Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Un grupo de científicos concluyó que la pasta no engorda e incluso puede ayudar a bajar de peso

9-55
167

Las dietas bajas en carbohidratos les han hecho mala fama a las pastas, a tal punto de considerarlas un alimento no saludable y propenso a hacerte engordar. Científicos del Hospital St. Michael en Canadá comprobaron que esta rica comida puede ayudarte a bajar de peso, a saciar mejor el hambre y evitar el consumo de otros alimentos.

Genial.guru te trae esta investigación que explica por qué la pasta es considerada una villana y cómo, en realidad, ayuda en la pérdida de peso. Comer rico y sano ya no será un inconveniente para ti.

La importancia del índice glucémico

Los científicos del Hospital St. Michael, ubicado en Toronto, Canadá, han detallado a través de un estudio que el IG (índice glucémico) es la principal razón por la cual la pasta puede ayudar a bajar de peso. ¿Pero qué es realmente este índice? Según explican en el estudio, se trata de un sistema utilizado para medir la rapidez con la que un alimento afecta los niveles de azúcar en la sangre.

A diferencia de la mayoría de los carbohidratos refinados, los cuales son absorbidos más rápidamente por el organismo, la pasta posee un índice glucémico mucho menor. Esto significa que los niveles de azúcar en sangre serán de inferior incremento, a diferencia de aquellos alimentos que poseen un mayor índice, como es el caso de la papa, el arroz y el pan blanco.

Este estudio se propuso originalmente para ver si comer más pasta afectaba el peso corporal. Sin embargo, los investigadores no lograron encontrar ningún factor que resolviera dicha duda. Por tal motivo, los métodos que incluyeron en la revisión solo analizaron el efecto de comer pasta dentro de una receta dietética general.

Análisis del estudio

El vínculo entre el consumo de la pasta y el famoso aumento de peso fue evaluado a través de 30 ensayos clínicos, y contaron con casi 2 500 participantes que fueron considerados sanos. En el estudio, los científicos incluyeron RCTs que se encargaron de investigar el efecto de la pasta consumida sola, y también cómo influía dicha comida dentro de una dieta de bajo IG. Cada escenario se comparó con las dietas de alto índice glucémico, que no incluían pastas en el peso corporal.

Durante el estudio, los participantes fueron divididos por subgrupos: peso normal, sobrepeso y obesidad. Cada uno de ellos consumió porciones específicas de pasta (3,3 por semana, con un rango de casi dos a siete por semana); este hábito se realizó durante 12 semanas. La pérdida de peso promedio fue de 700 gramos más en los grupos con poco IG, en comparación con los grupos de IG más alto.

El resultado obtenido

Tras finalizar los ensayos, los científicos analizaron nuevamente el peso corporal de los participantes, el IMC, la grasa corporal y las medidas de la cintura. A raíz de esto, descubrieron que el consumo masivo de pasta no contribuía en el incremento de peso o en el aumento de los niveles de grasa.

Al parecer, los alimentos con un IG bajo logran saciar mejor el hambre y, de esta manera, evitan que las personas decidan consumir más alimentos. Es importante destacar que la pérdida de peso en los grupos de personas que consumieron pasta se logró debido a que estos individuos estaban llevando a cabo una dieta general de bajo índice glucémico. Esto significa que la disminución en el peso no fue por comer pasta sola, sino el efecto de la dieta baja en IG.

La pasta, una nueva aliada

Dicho estudio destacó que, aunque los fideos sean pobres en fibra, tienen una clasificación IG similar a los alimentos que sí son ricos en fibra como las legumbres y también la avena. Los científicos incluso hacen hincapié en la mala imagen que los medios de comunicación, libros populares de recetas y defensores de la salud les han dado a los carbohidratos. Estas declaraciones han provocado que los alimentos básicos como la pasta, el arroz y el pan, sean implicados cada vez más en las epidemias de sobrepeso y obesidad.

Aun así, las pastas no deben ser comidas a la ligera. Se debe tener en cuenta que, aunque no engorden, su preparación es un factor importante para no subir de peso, según explica la Guía australiana para una dieta saludable (Australian Guide to Healthy Eating). Por dicho motivo, los especialistas aconsejan que la medida recomendable de fideos es 75-100 gramos, lo que equivale a media taza.

Cuántas porciones se deben consumir

Por su parte, el Manual para la aplicación de las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA) hace referencia a los alimentos que poseen hidratos de carbono complejos, fibra (en el caso de las legumbres y los cereales en sus variedades integrales) y vitaminas del complejo. Explica que dicho grupo de alimentos aporta nutrientes esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Con respecto a la pasta y a los demás alimentos procesados, sugiere moderar su consumo. Solo es aceptable un máximo de 4 porciones al día si el plato contiene más legumbres y cereales que pastas y pan. Por otra parte, detallan la importancia de no saltarse ninguna de las 4 comidas más importantes del día: desayuno, almuerzo, merienda y cena.

¿Cada cuánto incorporas las pastas en tu comida? ¿Crees que este alimento realmente no engorda? Cuéntanos en los comentarios.

Imagen de portada gbh007 / depositphotos
9-55
167
Compartir este artículo