Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Aceites baratos mucho mejores que cualquier cosmético costoso para que tu cabello, piel y uñas luzcan increíbles

Los aceites esenciales frecuentemente son asociados con aromaterapia, noches románticas o viajes por países orientales. Si investigamos de forma más profunda, podemos descubrir que una gota de tales aceites contiene una gran variedad de vitaminas y microelementos. Por eso las bellezas de todos los tiempos los han incluido en su cuidado regular. Además, son más baratos que visitar los salones de belleza o los productos de marcas de cosméticos demasiado publicitadas.

Genial.guru ha leído una multitud de literatura sobre aceites cosméticos y esenciales para crear una pequeña recopilación de sus propiedades.

Aceites para la piel

Los aceites se pueden usar para el cuidado de cualquier tipo de piel, incluso para la piel grasa se puede elegir algo idóneo. El beneficio de los aceites es evidente, conservan la humedad natural en la superficie de piel y ayudan a contrarrestar los efectos perjudiciales del medio ambiente.

Un detalle importante, los aceites pueden ser esenciales o cosméticos.

  • Esenciales: sustancia concentrada, se tienen que utilizar en combinación con aceites cosméticos, productos de cuidado, entre otros.
  • Cosméticos: que se pueden usar de forma independiente sin mezclarse con otros ingredientes.
  • Aceite de lavanda: desinfecta la piel y quita la inflamación gracias a sus propiedades antibacterianas. Además, reduce la producción de la glándula sebácea y lucha exitosamente contra el acné.
  • Aceite de árbol de té: reduce la picazón e irritación. Si agregas unas gotas al bloqueador solar durante 30 días, la piel tendrá menos grasa.
  • Aceite de jojoba: hipoalergénico contribuye a la regeneración de las células e hidrata. Su composición es parecida al sebo, por eso no contamina los poros.
  • Aceite de cáñamo: contiene ácidos grasos omega 3 y omega 6. El aceite puede curar enfermedades de la piel (por ejemplo, dermatitis atópica). Es adecuado para todos los tipos de piel, incluso puede quitar el maquillaje.

  • Aceite de almendra: posee un efecto antiedad, mejora el color del cutis, elimina las ojeras, reduce los poros y disminuye la descamación.

  • Aceite de semillas de granada: ayuda a que la piel produzca elastina y colágeno lo que ayuda a conservar su juventud. Es un buen antioxidante, obstaculiza el proceso del fotoenvejecimiento.
  • Aceite de linaza: también lucha contra los signos del envejecimiento destruyendo los radicales libres. Suaviza la piel, cura las heridas, microfisuras e incluso previene las enfermedades inflamatorias.
  • Aceite de espino falso: renueva las células de la piel y minimiza el efecto de los rayos ultravioleta.
  • Aceite de semilla de albaricoque: es rico en vitamina E, ácido oleico y linoleico. Mejora el estado de la piel seca, elimina la descamación y otorga un efecto rejuvenecedor.
  • Aceite de argán: hidrata la piel, protege de los rayos solares y cura el acné. Incluso es compatible para luchar contra las estrías, ya que hace la piel más elástica.

Aceites para el cabello

Puedes cuidar tu cabello con ayuda de aceites de diferentes formas. Los tratamientos para todos los casos son mascarillas, envolturas, masajes con aceites y cosméticos sin enjuague. La frecuencia de la aplicación varía: las mascarillas reparadoras y envolturas se hacen una vez a la semana (o una vez al mes). Para alcanzar un mejor efecto envuelve tu cabello con una toalla y mantén el aceite por más de una hora.

Pero un cosmético sin enjuague se puede aplicar casi a diario. Por cierto, para esto es adecuado usar el aceite de jojoba: no deja una capa grasosa, no hace el cabello tan pesado y al mismo tiempo lo protege de la sequedad, además tiene un efecto positivo en las puntas abiertas.

