El test de la galleta de agua que te ayudará a determinar cómo es tu metabolismo

Según los datos del Instituto Nacional de Salud, el nivel promedio de la ingesta de carbohidratos para reponer las necesidades nutricionales es de 130 gramos por día, lo que equivale a 500 kcal. Es decir, para mantenerse en forma, no hay que exceder esa cantidad.

Sin embargo, cada persona tiene un metabolismo diferente. Algunos pueden comer más de lo normal y no engordar, y otros con solo “oler un pastel” ya engordan. ¿Qué hacer entonces?

Para estos casos, existe el llamado test de galletita de agua, sobre el que Genial.guru te contará hoy.

¿Qué es una test de galletita de agua y de dónde salió?

El autor del test de galletita de agua es el genetista y doctor en medicina Sharon Moalem. Según él, esta es la forma más fácil de descubrir qué tan bien tu cuerpo digiere los carbohidratos. Y, en consecuencia, cuánto y qué tan rápido debes comer dependiendo de tu genética.

Necesitarás una galletita de agua sin sal y un cronómetro

Antes de comenzar, llena tu boca con tanta saliva como te sea posible. Luego muerde la galletita, comienza a contar el tiempo y mastica hasta que la galletita cambie su sabor por uno dulce. Revisa el tiempo transcurrido. Si el sabor de la galletita no cambia después de 30 segundos desde el momento en que has comenzado a masticar, detén el test.

El tiempo transcurrido desde que comenzaste a masticar hasta que cambió el sabor, determina la velocidad de tu metabolismo:

  • de 0 a 14 segundos: rápido;
  • de 15 a 30 segundos: medio;
  • más de 30 segundos: lento.

¿Qué significan estos resultados y por qué cambió el sabor?

El científico explicó que la digestión comienza mucho antes de que la comida entre al estómago. Nuestra saliva contiene la enzima amilasa, que descompone las moléculas complejas de almidón en azúcares simples (es por eso que el sabor de la galletita cambia a dulce). En algunas personas, la concentración de amilasa es 50 veces más alta de lo normal, mientras que en otras es casi inexistente.

Los resultados en la primera línea significan una alta concentración de amilasa en la boca. Una persona que tiene estos indicadores puede comer mucho más de lo normal (más de 130 gramos de carbohidratos por día) y no engordar. El resultado de 30 segundos o más indica una baja concentración de amilasa, lo que significa que no hay que abusar del consumo de los hidratos de carbono (hay que adherirse a la norma), de lo contrario el aumento de peso será inevitable.

Imagen de portada depositphotos
Compartir este artículo