Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Sorprendentes usos del almidón de maíz

El almidón de maíz, también llamado maicena, es un ingrediente muy popular en la cocina debido a sus múltiples usos. También es un aliado natural para los celíacos: es un hidrato de carbono que no contiene gluten.

Pero sus usos no se limitan solo a lo culinario: este elemento sirve para muchas otras cosas, y realmente puede sacarte de un apuro.

En Genial.guru armamos una lista de sorprendentes usos que seguro desconocías de este producto y queremos compartirla contigo.

1. Quitamanchas de aceite

Si tienes una prenda de cuero, como un abrigo o un pantalón, y se te ha caído un poco de aceite sobre ella... ¡mantén la calma! El almidón de maíz solucionará el problema.

Solamente debes cubrir la mancha con un puñado de maicena y dejar actuar durante toda la noche.

A la mañana siguiente limpia bien todo y la suciedad desaparecerá, dejando tus cosas como nuevas.

2. Alivia una quemadura solar

Si te has expuesto al sol sin la debida protección y te has ganado una molesta, o incluso, dolorosa quemadura, tienes dos cosas por hacer.

Primero, aprender la lección: ¡debes usar protector solar! Los efectos de los rayos solares sobre la piel no son una broma, debes cuidarte de ellos.

Y segundo, prepara una pasta con almidón de maíz y agua, y aplícala sobre la piel. Deja actuar unas horas hasta que se seque y luego enjuaga con agua tibia.

Por supuesto, no dejes de consultar con un médico ante cualquier duda.

3. Calma el pie de atleta

¡Qué molesto puede ser el pie de atleta! Picazón, enrojecimiento, sequedad... parece una tontería, pero quien lo ha sufrido sabe que no lo es.

Si no tienes a mano un remedio comercial contra ese desagradable problema, puedes recurrir al almidón de maíz: pon un poco en tus pies, especialmente en las zonas afectadas, y otro poco en tus zapatos, a modo de talco.

Eso te calmará momentáneamente, pero fija una cita con el podólogo para que te recete un tratamiento efectivo y personalizado de acuerdo a la gravedad de tu afección.

4. Trata las pieles grasas

El problema de las pieles grasas, además de la grasitud en sí misma, es la formación de granitos. Además de ser antiestéticos, muchas veces son dolorosos. ¿A quién no le ha pasado?

El almidón de maíz es ideal para el tratamiento contra pieles grasas, ya que su propiedad astringente ayuda a absorber el exceso de oleosidad.

Coloca una pequeña cantidad de maicena sobre el acné y deja actuar por 30 minutos como mínimo.

5. Trata el cabello graso

El almidón de maíz no solo es un aliado de las personas con pieles grasas: también ayuda a eliminar la grasitud del cuero cabelludo, la cual afecta a todo el cabello.

La maicena es buena para eso por el mismo motivo del punto anterior: posee grandes propiedades astringentes.

El tratamiento ideal para este tipo de problemas es formar una pasta con maicena y agua, y aplicarla en todo el cuero cabelludo. Dejar actuar por 30 minutos y luego enjuaga con agua tibia. Puede repetir el procedimiento una o dos veces por semana.

6. Controla el sudor

A veces ocurre que por más cuidados que pongamos a nuestra higiene, sudamos mucho. Depende de la situación, de la temperatura, del ambiente, y del cuerpo de cada persona.

¿Cómo se soluciona ese problema? Para empezar, puedes consultar con tu médico endocrinólogo para descartar un problema hormonal.

Mientras tanto, para prevenir el exceso de sudor, puedes colocar un poco de almidón de maíz en tus axilas.

7. Limpia a tu mascota

Espolvorea suficiente almidón de maíz sobre el cuerpo de tu mascota y luego frótalo con un cepillo. Eso te permitirá quitar la suciedad superficial de tu compañero no humano.

(En Genial.guru estamos seguros de que tu perro no tendrá problemas con esto y se quedará bien quieto. En cuanto a tu gato... tendrás que convencerlo).

8. Espesa tu salsa

Imagina esta situación: tienes invitados a cenar, has preparado una exquisita comida... pero la salsa te ha quedado demasiado líquida. ¿Qué haces?

Primero, resiste la tentación de llamar al delivery y pedir algo de pizza.

Y segundo, agrega suficiente almidón de maíz en tu preparado hasta que adquiera el espesor que deseas. Tus invitados jamás conocerán tu pequeño truco, bastante sencillo pero GENIAL.

9. Silencia el chirrido del piso de madera

Todo lo que es de madera es bellísimo, pero a la larga presenta problemas. Puede que se pudra, se agriete, le crezcan hongos... y si tu piso es de ese material, seguramente con el paso del tiempo y la acumulación de pisadas ha cedido en pequeñas rendijas que hacen ruido al caminar.

El almidón de maíz es un gran aliado en ese caso.

Espolvorea maicena sobre las partes chirriantes y luego barre el exceso. Al barrer, estarás introduciendo el polvo en las pequeñas erosiones del piso, y eso evitará el ruido.

10. Limpia tus vidrios

Limpiar las ventanas parece una tontería, pero no lo es. Resulta difícil que luego de la limpieza el vidrio no quede veteado, opaco o manchado con restos del limpiador químico o gotas de agua.

Aquí, la maicena también será de utilidad. ¿Cómo?

Mezcla una cucharada de almidón de maíz, media taza de vinagre, media taza de agua y el jugo de medio limón. Coloca ese preparado en una botella con atomizador, y úsala como lo harías con cualquier limpiador comercial. ¡Verás que tus ventanas quedarán impecables!

11. Te ayuda a planchar

¿Has oído hablar de la ropa almidonada luego del proceso de planchado? Queda bien lisa, sin arrugas.

Puedes preparar tu propio almidón para planchar de la siguiente manera:

  • Coloca una cucharada de maicena en una botella de medio litro de agua;
  • Rocía la ropa con esta mezcla inmediatamente antes de plancharla.

El resultado será increíble y muy económico.

12. Desata nudos imposibles

A todos nos ha pasado alguna vez: se formaron nudos en los cordones de los zapatos, o en las tiras de la mochila, y son tan apretados que parece imposible desatarlos.

La maicena vuelve a ser la heroína de la situación: espolvorea un poco sobre el nudo. ¡Asunto arreglado!

Bono: Atole de maicena

Si hablamos de almidón de maíz no puede faltar el atole, una bebida de origen prehispánico que se consume en México, Venezuela, Nicaragua y otros países de la región.

Necesitas:

  • 1 sobre de almidón de maíz.
  • 1 litro de leche.
  • Azúcar y canela a gusto.

Preparación:

  • En una olla, pon a hervir 3/4 litros de leche junto con el azúcar y la canela.
  • En un recipiente aparte, coloca la leche restante y la maicena, y mezcla hasta que la misma se disuelva.
  • Cuando la leche de la olla esté hirviendo, agrégale el preparado del otro recipiente.
  • Revuelve para que el contenido no se pegue al fondo de la olla.
  • Cuando vuelva a hervir, retira del fuego. Sirve en una taza, ¡y disfruta de una deliciosa bebida!

Imagen de portada Pixabay.com