Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué nos despertamos repentinamente cuando nos quedamos dormidos

Es probable que al menos una vez en tu vida hayas experimentado un mioclono o una sacudida hípnica al comienzo del sueño. Es ese momento en el que te despiertas de golpe debido a movimientos repentinos de tus músculos. Estos pueden variar desde pequeños espasmos hasta convulsiones, lo que hace que te endereces en tu cama. Aunque normalmente volvemos a dormirnos a los pocos minutos, podemos llegar a preguntarnos cómo pudo haber sucedido.

En Genial.guru estudiamos el tema por ti y queremos aclarar por qué de repente saltamos en la cama justo antes de quedarnos dormidos.

Normalmente, tu cerebro te paraliza durante el sueño

En primer lugar, es importante comprender por qué no nos movemos normalmente cuando dormimos. Porque incluso cuando tenemos los sueños más vívidos, nos despertamos exactamente en el mismo lugar en el que nos acomodamos para dormir. Esto sucede porque se liberan sustancias químicas en el cerebro que apagan las células que permiten que los músculos se mantengan activos.

Entonces, aunque tu cerebro esté trabajando activamente, los músculos de tu cuerpo permanecerán paralizados.

Esto se hace mediante la transición entre la conciencia y la somnolencia

Para entender por qué a veces no parecemos estar perfectamente paralizados, echemos un vistazo a lo que realmente sucede en el cerebro. Hay 2 sistemas principales que controlan la vida normal. El primero se llama sistema de activación reticular, y es la parte que gobierna los procesos fisiológicos básicos, como la respiración. Cuando esto está en pleno vigor, nos sentimos alerta e inquietos, puesto que estamos despiertos. En oposición a este sistema se encuentra el núcleo preóptico ventrolateral, el cual impulsa la somnolencia. Esta parte del cerebro libera sustancias químicas que desactivan su capacidad para mover los músculos. Ahora, cuando te vas a dormir, tu cerebro pasa del estado de conciencia al de somnolencia. Pero esto no funciona como un interruptor de “encendido y apagado”. De hecho, puedes pensar en ello más como un mecanismo deslizante que pasa de un lado a otro.

Pero a veces tu cerebro lucha por el control entre el mundo real y el de los sueños

Esta transición no siempre se realiza sin problemas. Cuando hay una falla, tu cerebro lucha por el control entre el mundo real y el de los sueños. Entonces, cuando sueñas con patear una pelota de fútbol, por ejemplo, esto podría traducirse repentinamente en que realmente le des una patada a tu compañero o compañera de cama. No siempre te despierta, pero cuando el movimiento es lo suficientemente intenso, lo hace.

Esto podría estar relacionado con los reflejos primitivos

Una idea popular de por qué tenemos estos espasmos mioclónicos o sacudidas hípnicas es porque son un subproducto de nuestra evolución. Podrían ser un antiguo reflejo de los primates que les advertía sobre la relajación de los músculos cuando dormían en lo alto de los árboles. El cerebro esencialmente podría haber malinterpretado la relajación como una señal de que el primate dormido estaba cayéndose de un árbol, por lo que hacía que los músculos reaccionaran rápidamente como un sistema de advertencia.

Las sacudidas hípnicas son normales hasta que comienzan a causar ansiedad

Las sacudidas hípnicas son completamente normales y no hay nada de qué preocuparse. Pero la gente puede obsesionarse con ellas, lo que puede causar ansiedad. Esto podría ocasionar molestias si sucede con demasiada frecuencia, especialmente para tu pareja de almohada. A su vez, el aumento de ansiedad y el insomnio pueden provocar más espasmos mioclónicos, lo que resulta en un ciclo de retroalimentación positiva. Si esto está sucediéndote, lo mejor podría ser consultar a un especialista en sueño para ver qué puedes hacer al respecto.

¿Has experimentado una sacudida hípnica? ¿Cómo lidiaste con esa situación? Cuéntanos en los comentarios a continuación.