminuyendo la velocidad en la que el sarro se forma y previniendo enfermedades en las encías. El enjuague bucal también te ayuda a evitar las caries, reduciendo la cantidad de bacterias que se encuentran en tus dientes y boca.

No te olvides de tu lengua

La lengua está llena de bacterias, incluso más que los dientes, y por ello es importante que no omitas su limpieza constante durante el día. Además de que los microorganismos pueden expandirse en toda la boca, pueden causar un mal aliento y algunas afecciones bucales. Al cepillarla, no te olvides hacerlo desde la parte inferior hacia la posterior para que sea más efectivo y logres abarcarla toda.

Lava tu boca durante 2 o 3 minutos

Los expertos recomiendan cepillar tus dientes durante 2 o 3 minutos. Esto puede resultarte eterno, sobre todo antes de dormir. Para que sea más sencillo para ti, puedes escuchar una canción que te relaje o te motive para hacerlo. De esta manera no estarás mirando el reloj cada segundo para verificar cuánto tiempo llevas. Si cumples el periodo recomendado para este hábito, podrás contar con una mejor salud bucal, pues en estos minutos te asegurarás de limpiar correctamente toda tu boca.

¿Qué opinas sobre las consecuencias de no lavarte los dientes antes de dormir? ¿Conoces alguna otra que se pueda agregar a la lista? Cuéntanos tus respuestas en los comentarios.

Compartir este artículo