Genial
Genial

17 Consejos que pueden alargar la vida útil de artículos del hogar dándoles el cuidado adecuado

Los muebles, colchas, trastes y otros elementos que forman parte importante de nuestro hogar pueden deteriorarse debido al paso del tiempo o sufrir daños cuando no les damos el cuidado adecuado. Por suerte, existen algunos trucos para hacer que nos duren más y sigan luciendo bien.

En Genial.guru recopilamos algunos consejos útiles y prácticos que podrían funcionar para alargar la vida de las cosas en casa.

1. Trata las manchas de las sillas con tapizado en cuanto las notes

Quien tiene este tipo de sillas en casa sabe que aunque lucen increíbles, es muy fácil que se manchen a la hora de la comida, o que el polvo comience a hacer de las suyas y acumularse en la tela, lo que con el paso del tiempo puede hacer que parezcan más antiguas de lo que son. Por ello, es importante que en cuanto las manchas aparezcan, trabajemos en quitarlas. Para esto, pon en un recipiente agua caliente con unas gotas de jabón para trastes, y con un paño de microfibra humedece toda la zona sucia perfectamente sin dejar bordes para evitar que el agua deje huella. Finalmente, talla hasta que la mugre desaparezca.

Otra buena opción para evitar el esfuerzo al momento de quitar manchas es utilizar forros para sillas, que además de permitirnos meterlos a la lavadora sin problemas, pueden darle un toque distinto a tu decoración y mantener los tapizados intactos.

2. Coloca tu sillón de cuero lejos de la luz directa del sol

Para mantener los sillones de este material en buen estado, lo ideal es colocarlos en un área en donde no les dé directamente el sol, para evitar que se decoloren, así como limpiarlos de manera regular con un trapo para quitar el polvo. También considera aspirarlos para retirar restos de comida u otros elementos que queden en los huecos del sofá, y si algo les cae encima, la ventaja es que no tendrás que tallar, sino simplemente retirar el líquido con un trapo seco.

3. Cepilla las sillas y sillones de terciopelo

Este tipo de muebles en casa, sin duda, dan estilo a los espacios. Pese a lo que se pueda creer, en realidad, el terciopelo es un material resistente, aunque, como todo, necesita ciertos cuidados para mantenerse en excelente estado. Uno de estos es cepillarlo varias veces al mes con un cepillo especial para tela. Otro consejo relevante es evitar colocar objetos pesados durante mucho tiempo sobre este tipo de material, pues al ser de pelo largo, se puede quedar la marca de lo que pongamos encima. Otra recomendación para tomar en cuenta es no poner el mueble tan pegado a las paredes, para prevenir que se dañe.

4. Pásales un trapo a diario a los muebles de madera

Desde mesas, pasando por bancos y hasta burós o estufas, la madera puede formar parte de muchos de los muebles que tenemos en nuestro hogar, por lo que saber cómo tratarla para que tenga una vida útil más larga es sumamente importante. Limpiar este material frecuentemente con un plumero o con un trapo suave es el primer paso para que permanezca reluciente. Para darles un aseo más profundo a los muebles, mezcla aceite de oliva con vinagre a partes iguales y utiliza un trapo suave para frotar esta solución en su superficie. Deja reposar por alrededor de 30 minutos y luego, con otro paño seco y limpio, frota nuevamente para sacarles brillo.

5. Quita la suciedad con agua caliente

Aunque debido a las otras cobijas que tienen encima, las sábanas normalmente no se manchan demasiado, sí pueden albergar suciedad y bacterias, e incluso ácaros, por lo que para eliminar todo esto es importante lavarlas con agua templada o caliente. Eso sí, no olvides verificar en la etiqueta si tienen alguna instrucción especial de lavado para, de ese modo, mantenerlas como nuevas más tiempo.

6. Disminuye la frecuencia de lavado de las colchas

La colcha, que es lo primero que vemos al acercarnos a la cama a descansar, no necesariamente necesita lavarse con mayor frecuencia que otras cobijas, pues en este caso, para darle el cuidado necesario, se recomienda lavarla un par de veces al año, es decir, cada seis meses. Aunque si tienes perros o gatos en casa, lo ideal es hacerlo al menos una vez al mes o cada dos meses.

7. Deja secar las almohadas perfectamente al lavarlas

Un punto para tomar en cuenta para evitar que las almohadas se arruinen a la hora de lavarlas es, primero, verificar si cuentan con relleno natural, pues en ese caso será mejor llevarlas a la tintorería. Si la etiqueta no tiene alguna instrucción específica y el relleno es sintético, puedes lavarlas con agua tibia o caliente y siempre verificar que queden bien secas. Incluso puedes ayudarte del secador de cabello o darles vuelta si las tiendes al aire libre, para así no perjudicar el relleno y conseguir que este dure más tiempo.

8. Gira las alfombras con regularidad

Las alfombras le dan un toque cálido al hogar, creando espacios más acogedores en donde las colocamos. Para que se mantengan en perfecto estado y sigan brindando esa sensación en casa, existen dos prácticos consejos. Uno de ellos es girarlas cada cierto tiempo para que en las partes en donde algún mueble pueda estarles dejando una marca, les demos tiempo de recuperar su forma y no se dañen. El otro es aspirarlas con frecuencia y profundamente, ya que el polvo arruina las fibras cuando se acumula.

9. Ventila el colchón con frecuencia

El colchón puede durar al menos 10 años, por lo que para tenerlo en buen estado por ese tiempo e incluso alargarlo, tomar algunos cuidados específicos será de utilidad. Uno relevante es dejar que el aire entre a la habitación mientras el colchón no tiene las cobijas encima, ya que así permitirás que la humedad que se pudo acumular en la noche salga. También se recomienda girarlo al menos cuatro veces al año, y cuando sea necesario, pasarle la aspiradora.

10. Lava los textiles blancos en cuanto se manchen

Las toallas de cocina, los trapos y los manteles, sobre todo cuando son blancos, pueden mancharse fácilmente y ser un dolor de cabeza cuando intentamos deshacernos del rastro de lo que limpiamos con este artículo o lo que les cayó encima. Por esa razón, es clave lavarlos en cuanto la mancha aparezca. Un truco es ponerle sal encima de inmediato a la parte en donde tiene la bebida o comida pegada. De este modo, la suciedad se absorberá. Después debemos ponerla a remojar en agua fría y jabón, y más tarde podremos lavarla con agua caliente.

11. Recuerda secar bien los cubiertos

A veces, estos elementos no reciben la atención necesaria, pese a que los utilizamos todos los días, por lo que con el tiempo pueden perder el brillo y verse sucios aunque no lo estén. Los cuidados para mantenerlos brillantes y en buen estado son sencillos; bastará con lavarlos con la parte suave de la esponja de trastes, quitar los restos de comida perfectamente, enjuagar con agua fría y no olvidar secarlos en lugar de dejarlos en el escurridor para que no les queden manchas.

12. Coloca la vajilla en un lugar fresco y seco

Una vajilla de porcelana puede ser la estrella de nuestra alacena por mucho tiempo. Para quitar la grasa de los platos, una buena opción es mezclar en un recipiente una cucharada de bicarbonato de sodio con una de vinagre blanco, un poco de limón y agua, hasta que se forme una especie de pasta. Esta deberás frotarla en cada traste y después enjuagar. También procura poner a remojar los platos en agua caliente antes de lavarlos, colocarlos en un espacio fresco y seco, así como no usar sobre ellos cloro ni una esponja áspera.

13. Lava las ollas de acero inoxidable con agua tibia

Cuando utilizamos nuestras ollas, puede quedarles la grasa acumulada o pegada, lo que con el tiempo hará que sea aún más difícil quitarla y que estos utensilios luzcan sucios. Para evitar esto, luego de usar el artículo debes lavarlo perfectamente con jabón neutro y agua tibia, así como tallar con una esponja suave. Al finalizar, seca perfectamente para que no se formen manchas. Si la olla ya presenta algunas sombras por el uso, pon a hervir agua con un poco de vinagre durante 4 o 5 minutos, y posteriormente usa esta solución para lavar la olla de manera normal.

14. Limpia con vinagre las manchas difíciles

Cuando las cosas a la hora de comer están sobre la mesa, es fácil que ocurra un accidente y algo se derrame o termine en el mantel, por lo que lo mejor para darle uso por más tiempo a este artículo es limpiar las manchas en cuanto aparezcan. Si se trata de una de café, que suele ser complicada de remover, puedes aplicar un poco de vinagre blanco combinado con alcohol etílico y posteriormente lavar.

15. No sobrecargues la lavadora

La lavadora es un artículo clave en el hogar, por lo que alargar su funcionamiento es importante. Lo primero que podemos considerar para cuidarla es no sobrecargarla; será mejor dividir la ropa en cargas más pequeñas. Además, para su limpieza es necesario ventilar el tambor, así como limpiar la junta de goma, que es donde se acumula la espuma de jabón sucia, al igual que la caja del detergente y el filtro. No olvides limpiarla periódicamente por fuera con un trapo sumergido en agua con jabón, y secar con otro paño seco y suave.

16. Evita usar limpiador de ventanas en los espejos

Los espejos en casa pueden rayarse, lucir opacos o mancharse, así que, como otros artículos, necesitan atenciones específicas. Una de ellas es usar solo trapos suaves para limpiarlos, así como productos que no contengan abrasivos. Ten en cuenta que no es recomendable usar el limpiador de ventanas en estos debido a los químicos que puede contener.

17. Limpia la parte exterior del inodoro

El inodoro puede causarnos un poco de preocupación, pues no solo se trata de mantenerlo en buen estado, sino también en excelentes condiciones para su uso, lo cual implica limpieza. Se aconseja considerar el número de personas que lo utilizan para determinar cada cuánto lavarlo. Por ejemplo, si en casa hay niños pequeños o adultos mayores, la desinfección tendrá que ser más frecuente, pero, en general, dos veces a la semana será adecuado. Al hacer esta tarea, es aconsejable no solo centrarnos en la parte de adentro, pues en esta el agua pasa constantemente, sino también en la parte de afuera, sobre todo en donde nos sentamos. Para la limpieza se sugiere usar paños desechables, limpiador de baños y una escobilla, que también se puede desinfectar tras su uso.

¿Qué otra cosa en casa consideras que necesita algún cuidado especial para durar más tiempo? Compártenos tus consejos.

Genial/Consejos/17 Consejos que pueden alargar la vida útil de artículos del hogar dándoles el cuidado adecuado
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos