Genial
Genial

10 Reacciones corporales que podemos controlar (Spoiler: las mujeres son más afortunadas en algo)

Es ingenuo pensar que podemos controlar completamente nuestro cuerpo. Mucho más a menudo tenemos que hacerle caso, porque la mayoría de los procesos fisiológicos están fuera de nuestro control. Frecuentemente, esto nos hace sentir incómodos: queremos ir al baño cuando no hay uno cerca, dormir cuando tenemos que prepararnos para el examen, o no podemos detener la tos durante una exposición importante.

Estas situaciones no son fatales, pero bastante desagradables. Afortunadamente, podemos cambiar mucho si encontramos el enfoque correcto a nuestro cuerpo.

En Genial.guru hemos compilado una lista de trucos que ayudarán a engañar nuestro cuerpo y hacer que la vida sea más cómoda y la fisiología sea más predecible.

1. Para reducir el latido de tu corazón, sopla en el dedo

En una persona sana, el latido cardíaco acelerado a menudo es el resultado de un estrés. Tal vez estás nervioso por una presentación importante o una cita, te preocupan los resultados del examen o le has enviado algo por error a tu jefe.

Afortunadamente, tenemos una forma muy simple de calmarse rápidamente: necesitas soplar en el pulgar. Esta parte del cuerpo tiene su propio pulso. El enfriamiento lo ralentiza y nos ayuda a relajarnos.

Otra forma efectiva es poner un dedo en la boca y exhalar. De esta manera estimulamos el nervio vago, lo que reducirá los latidos del corazón y ayudará a sentirte más relajado y tranquilo.

2. La transferencia de peso al lado opuesto ayudará a eliminar el dolor en el costado

Muchas personas conocen el dolor repentino y muy desagradable en el costado del cuerpo que aparece durante la carrera. Debido a eso, a menudo tienes que parar, o incluso dejar el entrenamiento por completo.

Una causa común es un calentamiento incorrecto. El flujo sanguíneo aumenta cuando corres, pero la sangre no tiene tiempo para redistribuirse adecuadamente y se acumula en el hígado o el bazo. Estos órganos están en un caparazón; al llenarse, presionan sobre él y, debido a esto, aparece el dolor.

Los atletas profesionales saben la manera correcta de hacer frente a este problema: simplemente reduce la velocidad y transfiere el peso al otro lado del punto de dolor. Debes hacerlo simultáneamente con la exhalación. Después de algunas repeticiones, el dolor dejará de molestarte.

3. Un poco de calentamiento del cuello aliviará la insensibilización de la mano

Casi todos hemos experimentado dolor, hormigueo o insensibilización en las extremidades. Estas sensaciones desagradables pueden ser causadas por una postura incómoda durante el sueño, el trabajo o el esfuerzo físico excesivo.

Tras sentir sensaciones desagradables, estiramos nuestra mano, la movemos, movemos los dedos. Realmente ayuda, pero resultó que hay una manera más efectiva de eliminar la insensibilización: girar la cabeza.

Las extremidades se entumecen debido a los nervios apretados que pasan por el cuello. Tras girar la cabeza, estirás el cuello y quitarás la presión superflua a los nervios, esto quitará las sensaciones desagradables en la mano mucho más rápidamente. Este método es mucho más conveniente en muchas situaciones, por ejemplo, si estás al volante.

4. Masaje de oreja eliminará la carraspera en la garganta

La carraspera en la garganta surge de repente, y es bastante difícil lidiar con ella. Un vaso de agua y toser no ayudan del todo.

Para eliminar la carraspera debes masajear la oreja suavemente, lo mejor sería hacerlo desde adentro. Las sensaciones desagradables aparecen debido al espasmo muscular. Masajear la oreja estimula los nervios, ayuda a relajar los músculos y aliviar el espasmo.

Tal vez ya hayas notado la conexión de estos dos órganos: cualquier manipulación con los oídos se siente en la garganta y, en algunas personas, la limpieza de las orejas puede incluso causar tos. Esto se debe a la especial sensibilidad del nervio vago asociado con la oreja.

5. La tos reducirá el dolor de un pinchazo

Desafortunadamente, no es posible deshacerse por completo de las sensaciones desagradables a la introducción de las agujas. Sin embargo, puedes reducirlas notablemente con un simple truco.

Si comienzas a toser al mismo tiempo que te pinchan, el dolor será mucho menor. La información sobre este descubrimiento apareció por primera vez en una revista británica sobre cirugía estética. Los médicos asocian una disminución del dolor, por un lado, con una distracción de la atención y, por otro lado, con el aumento en la presión arterial.

