Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Estudio sugiere que la acumulación de grasa abdominal en la mediana edad puede afectar la inteligencia fluida

El comienzo de un nuevo año es un gran incentivo para plantearnos propósitos como perder un poco de peso para tener una vida más saludable y una figura que nos agrade, haciéndonos sentir mejor con nosotros mismos. Pero, probablemente, esta meta que podría parecer temporal sea buena también para nuestra salud mental a largo plazo.

Genial.guru quiere hablarte acerca de un estudio que sugiere que el sobrepeso podría tener efectos sobre la inteligencia, y no precisamente positivos.

La masa corporal y la inteligencia fluida

Auriel Willette, profesor asistente en Ciencias de los Alimentos en la Universidad de Iowa, junto con Brandon Klinedinst, estudiante de neurociencias, analizó información de más de 4 000 adultos de entre 40 y 50 años.

Se trataba de la relación entre su masa muscular y el tejido graso con respecto a su inteligencia fluida en un período de 6 años. La inteligencia fluida es aquella que nos hace capaces de resolver problemas que no hemos resuelto antes, es decir, nuestra capacidad para adaptarnos a cosas nuevas.

Los efectos del sobrepeso en la mediana edad

Sin importar el estatus socioeconómico o el nivel de educación, en los hombres y mujeres de mediana edad que acumulaban mayor cantidad de grasa abdominal se veía un mayor deterioro en su inteligencia fluida, situación que seguía avanzando con la edad. Con respecto a tener mayor masa muscular, Willete y Klinedinst descubrieron que, por el contrario, este parecía ser un factor positivo.

El sistema inmune y la masa corporal

Los científicos explican que esto sucede gracias a una función de nuestro sistema inmune, el cual aumenta su actividad en el cerebro de manera proporcional al índice de masa corporal (IMC). Esta inflamación puede ocasionar que la cognición se vea deteriorada con mayor rapidez.

Los investigadores también establecieron que la edad no es un factor de mucha importancia en la pérdida de inteligencia fluida a través del tiempo; sin embargo, la cantidad de grasa acumulada en la zona abdominal sí lo es.

Las mujeres tienen menor masa muscular

Al hacerse mayores, tanto hombres como mujeres tienden a acumular mayor tejido graso. En el caso particular de las damas, que además poseen menor masa muscular, este aumento genera linfocitoseosinófilos.

Estos son dos tipos tipo de glóbulos blancos distintos de los que se generan en los hombres, lo que explica, según los investigadores, por qué el desgaste de la inteligencia fluida es mayor en ellas.

Evita la acumulación de grasa abdominal

Aunque existe una tendencia al aumento de tejido graso en la mediana edad, también hay medidas que podemos tomar para evitar acumular grasa en la zona del abdomen y cuidar nuestra salud mental. Algunas de ellas son:

  • Bebe té verde: esta variedad de té posee diversos nutrientes, y su consumo a largo plazo puede ser benéfico contra la obesidad, ayudándote a perder grasa abdominal.

  • Ingiere alimentos probióticos: las bacterias en este tipo de productos son beneficiosas para complementar tu dieta, pues ayudan a reducir la acumulación de grasas.

  • Descansa tanto como lo necesites: especialmente en el caso de las mujeres, ya que existe una relación entre el aumento de peso y la falta de sueño.

  • Realiza ejercicios aeróbicos: actividades como correr, montar en bicicleta, nadar y cualquier ejercicio de larga duración y mediana intensidad han probado ser eficaces en la pérdida de grasa abdominal.

Sin embargo, recuerda que cada cuerpo es único, por lo que es conveniente consultar a un médico especializado para que te ayude en tu caso particular.

La otra cara del estudio

Aunque la obesidad puede aumentar el riesgo de tener un déficit en algunas capacidades intelectuales, un estudio que fue realizado en mil personas a las que se les dio seguimiento por al menos treinta años no registró ningún declive en la inteligencia durante la primera mitad de la vida.

En el caso de los niños que desarrollaron obesidad más tarde, no presentaron mayores alteraciones en su coeficiente intelectual. En el estudio tampoco se registró que la obesidad jugara un papel importante en padecimientos como la demencia, ni se consideraron otros factores de salud propios de la mediana edad para hacer una afirmación definitiva.

¿Entre tus planes se encuentra el perder un poco de grasa abdominal? ¿Crees que estar en forma puede influir en otros aspectos de nuestra salud que son menos evidentes? Queremos conocer tu opinión, ¡compártela con nosotros en los comentarios!