9 Utensilios domésticos que se compran pensando que son útiles (pero la realidad es otra)

Muchos objetos, como electrodomésticos y herramientas, son ofrecidos en el mercado con la promesa de hacer nuestra vida más práctica. La verdad es que buena parte de esos artículos no cumplen el papel deseado. Siendo así, terminan olvidados al fondo de un cajón o en el armario y, al final, son sustituidos por los buenos y viejos objetos que acostumbrábamos a usar y que son mucho más útiles.

En Genial.guru, seleccionamos algunos cachivaches que entorpecen más de lo que ayudan cuando queremos usarlos. Tal vez hasta te sientas identificado.

1. Robot aspirador

Sin ninguna duda, los robots aspiradores llegaron para facilitar nuestra vida. Pero, el hecho es que el “aparatito” se traba con algunas barreras, como esquinas y alfombras altas, necesitando de un empujón para volver a moverse y gastando mucha batería intentando traspasarlas. Entonces, los clientes esperan economizar tiempo, pero terminan corriendo detrás del robot por toda la casa. Una opción es continuar con la vieja aspiradora convencional, pues con ella es posible que alcances cualquier rincón del hogar.

2. Tijera para hierbas aromáticas

Hay quien adora los pequeños utensilios, como esas tijeras para cortar hojas y demás hierbas culinarias. Pero, no todos saben que el objeto no es nada útil, pues las plantas quedan atrapadas entre las láminas. Al final, da mucho trabajo y luego hay que limpiar el utensilio. Es más práctico (y rápido) cortar las hojas con un buen cuchillo.

3. Cuchara de madera

Las cucharas de madera son parte de las cocinas desde hace un buen tiempo, más allá de que son bonitas e icónicas. Pero, hay que saber que no son nada higiénicas, ya que existen hongos que aman proliferar en la madera y lugares únicos (como una cuchara). Hoy en día, se consiguen versiones en silicona que son más seguras en la cuestión de la limpieza y combinan muy bien con diversos tipos de decoración.

4. Martillo para carne

Así como las cucharas, los martillos sufren del mismo problema, ya que están hechos de madera, vulnerable a la humedad. Difícilmente conseguimos limpiar esos pequeños recovecos que aplastan la carne. Lo mejor es pedir la carne ya suavizada o ablandada al carnicero.

5. Exprimidora de jugo

Para los amantes del jugo, la exprimidora puede ser una gran ayuda. Pero, en realidad, algunas personas dicen que no es tan práctica como parece, pues a la hora de la limpieza es un poco complicada, ya que el aparato posee diversas piezas. Más allá de eso, quien es desorganizado puede olvidar dónde guardó cada parte y, rápidamente, el electrodoméstico queda relegado a un rincón de la cocina. Aun así, si te gustan los productos que dan “trabajo”, lo ideal es no renunciar a esta máquina.

6. Protector de dedos

Los protectores/anillos son excelentes aliados para quien ya está cansado de cortarse los dedos de forma accidental cada vez que está preparando algún alimento. Pero es difícil recordar el objeto siempre que vas a cocinar y, en consecuencia, quedará olvidado en el cajón de los cubiertos.

7. Trapeador estilo mopa

Similar al trapeador, la mopa es mucho más práctica a la hora de quitar el agua de los lugares, principalmente en habitaciones que no poseen desagüe. Pero, con el tiempo, es necesario cambiarle el repuesto, ya que la humedad atrae al moho en el objeto. Además de esto, cada vez que el trapeador se moje, tendrás que inclinarte. Por eso, es que la mopa tradicional, estilo fregona, continúa siendo mejor y a largo plazo, tu columna te lo agradecerá.

8. Cortador de huevos

El cortador de huevos es otro de aquellos productos que prometen practicidad. El utensilio realmente corta el alimento en rodajas, pero tal vez no valga la pena todo el trabajo de limpiarlo. Entonces, siguiendo el mismo razonamiento de los demás consejos, lo ideal es economizar tiempo y cortar los huevos con un cuchillo.

9. Picador de ajo

La idea de un picador de ajo es bastante interesante, aunque nada práctica, puesto que el ajo queda atrapado en los dientes del utensilio y tienes que quitar los pedazos atascados. Además, lleva más tiempo usarlo que cortar el ingrediente con un cuchillo.

Bono: paños para limpiar los cristales de los lentes

Se engaña quien piensa que los paños para anteojos son mágicos. En verdad, solo limpian superficialmente. Lo ideal es hacer la limpieza de los lentes con jabón y agua y... ¡Ta-rán! Tendrás tus lentes como nuevos. Esto sucede porque el jabón quita la grasa que los cristales acumulan, dando esa sensación de frescura.

¿Qué haces con los objetos que no son nada prácticos? ¿Tienes alguno de los utensilios nombrados anteriormente? 😉

Compartir este artículo