Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Formas gratas de lidiar con un invitado que no quiere irse de tu casa

La pasaste muy bien con tu amiga y su nuevo novio en casa, pero ahora que ya son más de las 12 a. m. y sueñas románticamente con tu almohada, quisieras que él deje de hablar de una buena vez y entienda que, cuando bostezas, es una señal de que ambos deberían despedirse. Algunas personas son bienvenidas en nuestro hogar, pero les cuesta darse cuenta de que una reunión ha acabado. Cuando te encuentres en esta situación, recuerda que algunos trucos pueden servir para hacerles entender a tus invitados, sin lastimar sus sentimientos, que deben irse.

Genial.guru quiere compartirte algunos de ellos para que vuelvas a tener paz y tranquilidad en tu casa cuando uno o más invitados parezcan rehusarse a partir.

1. Deja en claro las horas de inicio y fin del evento

Mejor prevenir que lamentar. Si es apropiado enviar invitaciones para el evento que estás organizando, ya sean impresas o digitales, aprovecha la oportunidad y especifica las horas en las que deseas que la gente llegue y se retire.

Así como en ocasiones, por cortesía, las invitaciones piden a sus invitados que vistan atuendos formales o semiformales, puedes solicitarles que te hagan el favor de respetar tu tiempo.

2. Explica de antemano que tienes otro compromiso

Si no vas a enviar invitaciones, una manera de prevenir las horas que las personas y tú pasarán juntas es aclarar el asunto al momento de invitarlas. Puedes decir algo como “Tengo que levantarme a primera hora mañana, así que vengan temprano para que pueda acostarme a las 10:00 p. m.”.

Cuando se aproxime la hora en la que debe terminar la reunión, solo recuérdales a tus invitados que tienes otras obligaciones. “Ahora sí, debo ir a la cama, pero me encantó verlos...”.

3. Deja de alimentarlo

Mientras sigas proporcionando comida y bebida, tus invitados pensarán que la fiesta sigue en pie. Si es posible, planea previamente qué vas a convidar y, una vez que todo haya sido devorado, no sigas ofreciendo más. Cuando se den cuenta de que la diversión ha cesado, puede que añoren estar más cómodos y entretenidos, como en su casa.

4. Comienza a limpiar y a ordenar

Levantar la mesa, lavar los platos y ordenar los espacios en los que el evento tuvo lugar son una indirecta útil con la que los invitados entenderán que la diversión ha terminado y que, una vez más, seguramente se sentirán más cómodos en su casa.

5. Comenta acerca de la próxima vez que se verán

“Entonces, ¿nos vemos el próximo domingo para jugar fútbol?”. Recordarle a un invitado que habrá otra ocasión en la que se verán es una manera de llevarlo a pensar en el futuro y hacerle entender que ese encuentro ha culminado.

Si no han hecho planes sobre su próxima salida, intenta hacerlos. Un “¿Qué les parece si vamos al cine cuando estrenen La guerra de las galaxias 20?” puede tener el mismo resultado.

6. Hazle pensar que irse es su idea

En ocasiones, basta con sugestionar a un invitado para que recoja sus cosas y se vaya directo a su casa. “Mira la hora, ya debe ser tarde para ti y he hablado sin parar. Déjame lavar los platos para que puedas recoger tus cosas”. Comentarios educados similares a este pueden servir para que tus comensales se despidan rápidamente.

7. Invítalo a retirarse con amabilidad

A veces no podemos prevenir que una persona se quede más tiempo del adecuado en nuestra casa. En esos casos, es recomendable pedirle de frente, con respeto, que se retire. Lo mejor es acompañar el pedido con la razón por la cual debe irse, seguido de un intento de programar una próxima visita.

8. Apóyate en tus otros invitados

Mantén a uno o más de tus amigos como aliados para que te ayuden a lograr que todos tus invitados regresen a sus casas. Pídeles que se despidan abiertamente explicando que ya debe ser tarde para ti y que han abusado de tu hospitalidad. Puede que veas que otros los siguen hacia la puerta.

9. Cuando se trate de alguien con quien tienes mucha confianza, despídete de un modo cómico

Nuestros mejores amigos usualmente entienden cuándo deben irse de nuestra casa. Sin embargo, en ocasiones lo olvidan, o tienen tantos deseos de pasar tiempo con nosotros que debemos recordarles que tenemos otras responsabilidades o que queremos usar nuestro tiempo de otra manera. Puedes levantarte y escoltar a tu invitado hacia tu puerta, diciendo algo como “Sabes que te quiero, pero ahora deseo un poco de paz, jajaja”.

10. Propón encontrarse en un lugar que no sea tu casa

A veces, amigos o familiares a quienes amamos y queremos ver con regularidad son de esas personas que se quedan hasta tarde en nuestra casa. Si quieres evitar herir sus sentimientos, sugiere tomar un café o conversar en un lugar que no sea tu hogar. Tal vez suene bien una cafetería o incluso la misma casa de tu amigo o familiar. De esa manera, podrás levantarte cuando desees y terminar la velada sin pasar apuros.

¿Qué haces cuando tus invitados se quedan en tu casa por más de la cuenta? ¿Tienes alguna historia graciosa para contarnos?

Compartir este artículo