Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10+ Opciones para reemplazar los productos que causan basura en tu baño y logar un ambiente ecoamigable

6142
348

Los residuos sólidos urbanos son los desechos de origen residencial y comercial que generan las personas a través de sus consumos diarios. Solo en México se producen más de 42 millones de toneladas de basura al año, lo que equivale a 175 veces el volumen de la Pirámide del Sol de Teotihuacán. Además, los desechos causan efectos negativos en la salud, y los mares y océanos reciben 12 millones de toneladas de ellos por año.

Sin embargo, aunque las cifras causen de todo menos una sensación agradable, los grandes cambios empiezan con pequeñas modificaciones en nuestros hábitos. Reemplazar nuestros productos de todos los días por aquellos que pueden reutilizarse y causar el menor impacto ambiental es un buen comienzo.

Por eso, en Genial.guru queremos recomendarte algunos productos para el baño que no causan tantos residuos y pueden ayudarte a comenzar a tener una vida más amigable con el ambiente.

1. Toallas sanitarias de tela y copa menstrual

Según el programa para el medioambiente de la ONU, una mujer genera alrededor de 60 kilos de basura de toallas o tampones a lo largo de su vida. Para poder reducir ese número, algunas buenas opciones son las toallas de tela de algodón y la copa menstrual, ya que con su lavado y reutilización en otros ciclos no solo ahorrarás dinero, sino que también generarás menos residuos durante esos días.

Además, estos artículos están libres de los componentes químicos que se les agregan a los productos de higiene del mercado durante su fabricación, los cuales incluso pueden causar problemas de salud.

2. Champú y acondicionador sólidos

Otros productos que cada vez ganan más adeptos son los champús y acondicionadores sólidos.

En primer lugar, son ecológicos desde su envase, ya que no vienen en botellas y la mayoría de sus fabricantes los comercializan con empaques biodegradables. En segundo, al ser naturales y sólidos, su fabricación no tiene ni requiere la presencia de tantos químicos como los productos del cabello del mercado. Y, por último, su consistencia hace que duren mucho más tiempo que los artículos líquidos.

3. Desodorantes naturales

El marketing siempre nos ha vendido que el sudor es algo malo que hay que evitar a toda costa. Pero en realidad, se trata de un mecanismo natural del cuerpo. Lejos de los antitranspirantes que tapan nuestros poros y aerosoles que contaminan, los desodorantes naturales son una buena solución y tienen muchas variantes.

Vienen en diferentes presentaciones, como en barra, roll-on, polvo, crema, espray y hasta en formato piedra, ya que el mineral de alumbre es un buen astringente que inhibe el olor que causan las bacterias en contacto con el sudor. Además, son fáciles de hacer y cualquiera puede ponerse manos a la obra y fabricarse uno propio.

4. Cepillo de dientes de bambú

Hace no mucho tiempo, los cepillos de dientes de bambú aparecieron en el mercado, replanteando la utilización de los que son de plástico.

La diferencia entre ambos es que el plástico tarda muchos años en degradarse, además de que su producción y su distribución dejan una importante huella de carbono. En cambio, la madera es biodegradable, por lo que, una vez terminado su ciclo vital de uso, puedes devolver el cepillo a la naturaleza enterrándolo o incluyéndolo en tu compost.

5. Para las manos, es preferible el jabón sólido

Aunque los jabones líquidos tienen una amplia gama de aromas y texturas para ofrecer y su aplicación resulta sencilla, los envases en los que vienen no son nada reciclables.

En cambio, el viejo pero efectivo jabón sólido es más amigable con el medioambiente, ya que no genera tantos residuos una vez terminado su uso. Si quieres ahorrar dinero, incluso puedes hacerlo tú mismo.

6. Discos para desmaquillarse de tela

Si eres usuaria de las toallitas desmaquillantes o discos de algodón, seguramente sabrás que, al limpiar el rostro, se desechan grandes cantidades de ellos. Un buen reemplazo pueden ser los discos de tela reutilizables, ya que lo único que tienes que hacer es usarlos junto con tus productos de limpieza facial y lavarlos cuando estén sucios. Además, puedes ahorrar dinero haciéndolos en casa.

7. Hisopos de algodón

Aunque los hisopos sean un elemento pequeño y creamos que no generan muchos residuos, ¡piensa en la cantidad de estos que van al tacho de la basura en los hábitos de higiene diarios y cuánto tiempo tardan en degradarse los plásticos!

Para no incrementar los desechos, una buena alternativa son los de madera, que se descomponen más rápido que los convencionales. Pero si quieres un opción más duradera, la marca LastObject creó uno reutilizable que reemplaza aproximadamente a 1000 hisopos de un solo uso.

8. Peine de madera

Otro infaltable en el tocador es el peine. Pero, aunque estemos acostumbrados a ver en el mercado a los que son de plástico, también existen opciones de madera que se degradan más fácilmente y evitan incrementar el consumo de más polímeros. Los hay de diferentes formas y para todo tipo de cabello, y sus beneficios no solo son ecológicos, sino que además no facilitan el frizz, como sí lo hacen los de plástico.

9. Rasuradora reutilizable

Las maquinillas de afeitar son utilizadas tanto por hombres como por mujeres, y se estima que al año se desechan alrededor de 2 millones. Entre el producto y su empaque, no podemos destacar algo que sea amigable con el ambiente. Por suerte existen rasuradoras de metal que pueden utilizarse muchas veces. Lo único que tienes que hacer es desechar la cuchilla cuando sea necesario y reemplazarla por otra.

10. Pañales de tela

Si tienes un bebé, seguramente sabrás la cantidad de pañales que tu pequeño usa por día y usará, por lo menos, los primeros 3 años de vida. Lo que tal vez no sepas es que uno solo puede tardar hasta 500 años en degradarse, y aunque pueden llegar a ser más prácticos, no solo tienen un gran impacto ambiental, sino que también afectan a tu bolsillo.

Más de una vez habrás escuchado a tus abuelas nombrar a los antiguos pañales de tela. Pero, por suerte, hoy hay opciones mucho más modernas, las cuales absorben igual de bien que los pañales comerciales y además están libres de productos químicos.

¿Tienes algún hábito que contribuya con el cuidado del ambiente?

6142
348
Compartir este artículo