Resultó que este método simple es incluso más efectivo que escuchar música, ver una película, hablar y otras formas de distraer al paciente durante una inyección.

6. Masajear el área entre las cejas ayuda a aliviar la congestión nasal

Las gotas, aerosoles y otros productos especiales vencen perfectamente a la congestión nasal. Pero ¿qué pasa si no hay nada a mano, la farmacia está cerrada y la nariz está tan atascada que resulta imposible respirar?

Puedes aliviar tu estado sin ningún medio adicional con la ayuda de acupresión. Para deshacerte de la congestión nasal, debes presionar con los dedos el área entre las cejas y apretar fuertemente la lengua contra cielo de la boca. Para lograr el efecto, 20 segundos serán suficientes. Si es necesario, puedes repetir el masaje varias veces.

Manteniendo la lengua en esta posición, balanceamos ligeramente el hueso, que pasa a través de los conductos nasales hacia la boca. Resulta una especie de drenaje, que ayuda a aliviar la congestión.

7. El dolor disminuirá si miras la herida con binoculares invertidos

El cerebro es responsable del dolor en cualquier punto del cuerpo, ya que él da la señal de peligro. Resulta que podemos engañarlo e imaginar que la lesión no es tan peligrosa como le parece.

Científicos de la Universidad de Oxford realizaron un experimento en personas que sufren de dolor crónico en sus manos. Se les pidió que miraran el punto dolorido desde diferentes ángulos y desde diferentes distancias. Resultó que cuando la imagen se agranda, sentimos más dolor y si disminuye, viceversa.

Muy probablemente, la razón de tales reacciones se encuentra en la lógica del cerebro: la lesión aproximada parece mayor y se aumenta una señal de alarma, y ​​una vista desde lejos, por el contrario, hace que no sea tan importante, y por lo tanto no es tan doloroso.

8. Si realmente quieres ir al baño, hay que rascar la pantorrilla

El deseo de ir al baño a veces llega repentinamente y en un mal momento. Como en el caso de las señales de dolor, es el cerebro que indica que tenemos que encontrar un baño lo antes posible. Él hace que la señal sea intensa para que nos apuremos. Pero fisiológicamente, como regla, somos capaces de aguantar durante bastante tiempo.

La fisioterapeuta australiana Janette Webb ha encontrado una forma inusual de hacer frente a las ganas repentinas de ir al baño. Tienes que rascar vigorosamente tu pantorrilla durante unos pocos segundos. De esta manera vas a poder relajarte un poco y tener algo más de tiempo.

Desafortunadamente, este método solo fue verificado en mujeres. Aún no se sabe si ayudará a los hombres.

9. El vértigo se detiene si haces un ejercicio simple

El mareo surge no solo por patologías severas, sino también por cosas insignificantes: calor sofocante, estrés, miedo, etc. Por lo general, tienes que sentarte y esperar hasta que mejore tu estado de salud. Pero resultó que en tales situaciones podemos ayudarnos en unos pocos segundos.

Un científico de la Universidad de Colorado descubrió un ejercicio simple que elimina el mareo en 1 minuto. Para lograr el efecto, debes inclinar la cabeza hacia atrás, inclinarla hacia adelante y girar la cara hacia el codo izquierdo.

Las personas que probaron este método notaron que los mareos desaparecieron después del primer ejercicio. El video con instrucciones para deshacerse del mareo tuvo más de 2 millones de visitas y el médico recibió gratitud de personas de todo el mundo.

10. Para enfriarte, aplica un objeto frío a cualquier punto de frecuencia cardíaca en el cuerpo

En verano, aquellos que practican deportes y no quieren renunciar al entrenamiento debido al clima demasiado caluroso, a veces la pasan mal. En este caso, un método simple ayudará a bajar un poco la temperatura del cuerpo: es suficiente aplicar cualquier objeto frío al punto de pulso en el cuerpo.

Hay varios de estos puntos: cerca de la sien, en la muñeca, en el cuello, debajo de la rodilla. Al practicar deportes, puedes usar vendajes mojados en la cabeza o la muñeca: ayudarán a que cuerpo no se sobrecaliente. Si te encuentras en un ambiente caliente, simplemente coloca un objeto frío en cualquier parte donde la vena esté cerca de la piel.

Nuestro cuerpo es un sistema complejo, pero aun así podemos manejarlo. ¿Conoces otras formas de engañar a tu cuerpo y cerebro?

Ilustradora Natalia Breeva para Genial.guru
Genial/Consejos/10 Reacciones corporales que podemos controlar (Spoiler: las mujeres son más afortunadas en algo)
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos