Genial
Genial

Encontramos 12 trucos sencillos para que tus fotos siempre salgan perfectas

Te gusta tomar fotos y también posar, pero no estás del todo convencido de que lo hagas bien. Algunos trucos sencillos recopilados en este artículo te ayudarán a aprender a tomar fotos casi como si fueras un profesional; tan solo necesitarás un poco de habilidad, paciencia y un teléfono inteligente.

Genial.guru está plenamente seguro de que después de leer esta pequeña guía, tus fotos gozarán de un éxito garantizado.

1. Presta atención al fondo

A veces, una foto acaba estropeada fácilmente por un poste que “creció” desde la cabeza. Estos pequeños detalles se pueden ver, pero no de inmediato, por eso luego acaban arruinando una buena instantánea.

Un fondo adecuado se puede encontrar incluso allí donde no lo esperabas en absoluto. Por ejemplo, puede ser una pared exterior y peculiar de un garaje, o bien una entrada secundaria a una oficina que, a primera vista y desde lejos, no pinta nada bien, pero de cerca queda como anillo al dedo. Busca los materiales y texturas interesantes que te sirvan de fondo, incluso en los lugares más inesperados, solo prepárate para que te hagan muchas preguntas del tipo “¿Dónde encontraste un fondo tan genial?”.

2. Cuida los primeros planos

La cuestión radica en que, con una foto tomada desde cerca, cambia la geometría de la imagen, por lo que se distorsiona la apariencia. El rostro se vuelve como si fuera un hámster y es poco probable que eso beneficie al modelo. Retira ligeramente la lente y verás que la imagen saldrá mucho más natural y, por tanto, mejor.

3. Experimenta con el ángulo de inclinación

Vamos a tomar como referencia nuestro ejemplo. Tenemos un bonito carrusel y una modelo no menos bella que este, ¿cómo lo combinamos? Es posible, simplemente, poniéndose al lado de la atracción y tomar la foto, o bien se puede hacer una selfie cambiando el ángulo: así obtendremos una imagen traviesa y divertida. Así, podremos ver tanto el techo redondo del carrusel, como el columpio, y añadiremos a la imagen una fuerte carga de vivacidad. No temas experimentar con el ángulo de inclinación cuando esto sea apropiado.

4. No coloques el objeto en el centro de la composición

Si estás fotografiando un objeto solitario, no lo coloques en el centro de la imagen. Recuerda la regla de los tercios, según la cual, la imagen debe dividirse visualmente en líneas, a lo largo de las cuales se recomienda colocar los objetos a retratar.

5. La belleza a tu alrededor

Las fotos no tienen por qué ser siempre selfies ni obras de arquitectura: los objetos interesantes para retratar se encuentran, literalmente, a todo nuestro alrededor. A veces, una foto casual puede resultar una verdadera obra maestra. No trates de incluir todo en la imagen al mismo tiempo: observa el mundo con curiosidad y verás cuántas cosas sencillas nos rodean dignas de compartir.

6. Aprende a captar una buena luz

Una buena iluminación es una parte importante de una instantánea exitosa. La diferencia en estas dos fotos está, literalmente, en dos pasos. Y el resultado, obvio. En la segunda imagen, logramos captar una luz más suave, además, el fondo se “coló” con bastante éxito entre la oscuridad y ocultó detalles innecesarios.

Gira la cámara un poco, intenta captar la luz sobre el rostro. No te olvides de que la iluminación debe recaer sobre ti y no salir por detrás, de lo contrario solo obtendrás una silueta.

7. Pero no exageres con ella

Una luz demasiado brillante también puede jugarte una mala pasada. Fotografiar a plena luz del día no resulta sencillo, incluso para aquellos fotógrafos ya experimentados. Además, los retratos a pleno sol, muy probablemente, saldrán con los ojos del retratado entrecerrados. Por eso, trata de no tomar fotos durante horas de elevada actividad solar. Busca siempre la luz natural más hermosa en el inicio de la mañana y cuando se va poniendo el sol.

8. Evita el modo HDR

El modo HDR fue muy popular en Instagram durante una época y todavía algunas aplicaciones de retoque de fotos te ofrecen filtros con este efecto. La moda del HDR ha pasado hace mucho tiempo, pero la falta de naturalidad de tales imágenes aún se mantiene. Deja que este tipo de filtros formen parte del pasado, ese lugar al que ya pertenecen.

9. Espera el momento perfecto para tomar la foto

Por desgracia, en aras de una imagen fina y elegante, a veces resulta necesario tener paciencia. Captar un buen momento es más fácil que utilizar después Photoshop para quitar a los transeúntes que aparecieron por allí al azar. ¡Aguantas un poco y ya tienes una buena imagen en tus manos! Es decir, en tu teléfono.

10. Busca la perspectiva ideal para una selfie

Muchos fotógrafos afirman que cada persona tiene un lado de la cara llamado “funcional” y con este debe posar y mostrarse. En cierto modo, la afirmación es correcta, pero para que tu perfil no se vea siempre con imágenes del mismo tipo que parecen casi repetidas, vale la pena aplicar toda tu imaginación a la hora de buscar nuevas perspectivas.

Por ejemplo, puedes tumbarte bocarriba y hacerte una foto desde el cielo. Lo que vale la pena evitar en estos casos son las imágenes tomadas desde abajo: que sepas que no le quedan bien a nadie.

11. No temas a las posturas incómodas por el bien de conseguir una bella imagen

¿Quieres tomar una fotografía macro o encuadrar toda una gran estructura completa en una sola imagen? No tengas miedo de ponerte en cuclillas, tumbarte sobre la hierba o inclinarte de una manera poco atractiva: primero, realmente, ¿a quién le importa lo que piensen los demás? Y en segundo lugar: una hermosa instantánea vale su peso en oro y todo esfuerzo por tenerla.

12. Cada imagen, con su perspectiva ideal

Buscar un ángulo ideal con imágenes de cuerpo entero es un poco más complicado que si hablásemos de una selfie. Si quieres obtenerla, lo mejor es pedir a alguien que te haga la foto un poco desde abajo: de esta manera, aumentará significativamente tu altura. Es cierto que este truco funciona mejor con modelos esbeltos.

Con las fotos en las que se posa sentado, sucede todo de forma bien distinta. Si se toma la imagen desde un lado, corres el riesgo de obtener una foto “plana”, si fotografías desde abajo, se puede acabar provocando fácilmente una distorsión de la imagen (además, una pierna será la que mire directamente a la cámara, lo cual no aporta más belleza en absoluto). El resultado resultará mucho mejor si se capta esa imagen un poco desde arriba: de este modo se respetarán más las proporciones, el paisaje circundante entrará dentro del plano de la imagen.

Genial/Consejos/Encontramos 12 trucos sencillos para que tus fotos siempre salgan perfectas
Compartir este artículo