Genial
Genial

12 Maneras de deshacernos de los electrodomésticos y objetos viejos que estorban en casa

Cuidar el medio ambiente es algo que nos corresponde a todos, procurando que cada una de nuestras acciones no solo no afecte, sino que contribuya a tener una rutina más ecológica en nuestro día a día. Normalmente, tenemos en nuestro hogar objetos que, al dejar de funcionar, tiramos a la basura; pero muchas veces no sabemos el daño que le estamos haciendo a nuestro entorno al no conocer la mejor manera de desecharlos.

En Genial.guru, queremos contarte cómo deshacerte de 12 objetos del hogar de la manera más ecológica.

1. Pilas

Las baterías son bastante peligrosas al dejar que toquen el suelo, ya que están formadas por una sustancia que es altamente tóxica. Al dejarlas rondar con el resto de la basura común, pueden llegar a contaminar el agua que terminamos bebiendo.

La mejor manera de deshacernos de ellas una vez que ya dejaron de funcionar es recolectarlas en botellas de plástico vacías. Cuando tu botella esté llena, la puedes llevar a tu centro de recolectado de pilas más cercano, donde tomarán estas botellas llenas de pilas y las convertirán en ladrillos de cemento.

2. Ropa vieja

La producción de textiles es una de las más contaminantes de la industria, ya que es responsable del 10 % de las emisiones globales del dióxido carbono y 20 % de las aguas residuales a nivel mundial. Por esta razón, es importante sacarle el máximo provecho a las prendas que ya no utilizamos.

Algunas opciones para darles un nuevo propósito a las prendas viejas son hacer donativos a asociaciones que puedan utilizarlas, triturar el textil y usarlo como relleno para pufs y almohadas o convertirlos en trapos y objetos de limpieza.

3. Bolsas de plástico

El plástico es uno de los mayores contaminantes del medio ambiente, tardando al menos unos 150 años en descomponerse. Estamos acostumbrados a ir al supermercado y recibir bolsas de plástico para llevar nuestras compras, y varias veces esas bolsas se desechan o se quedan guardadas.

Algunos nuevos propósitos que podríamos darles son el almacenar productos para mantenerlos sellados más tiempo, utilizarlos para guardar y cargar otras cosas, darles uso de manteles en algún día de campo o hasta hacer relleno de almohadas con ellas.

4. Medicamentos caducados

Si mantienes en tu botiquín medicamentos para cuando sean necesarios, es importante revisarlos periódicamente para asegurar que sigan siendo funcionales. Si este no es el caso, no es recomendable únicamente tirarlos a la basura, ya que estos medicamentos están destinados a nosotros y si otra persona se topa con ellos, podrían hacerle daño.

Algunas medicinas son diseñadas para que puedas deshacerte de ellas tirándolas por el inodoro. Otra opción es triturar las pastillas y mezclarlas con alguna otra sustancia no comestible, como arena para gatos o tierra. Después, sellar la mezcla con una bolsa o un recipiente con tapa y tirarlo a la basura.

5. Maquillaje caducado

El maquillaje contiene químicos en su composición que pueden ser contaminantes al tener contacto con el medio ambiente, por eso su desechado no debe ser tomado a la ligera. Al querer tirar los productos de maquillaje, aunque ya estén vacíos, es necesario revisar que estén bien cerrados y colocarlos en una bolsa de plástico sellable para después ponerla con el resto de la basura. Esto nos ayuda a garantizar que los químicos del producto no llegarán a tener contacto con el suelo.

Otra opción es, antes de tirar los envases a la basura, limpiar bien el interior de todo producto con una toallita húmeda, un papel absorbente o un hisopo para los espacios pequeños. Al terminar, pon cuidadosamente todos los productos en una bolsa y tíralos a la basura. Cuida no lavar o verter los productos en el desagüe, ya que al llegar a las tuberías pueden alcanzar a seres vivos y hacerles daño.

6. Esmalte de uñas viejo

Los esmaltes de uñas también pueden ser un residuo peligroso para el medio ambiente, así que es importante encontrar la mejor manera de deshacernos de ellos. La primera opción, si el esmalte está en condiciones de ser reutilizado, es donarlo o regalarlo. También puedes utilizarlo para decorar o pintar algún otro elemento en tu hogar.

Si el esmalte ya no se encuentra en condiciones de ser reutilizado, vierte completamente el contenido del frasco en un periódico y déjalo secar. Después, lava bien el frasco y deja secar completamente la tapa. Finalmente, desecha todo en la basura.

