Genial
Genial

10 Cáscaras de frutas y verduras que tienen trucos para darles una segunda vida

Reducir nuestra cantidad de desperdicios es una opción para poner nuestro granito de arena y ayudar al planeta, y qué mejor si a la vez conseguimos un extra de lo que consumimos, como, en este caso, de las cáscaras de frutas y verduras. Aunque hacerlas parte del compost es una buena idea, antes de eso, o en lugar de eso, podemos sacar provecho de los beneficios de esta parte que normalmente pensamos debe ir directo a la basura.

1. Cáscara de plátano

Probamos algunos de los extras que nos puede dar esta cáscara, como limpiar zapatos y dejarlos brillantes, y pudimos notar que sí funciona. Para conseguirlo, basta con pasar la parte de adentro de la cáscara por lo que queramos hacer que brille. En el caso del calzado, para que no quede con tanto aroma a plátano, es suficiente con darle una pasada y posteriormente dejarlo al aire libre por un rato.

2. Cáscara de aguacate

Un suave masaje con el interior de la cáscara puede ser beneficioso para la piel, pues esta contiene antioxidantes y vitaminas como la C y E. En este caso, tomar la cáscara, darle la vuelta sin romperla y masajear el rostro o alguna zona que sientas reseca con ella dejará una sensación de suavidad y eliminará las grietas. Sin embargo, opinamos que esto debe hacerse de forma constante para realmente notar cambios.

3. Cáscara de limón

El aroma del limón es muy agradable, y podemos encontrarlo incluso en productos de limpieza y aromatizantes, por lo que intentar obtener sus beneficios de manera natural puede ser una buena idea. Emplearlo como ambientador o para quitar el mal olor de trastes y manos son algunos de los trucos que probamos. En definitiva, su aroma es penetrante, por lo que al usarlo en las manos, elimina incluso el olor de la cebolla. Lo mismo sucede con los trastes. No obstante, en el caso de un ambientador, aunque el aroma sí es delicioso combinado con canela, no aromatiza todo un espacio.

4. Cáscara de naranja

Al ser otro cítrico, también tiene un aroma agradable, pero además, se le adjudica utilidad para la limpieza. Debido a eso, probamos limpiar la estufa con cáscara de naranja, así como el fregadero, para quitar las manchas de agua que suelen quedar en su superficie. Simplemente la frotamos por los sitios deseados como si se tratara de una esponja. Y podemos decir que este truco funciona. Aunque no quita perfectamente las manchas, las disminuye bastante, por lo que podemos pasar una esponja de forma posterior para obtener mejores resultados.

5. Cáscara de papa

Si bien, para hacer papas fritas, normalmente pelamos esta verdura, un hack es que con sus cáscaras también podemos hacer frituras naturales. Para ello, debemos colocarlas en una charola, añadirles un poco de aceite, paprika, cebolla en polvo, ajo en polvo, sal y pimienta. Las cáscaras sí quedan bastante crocantes, y su sabor es agradable, aunque distinto al de unos chips.

6. Cáscara de manzana

A veces, los utensilios de aluminio o las ollas no quedan tan brillantes o pulcros solo con lavarlos. En algunas ocasiones, pueden quedar incluso con marcas de agua. Para solucionar este problema, se sugiere poner a hervir cáscaras de manzana en las ollas que se quiera dejar limpias y añadir los utensilios que se desee dejar brillantes. Sin embargo, este truco no funciona tan bien. Las manchas permanecen en los utensilios, al igual que en las ollas que se utilizan para hervir las cáscaras.

7. Cáscara de zanahoria

Una forma de evitar desperdiciarlas es ponerlas en nuestros licuados. El sabor de las cáscaras suele ser un poco amargo, por lo que combinarlas con naranja o alguna fruta más dulce y un poco de agua funciona para obtener un jugo delicioso, refrescante y aprovechar la zanahoria en su totalidad.

8. Cáscara de pepino

En general, no es necesario pelar el pepino, siempre que esté bien lavado. Sin embargo, muchas veces, preferimos retirarle la piel. Si ese es el caso, le podemos dar otro buen uso en la cocina, sobre todo para esos buenos días de calor. Podemos mezclar las cáscaras de pepino con alguna ramita u hoja de menta que tengamos en casa y hielo. La bebida se puede tomar de inmediato, aunque si la dejamos reposar algunas horas, el sabor será más potente.

9. Piel de cebolla

Esta delgada cáscara exterior que solemos quitar y tirar es fuente de vitaminas. La piel de la cebolla, por su lado, se puede hervir para obtener un té al que se le adjudican propiedades relajantes, antinflamatorias y calmantes de calambres. No podemos asegurar si esto funciona, pues relaja por el simple hecho de ser un té. Lo que sí podemos confirmar es que se requiere algo de miel o manzanilla para conseguir un mejor sabor, aunque este no es fuerte en sí.

10. Cáscara de ajo

En el caso de los ajos, una idea que funciona es la siguiente: si los vamos a asar, debemos hacerlo con todo y cáscara. De ese modo, quedarán un poco más blandos por dentro y resultarán perfectos para moler en alguna salsa.

Genial/Consejos/10 Cáscaras de frutas y verduras que tienen trucos para darles una segunda vida
Compartir este artículo