Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Si eres adicto a las harinas, este es el plan alimenticio que podría ayudarte

Cuando ves un chocolate o un pan frente a ti, ¿no puedes resistirte? Esto podría ser un signo de compulsión. El número en la báscula, las medidas y la apariencia física son algunos de los factores más importantes y preocupantes para la mayoría de las mujeres. Sin embargo, en ocasiones, es muy difícil evitar ciertos tipos de comida debido a que la atracción es muy grande, a pesar de estar conscientes de que su consumo excesivo podría causarnos problemas de salud. ¿Es posible superar el deseo de comer estos alimentos?

Genial.guru se preocupa por tu salud, y por eso comparte contigo una dieta especializada para ayudarte a calmar tu ansiedad por los alimentos poco favorables para tu bienestar.

La ansiedad por comer

Los alimentos que contienen harinas y azúcares son por los que la mayoría de la gente siente una atracción al momento de elegir qué comer. Aunque el consumo de estos es algo normal, en ocasiones puede tornarse compulsivo. Esto puede presentarse por la falta de serotonina (que juega un papel fundamental en la sensación de felicidad y placer) sumado con el estrés acumulado en una persona. Cuando estás ansioso, probablemente recurras a un chocolate para calmarte y estar tranquilo. Este es uno de los rasgos que ya deberías tomar en cuenta, pues esto indica que tienes una deficiencia de este neurotransmisor.

Causas de la compulsión

El origen de la compulsión puede iniciarse por hacer ayuno o no comer lo suficiente cuando es el momento de hacerlo. Por esta razón, el cerebro pide glucosa, pues ante la falta de azúcar en la sangre, reacciona con una respuesta de ansiedad por comer harinas o azúcares, y no puede pensar o decidir sobre la calidad de lo que estamos por consumir.

La solución

Algunos podrían llegar a creer que la cura para su adicción a estos alimentos no existe o, al menos, no de manera permanente. Sin embargo, esto tiene que ver con los hábitos diarios que tiene una persona. Es importante que, para remediar la compulsión, se incorporen ciertas actividades físicas, divertidas y entretenidas que puedan mantenerte ocupado. Por otro lado, es fundamental que duermas las horas necesarias para tener un buen descanso.

Plan alimenticio

Las dietas que no incluyen harinas pueden aportarte ciertos beneficios, como un incremento en tu energía y una reducción en tu apetito, regulación en tus niveles de triglicéridos e insulina, mejoría en la presión arterial y salud cardiovascular. Sin embargo, la OMS recomienda un consumo diario de hidratos de carbono entre un 55 % y 75 % para cubrir las necesidades de la dieta y, en el caso de los azúcares refinados, menos del 10 %, en lugar de eliminarlas por completo de la alimentación.

Un estudio sugiere consumir carbohidratos simples y evitar los que son refinados, debido a que su aporte nutricional es poco y favorecen al incremento de peso. A continuación encontrarás la dieta que podría ayudarte a revertir la compulsión y mantener un equilibrio en el consumo de estos alimentos, para reducir el deseo de comerlos.

Lunes

  • Desayuno: una taza de café con leche, 100-150 g de queso fresco y un plátano.
  • Comida: 150-200 g de atún a la plancha con perejil, ajo y sal. Sirve con una taza de ensalada de tomates, aceitunas negras, albahaca y 50 g de queso fresco en cubitos. Agrega una cucharadita de aceite de oliva.
  • Colación: una taza de té con leche, una rebanada de jamón y una de queso fresco con dos galletas de arroz.
  • Cena: 150-200 g de pollo al horno o asado con media papa, pimiento morrón y cebolla. Consume una fruta de tu preferencia.
  • Tomar 2 litros de agua al día.

Martes

  • Desayuno: una taza de té con leche, una fruta, 6 piezas de pistachos (sin sal), higos o dátiles.
  • Comida: Albóndigas con 150-200 g de carne de ternera al curry (cebolla, perejil, pimienta negra y huevo). Sirve con ensalada de rúcula, ajo, limón y semillas de tu preferencia.
  • Colación: Infusión y 150 g de yogur natural con arándanos secos, avena, semillas de calabaza y sésamo (puedes hornear estos ingredientes para que tengan un sabor a tostado). Agrega 3 almendras.
  • Cena: Croquetas de espinaca (con clara de huevo y cebollín). Servir con ensalada de brócoli, zanahoria rallada y huevo cocido. Añade una cucharadita de aceite de oliva. Elige una fruta.
  • Tomar 2 litros de agua al día.

Miércoles

  • Desayuno: 250 ml de jugo de naranja con un limón. Una taza de té con leche, 4 pistachos (sin sal) y un plátano.
  • Comida: 150-200 g de cuete de res al horno. Servir con una taza de ensalada de zanahoria y betabel rallados, semillas de lino y sésamo y 2-3 claras de huevo. Come una fruta de tu elección.
  • Colación: Té verde, una rebanada de jamón y una de queso.
  • Cena: 100-150 g de salmón a la plancha con limón. Servir con una taza de ensalada de col blanca, sésamo tostado y chía (cocinar estos ingredientes con aceite vegetal).
  • Tomar 2 litros de agua al día.

Jueves

  • Desayuno: 250 ml de jugo de naranja, 6 nueces, dátiles, pistachos (sin sal) o almendras y una infusión.
  • Comida: 200-250 g de filete de pescado al horno con una taza de col de Bruselas con salsa blanca (ajo, limón, aceite vegetal, pimienta negra y sal) y 50 g de queso fresco rallado. Come una fruta.
  • Colación: una taza de té con leche, 7 nueces o almendras y una fruta.
  • Cena: una taza de lentejas con cebolla, ajo, pimiento morrón, zanahorias, papa, chorizo, chuleta ahumada, salsa de tomate y condimentos). Come una taza de ensalada de frutas.
  • Tomar 2 litros de agua al día.

Viernes

  • Desayuno: una taza de café con leche descremada y sustituto de azúcar. Una fruta y 2 galletas de arroz con queso untable descremado.
  • Comida: 200-250 de bife de lomo de res con verduras (berenjena, zanahoria, aguacate y cebolla). Come una fruta.
  • Colación: una taza de té verde y una taza de ensalada de frutas (mandarina, naranja, plátano, kiwi, durazno, cerezas y manzana).
  • Cena: 150-200 g de pollo asado con verduras (cebolla, calabaza, elote, pimiento morrón, albahaca) y 50 g de queso mozzarella.
  • Tomar 2 litros de agua al día.

Sábado

  • Desayuno: un vaso de yogur bebible descremado, una rebanada de queso, una de jamón y 3 nueces.
  • Comida: terrina de verduras (espinaca, zanahoria, queso ricota y aguacate) con ensalada de papa, huevo, perejil y aceite de oliva. Come una fruta.
  • Colación: 150 g de yogur y semillas trituradas y 4 frutas deshidratadas (higos, duraznos o dátiles).
  • Cena: 200 g de bife de lomo de res con verduras (berenjena, zanahoria, aguacate y cebolla), semillas de lino y sésamo. Una taza de ensalada de frutas.
  • Tomar 2 litros de agua al día.

Domingo

  • Desayuno: 250 ml de jugo de naranja y toronja, té y 6 almendras.
  • Comida: 200-250 g de pescado (merluza) con elote y aguacate. Sirve con una taza de ensalada de hojas verdes (lechuga, acelga, rúcula) y tomate. Añade aceite de girasol y una cucharada sopera de semillas. Come una fruta.
  • Colación: licuado de plátano, durazno y frutos rojos (con leche descremada, una cucharada de salvado de avena, 1 cucharadita de semillas de sésamo y sustituto de azúcar si es necesario).
  • Cena: chop suey de pollo con verduras (pimiento morrón, elote, calabaza, 200-250 g de pechuga de pollo) salsa de soya, berenjenas, aguacate, zanahoria, pimiento morrón y semillas de sésamo). Come una fruta.
  • Tomar 2 litros de agua al día.

¿Qué opinas de esta dieta? ¿Has tenido adicción por las harinas y los dulces? ¿Qué hiciste para controlarla? Cuéntanos tus respuestas en los comentarios.

Ilustradora Anastasiya Pavlova para Genial.guru
Compartir este artículo