7. Colchones

Un colchón viejo puede sonar como algo muy complicado de desechar, pero también hay modos de sacarlos de nuestro hogar sin preocuparnos por dañar al medio ambiente. Una opción, si el colchón está en condiciones, es donarlo a una ONG o a algún conocido que lo pueda necesitar.

También, en varias ocasiones, los mismos proveedores o compañías productoras de colchones ofrecen el servicio de recoger los viejos, garantizando su buen manejo. Si no tienes este servicio, puedes buscar un punto limpio cerca de tu hogar y llevarlo allí.

8. Desechos orgánicos

Los residuos provenientes de algún producto orgánico, al llegar al medio ambiente, no son dañinos, pero el reutilizarlos trae beneficios muy buenos para nuestro medio ambiente. Lo ideal es hacer composta o abono. Esta es muy sencilla de realizar y te da material para tus huertos o plantas de interior sin necesidad de utilizar químicos. Además, permite a la tierra nutrirse de los elementos que contiene tu composta.

El primer paso es asegurar que estamos separando nuestra basura entre residuos orgánicos e inorgánicos. Tienes que tener en casa un compostador o alguna zona dedicada específicamente para la producción de tu abono, ahí vas a ir integrando todos los desechos orgánicos. Lo ideal es mantenerlo en sombra, en un espacio húmedo y airearlo de vez en cuando. Finalmente, déjalo reposar por 5 o 6 meses con su debido mantenimiento.

9. Botellas de perfume

Las botellas de perfume normalmente vienen con una bonita presentación, dejándonos con la posibilidad de sacarles mayor provecho a los frascos. De este modo, cuando nos terminamos un perfume, nuestras opciones no se reducen a desecharlas; podemos reutilizarlas o reciclarlas. Si lo que quieres es reciclar, ponte en contacto con un centro de reciclado de vidrio o la productora de tu perfume y agenda un día para hacerles llegar las botellas.

Para reutilizarlas, únicamente tenemos que remover la tapa con la que viene y su popote. Si la botella tiene perfume sobrante, tíralo por el lavamanos y deja correr agua caliente unos segundos para que no afecte las tuberías. Después, mete la botella al microondas con media taza de vinagre blanco para eliminar los residuos del perfume. Finalmente, lava con agua tibia y jabón.

10. Botellas de champú

Las botellas de champú, acondicionador, gel o cualquier otro producto participante de tu rutina diaria son de un plástico duro que es responsable de grandes niveles de contaminación en nuestro medio ambiente. Al ser conscientes de esto, podemos garantizar que, al terminarnos nuestros productos, estos llegarán a buenas manos para no afectar de manera negativa a nuestro planeta.

Primero tenemos que identificar de qué tipo de material es nuestro envase y si este es reciclable. Después, es importante prepararlos para la recolección. Asegúrate de que el envase está completamente vacío y limpio y después aplástalo lo más posible para que este no ocupe tanto espacio. Luego, cierra bien el envase y sepáralo de los demás desechos para llevarlo a un centro especializado de reciclaje de plásticos.

11. Celulares

Los celulares y sus baterías contienen metales pesados y químicos tóxicos que se van desprendiendo con el tiempo y dañando el medio ambiente en su camino. Lo más recomendable al cambiar de celular, es donarlo o regalarlo a quien lo necesite, pero si tu celular ya no está en condiciones para esto, hay modos ecológicos de deshacerte de ellos.

Lo mejor sería ponerse en contacto y establecer una fecha con centros que reciban este tipo de productos. Existen plantas para manejo de residuos especiales y recolección de basura electrónica. También, puedes hacer llegar el equipo con un profesional que sepa separar el equipo para reutilizar sus partes funcionales en otros. No intentes desarmarlo en casa.

12. Focos ahorradores

Los focos ahorradores llegaron como una tecnología verde que nos ayudaría a bajar nuestro consumo de energía y así apoyar al medio ambiente. El lado negativo de estos focos es que contienen mercurio, un elemento peligroso para el entorno ecológico como para nuestra propia salud si son mal manejados al momento de desecharlos.

Si el foco se funde, el primer paso recomendable es evacuar el hogar por un mínimo de 15 minutos. Después, al momento de quitarlo, utilizar equipo de protección como guantes y cubrebocas, sellar el foco en una caja y llevarlo al centro especializado donde traten los desperdicios.

¿Y tú, qué haces diferente en tu casa para cuidar del medio ambiente? ¡Dinos en los comentarios!

Genial/Consejos/12 Maneras de deshacernos de los electrodomésticos y objetos viejos que estorban en casa
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos