Por qué no es bueno lavarse la cara en la ducha

Por más conveniente que sea quitarse el maquillaje mientras te duchas, esto en realidad puede hacer más daño que bien a la salud de tu cutis. La piel del rostro es mucho más sensible que la piel del resto del cuerpo y, a menos que te guste tomar duchas frías, es mejor mantener tu cara alejada del agua en ese momento.

Genial.guru decidió averiguar por qué algo tan común como lavarse el rostro en la ducha podría impedir que tengas una piel saludable.

1. Puede resecar la piel

Las duchas largas y calientes pueden eliminar los aceites naturales que la piel necesita para mantenerse saludable y lucir lo mejor posible. Si tu piel ya está seca, lavarte la cara en la ducha solo va a empeorar el problema. Y aplicar humectante para aliviar la sensación de sequedad puede eventualmente hacer que tu piel sea vulnerable al acné y otras infecciones cutáneas.

2. Puede afectar el tono de la piel

Lavarte la cara en la ducha puede hacer que tu piel luzca rojiza. El agua caliente de la ducha hace que los vasos sanguíneos del rostro se dilaten, lo que puede dañar los frágiles capilares de las mejillas. Esto, a su vez, puede conducir a redes capilares visibles o rosácea, una afección cutánea muy común.

3. Puede provocar arrugas prematuras

Probablemente hayas notado cómo tus dedos se arrugan después de una larga ducha de agua caliente. Esto sucede porque el agua caliente elimina la humedad de la piel y daña la capa protectora que ayuda a retener la humedad. Lo mismo ocurre con la piel del rostro, que puede envejecer más rápido si se expone a duchas calientes con regularidad.

4. Puede hacer que la piel sana sea más sensible

Lavarte la cara en la ducha tampoco beneficiará a la piel saludable. El agua caliente puede afectar negativamente la piel que de otro modo estaría perfectamente sana, haciéndola sensible y con apariencia seca. Es mejor mantenerse alejado de las duchas calientes, especialmente durante los meses del invierno, cuando la piel es más vulnerable a la sequedad y la irritación.

5. Puede causar picazón

Muchas personas sienten que les pica un poco la piel después de una ducha prolongada. La sensación suele ser leve y dura poco tiempo. Pero lavarte la cara con regularidad con una ducha caliente puede provocar picazón e incluso descamación de la piel.

¿Has notado cómo se siente tu piel después de la ducha? ¿Te lavas el rostro en la ducha o en el lavabo?

Imagen de portada Shutterstock.com
Compartir este artículo