  • Aceite de mostaza: es un producto necesario para aquellas que desean obtener un cabello largo en un corto plazo. Estimula el flujo sanguíneo y acelera el metabolismo. Utilízalo con mucho cuidado: los componentes del aceite son muy agresivos y un largo efecto puede causar quemaduras del cuello cabelludo.
  • Aceite de bardana: contiene vitaminas A, B, C, E, K y minerales. Hidrata el cabello y te protege de los desagradables factores del clima, es un antioxidante y también otorga un efecto que fortalece.
  • Aceite de macadamia: es rico en ácidos grasos y potasio, penetra profundamente el cabello y lo hace más fuerte y brillante. Después de usarlo en el cabello rizado, este se hace más liso.
  • Aceite de ricino: frecuentemente se utiliza como acondicionador natural para el cabello y elimina la seborrea.
  • Aceite de cola de caballo: aumenta la velocidad del crecimiento del cabello, sana el cabello delgado y débil, además lucha contra la caspa.
  • Aceite de piñón: frena el proceso de la caída del cabello, regula la actividad de la glándula sebácea y también posee propiedades antihongos y antimicrobianas.
  • Aceite de menta piperita: mejora la circulación sanguínea en la piel de la cabeza y despierta los folículos pilosos inactivos. Al aplicarlo puede sentir un ligero frío.
  • Aceite de pasto de limón: es muy eficaz contra la caspa. Los resultados se pueden notar una semana después de su uso. Por cierto, el aceite de pasto de limón también es capaz de eliminar la caspa.
  • Aceite de romero: tiene un efecto antiinflamatorio, previene la aparición de canas prematuras y acelera el crecimiento del cabello. Además, el aceite no tiene efectos secundarios en forma de picazón. Su uso frecuente hace el cabello más denso.
  • Aceite de salvia: contiene acetato de linalilo, el cual fortalece el cabello, lo hace menos quebradizo y activa su crecimiento.

Aceites para uñas

El efecto del aceite se puede ver después de las primeras aplicaciones. Especialmente se notan muy bien en el caso de las uñas. Antes de aplicar el aceite, vale la pena suavizar las manos con agua tibia o vapor para que las sustancias beneficiosas penetren lo más profundo posible.

El aceite tiene un efecto tanto en la cutícula como en la uña. Normalmente, el remedio se mantiene de 15 a 20 minutos y después se limpia con algodón. Otra variante es usar guantes especiales y dejar el aceite en las uñas hasta la mañana siguiente.

  • Una cucharada de aceite de semillas de uva contiene la dosis diaria de vitamina E y también ácidos grasos y agentes curtientes. El aceite suaviza la cutícula y ralentiza su crecimiento, otorgándole un brillo saludable a las uñas.
  • Aceite de oliva: contribuye al fortalecimiento de las uñas y son compatibles para un uso diario. Posee una propiedad antioxidante.
  • Aceite de semillas de zanahoria: es rico en vitaminas A, E y betacaroteno. Combate exitosamente contra el hongo de la uña.
  • Aceite de ciprés: es conocido por poseer una propiedad antiinflamatoria. Si la cutícula se ha dañado, este aceite puede curarla más rápido.
  • Aceite de mirra: protege la cutícula de la sequedad, hidrata las uñas y contribuye su crecimiento. Además, es antioxidante.
  • Aceite de olíbano: es un buen inmunoestimulador. Previene la descamación de la cutícula, te protege de las infecciones y acelera el crecimiento de las uñas.
  • Gracias a su efecto antibacteriano y sus propiedades antihongos, el aceite de geranio protege a las uñas y las fortalece.
  • Aceite de manzanilla: te servirá si las uñas se descaman y se deshojan. Se utiliza al tratar una uña enterrada, posee un efecto blanqueador y cura las heridas.
  • Al reforzar el flujo sanguíneo, el aceite de eucalipto estimula el crecimiento de las uñas, hidrata su superficie y cutícula, elimina las enfermedades de hongo y otras.
  • Después de usar el aceite de semillas de brócoli, las uñas estarán más hidratadas y la cutícula adquirirá una imagen saludable. Este producto protege la piel y las uñas del impacto de los rayos ultravioleta.

Contraindicaciones

Los aceites esenciales y cosméticos tienen contraindicaciones. Por ejemplo, el aceite de ciprés no se recomienda para personas que padecen de hipertensión y enfermedades coronarias. El aceite de lavanda no se tiene que mezclar con medicamentos que contengan yodo o hierro. Los aceites esenciales de naranja y de tomillo, entre otros, aumentan la sensibilidad de la piel a los rayos ultravioleta y por eso no se deben usar antes de salir a la calle.

Los aceites esenciales y cosméticos son alérgenos potenciales. Antes de utilizarlos, realiza una prueba de alergia: aplica 1-2 gotas de aceite en el pliegue del codo y observa la reacción. Si después de 8 horas no notas enrojecimiento, hormigueo u otras sensaciones desagradables, entonces lo puedes usar.

¿Utilizas aceites esenciales? Comparte tus recetas eficaces con nosotros.

Imagen de portada Lizzie Loves / YouTube
Compartir este artículo