Si tienes una perrita, estos 11 consejos podrían ayudarte antes y durante su primer celo

Al tener una perrita en casa, es importante conocer las etapas de su desarrollo. Una de estas es cuando alcanza la madurez sexual o tiene su primer celo. Llegado ese momento, podrá reproducirse si no ha sido esterilizada. Sus dueños deben saber que, en esos días, su pequeña presentará cambios físicos y de comportamiento, además demandará cuidados especiales.

Pensando en quienes tienen una cachorra por primera vez, Genial.guru investigó la información básica que deberían saber sobre este periodo.

1. Pregunta a su veterinario cuándo podría tener el primer celo según su raza y tamaño

¿Por qué consultar esto con su veterinario? Porque la edad en que una cachorra vaya a tener su primer celo dependerá de su raza y tamaño. En promedio, esto ocurre entre los 6 y 15 meses de edad, pero algo muy importante a tener en cuenta es que las de raza grande pueden tardar más en entrar en celo que las de raza pequeña. Es posible que algunas perras grandes alcancen su madurez sexual entre los 18 y 24 meses, es decir, cerca de los dos años.

Generalmente, tienen 2 celos al año, con duración de entre 2 y 3 semanas, pero estos datos también variarán según las características de la perrita.

2. Infórmate sobre las señales de esta etapa para que puedas identificarlas llegado el momento

Cuando las perras están en celo, presentan cambios físicos y conductuales que pueden avisar a sus dueños que su etapa fértil ha llegado, algunos de estos síntomas son:

  • Su vulva estará más grande o hinchada.
  • Tendrá sangrado a través de su vulva.
  • Lamerá con más frecuencia sus genitales.
  • Puede orinar más veces al día.
  • Es posible que se muestre nerviosa o ansiosa y puede lloriquear.
  • Al inicio del ciclo, puede rechazar a los perros que intentan montarla. Esto ocurre en la etapa llamada proestro, que suele durar entre 7 y 10 días.
  • Pasado el comportamiento de rechazo, se mostrará más amigable de lo habitual con perros macho.
  • Puede tratar de atraer a un perro moviendo su cola de lado y levantando su trasero.

3. Evita que quede embarazada en el primer celo porque no es saludable

Quizá algunos se preguntan si en el primer celo una perra puede quedar embarazada y la respuesta es que sí pueden, sin embargo, varios especialistas coinciden al aconsejar a los dueños que no permitan que sus peludas sean montadas durante los dos primeros celos. Una buena práctica para tener un embarazo saludable es esperar hasta el tercero, esto podría ser alrededor de sus 18-24 meses de edad.

4. Intenta mantenerla alejada de los perros machos

Partiendo de que es mejor prevenir un embarazo en el primer celo, es muy importante mantenerla alejada de perros no castrados. Si también hay un perro que no ha sido castrado en casa, es recomendable tenerlos en áreas separadas y, si es posible, pedir que un familiar o amigo cuide en otra casa a uno de los dos durante un mes, aproximadamente. Los machos que conviven con una perra en celo también pueden estresarse.

Si hay un patio o jardín de fácil acceso, es aconsejable limitar las salidas de la perrita sola a este espacio, porque en esa condición puede atraer a perros vecinos o cercanos. Sería bueno que fuera con el dueño, incluso con correa, para también prevenir que ella salga a la calle.

5. Paséala siempre con correa y evita lugares con muchos perros

Los paseos son necesarios y pueden ayudar a calmar la ansiedad de una perra en celo. Durante esta etapa, es imprescindible usar una correa en todo momento. Aunque esté muy bien entrenada y por lo general responda a los llamados de su dueño, durante este periodo podría no hacerlo y responder más a la atracción que siente por los machos. Además, como libera feromonas que los atraen, será más fácil alejarse con ella si alguno se aproxima.

Lo mejor sería evitar espacios donde haya muchos perros y cambiar el horario de su paseo por otro donde haya menos personas con sus mascotas, como muy temprano en la mañana o muy tarde en la noche.

6. Toma en cuenta que puede orinar más veces (ten paciencia)

Una peluda en celo puede orinar más veces de lo normal y, además, puede tener un comportamiento poco habitual como “marcar su territorio” con pequeñas cantidades de orina tanto en la casa como en sus paseos. La razón es que en este periodo su orina contiene feromonas mediante las cuales les envía un mensaje a los machos diciendo que está preparada para la fertilización. Así puede atraerlos.

7. Puedes colocarle pañales para que no ensucie la casa

Los pañales para perros pueden ser utilizados durante el celo para evitar que manche alfombras, muebles y camas si tiende por costumbre a subirse a ellas. No debe ser considerado como un método para que no quede embarazada.

Compartimos algunos consejos para usarla en esta etapa:

  • Hay que cambiar el pañal con regularidad para evitar problemas en la piel.
  • Permitir ratos sin pañal cada vez que se haga un cambio por uno nuevo.
  • Al cambiarlo, se aconseja limpiar el área, puede ser con toallas para bebés.
  • Evitar ponérselo durante la noche para que no mantenga un pañal sucio por tiempo prolongado.

8. Considera que necesitará ambientes relajados

Es un momento para tratar de mantenerla en un ambiente relajado, evitar ruido excesivo y hablarle con suavidad, mimarla con caricias o masajes, dejar los juegos agitados para otro día. Si hay niños pequeños en la casa, se les puede pedir que la traten con más delicadeza, especialmente durante los juegos que acostumbran a tener juntos.

9. Trata de distraerla un poco con sus juguetes favoritos

Durante el celo, es posible que tenga cambios en su estado emocional debido a las alteraciones hormonales naturales, por ejemplo, puede estar de mal humor o ansiosa como mencionamos antes. Contar con juguetes y golosinas masticables puede ayudar a distraerla y relajarla un poco de vez en cuando.

10. Si no planeas que tenga cachorros en el futuro, es aconsejable que la esterilices

Cuando la familia no quiere que su peluda tenga cachorros, puede recurrir a una cirugía de esterilización, la cual puede ayudar a prevenir infecciones del útero y reducir el riesgo de cáncer de mama más adelante. Es muy importante consultar con el veterinario de confianza cuál es la mejor edad para cada una en particular y los posibles riesgos de tomar esta medida, pero también cómo minimizarlos.

La Asociación Americana de Hospitales de Animales (AAHA, por sus siglas en inglés) plantea como referencia que se puede realizar en perras de raza pequeña antes del primer celo (entre los 5 y 6 meses), mientras que con las de raza grande se debe esperar a que completen su proceso de crecimiento (puede variar de 5 a 15 meses, aproximadamente).

11. No es recomendable practicarle una cirugía de esterilización durante el celo

Es posible realizar una cirugía para esterilizar a una perra durante el celo, pero no es recomendable porque se pueden presentar más complicaciones como hemorragias internas, por las condiciones de su útero y tejidos en ese momento. Se sugiere esperar al menos 2 meses después de que terminó su celo, tiempo que pueden tardar los tejidos y vasos sanguíneos en recuperar su estado previo.

No olvides que debes consultar todo lo relacionado con la salud de tus mascotas con un veterinario de confianza.

Si recién tienes una cachorrita en casa, ¿qué es lo que más te preocupa sobre su primer celo? Ahora, si ya eres todo un experto porque tu perra ya pasó por eso, ¿qué consejo añadirías?

Compartir este artículo