Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Personas contaron sobre sus mascotas que los asombraron con su ingenio e inteligencia

9-35
24k

Solamente las personas que nunca hayan tenido una mascota pueden decir que los animales no son inteligentes. Los perros, los gatos, los hurones e incluso los peces, sin ningún tipo de adiestramiento, a veces hacen cosas que merecen un premio Nobel por su sobresaliente intelecto y sorprendente ingenio.

En Genial.guru, somos fanáticos de las historias sobre las hazañas y las travesuras de las mascotas. Tenemos toda una colección de anécdotas de esta clase. Creemos que sería una impertinencia de nuestra parte no compartirlas con ustedes.

  • A mi gato no le gusta nuestra aspiradora robot. Lo observó durante mucho tiempo y luego se dio cuenta de que, si algo se mete debajo de ella, entonces se detiene. Imagínate, aprendió a colocar un juguete en su trayecto: ¡se atasca y el robot deja de circular por el departamento! © Shapoklajk Lenusik / Facebook
  • Tenía un hurón llamado Caramelo. Le encantaba darse un chapuzón en el baño, pero no le gustaba nadar en absoluto. Le encantaba cuando el agua le llegaba hasta los tobillos. Lo soltábamos en la bañera, la tapábamos y dejábamos abierto el grifo de agua tibia. El animal se ponía a saltar y chapotear disfrutando del baño, pero tan pronto como la bañera se llenaba de agua, Caramelo sacaba el tapón y lo llevaba en su boca hasta el otro extremo. El nivel de agua se bajaba, entonces volvía a colocar el tapón ajustándolo con el hocico. © Larisa Vradiy / Facebook
  • Luffy es un mestizo de border collie y golden retriever. Una vez, paseando por el parque, me quitó la correa de las manos y corrió hacia el lago para detener a un bebé de 2 años que iba hacia el agua mientras su madre estaba ocupada con otros niños. © Neal Murthy / Quora

Luffy — socorrista.

  • Tenemos puestos unos candados diminutos en nuestra nevera porque los gatos saben abrirla. Una vez, después de comprar una nevera nueva, atrapamos a nuestros gatos comiéndose el pollo y las ensaladas en la cocina. Intentamos bloquear la puerta por la noche con una botella de agua de 16 litros. Pero pasaron 3 días y presenciamos lo siguiente: el gato más gordo y más grande, llamado Bonik, colgaba entre la botella y la puerta, tratando de empujar el recipiente de agua con su peso, y el más astuto, Masik, en ese momento abrió la puerta con su pata. Los demás gatos estaban sentados al lado esperando. © Dn Alya / Facebook
  • Llevo muchos años criando peces dorados. Cuando los compré, pensaba que su memoria solo duraba 5 segundos, pero estaba equivocado. Por lo general, les doy de comer alrededor de las 5 p.m., y si llego tarde, estos sinvergüenzas se ponen a derramar el agua del acuario. © Letspretendweregrown / Reddit
  • Una vez, nuestro gato fingió una larga enfermedad. Al principio, le dolía mucho la pata. ¡Recibió los mejores cuidados! Lo alimentamos en la cama, lo llevábamos al baño en las manos y él seguía cojeando. Le dije al veterinario que su tratamiento no ayudaba en absoluto. Bueno, resumiendo, en la clínica veterinaria enseguida descubrieron que estaba fingiendo su enfermedad. © Natalia Shipilova / Facebook

Aquel mismo gato farsante.

  • Recogí a mi gato en la calle cuando tenía tan solo 10 semanas de edad. Una noche, cuando yo tenía 7 meses de embarazo, el gato me despertó, sentándose en mi pecho, tocándome la cara y maullando. Al abrir los ojos descubrí que la habitación estaba llena de humo. Desperté a mi esposo, agarré al gato y salí corriendo. Mi esposo y los vecinos pudieron apagar el fuego, pero la cocina se quemó por completo. Si no hubiera sido por el gato, nos habríamos asfixiado incluso antes de que el fuego llegara al dormitorio. © Sophie Gonzalez / Quora
  • Nuestro perro, un toy terrier, me cuidaba cuando todavía era una recién nacida y mi madre se dedicaba a las tareas domésticas. Tan pronto como estaba a punto de echarme a llorar, avisaba a mi mamá. También solía demostrar manifiestamente su disgusto: se sentaba con la cara contra la pared y no hacía caso a nadie, nada era capaz de moverlo de su sitio. Él mismo tomaba la decisión de dejar de ofenderse. © Danita Kimberg / Facebook
  • Mi gato se pone a mi lado cuando trabajo en mi computadora y mira la pantalla. Si me equivoco, el error se resalta. Cuando no me fijo en este error, el gato emite una señal: “miau”. Para agradecerlo, suelo darle una golosina. © Rohit Malshe / Quora

Gato asistente.

  • El gato de un amigo mío descubrió cómo destapar el recipiente de mantequilla para lamerla. Lo curioso es que aprendió a volver a taparlo. Mi amigo y su esposa tardaron unos cuantos meses en entender lo que estaba pasando y cómo desaparecía su mantequilla. Ahora tienen que comprar un recipiente con tapa más difícil de abrir. © Violist03 / Reddit
  • Tuve un gato que saltaba al picaporte para abrirle la puerta a su amigo de la calle que venía a comer en nuestra casa. Era muy divertido: todos los días, a la misma hora, este amigo entraba a nuestra casa ignorándome, desfilaba hacia el comedero de mi gato, comía e inmediatamente se iba. El único inconveniente era que mi gato no sabía cerrar la puerta tras su compañero. © Olga Deni / Facebook
  • ¡Mi perro Robbie es más listo que la mayoría de mis amigos! Si le digo que voy a ir al supermercado, él se sentará pacientemente en la puerta esperándome. Cuando llego, dejo la puerta y el maletero abiertos y le digo: “Robbie, trae las bolsas”. Toma las bolsas y las lleva a la cocina una por una. © Gene Barnett / Quora

Mi ayudante Robbie.

  • Nuestro gato le advierte a mi esposo cuando no debe ir a pescar: a veces marca su mochila o le corta a mordiscos la línea de pesca. Al principio, mi esposo pensaba que el gato era simplemente travieso, pero después de 3 pescas fallidas predichas por el gato, comenzó a hacerle más caso. © Elena Bondareva / Facebook
  • Mi gato descubrió cómo llenar la bañera. Aprendió a tapar el desagüe, abrir el grifo y simplemente quedarse sentó allí, observando cómo se llena la bañera. Me llevó semanas averiguar qué estaba pasando. © Mr-Havera / Reddit
  • Mi hermana tiene un cocker spaniel. Cualquiera que esté familiarizado con los perros de esta raza sabe que son capaces de vender sus almas por una golosina. Al principio, se sentaba a mi lado cuando estaba comiendo, y simplemente me miraba a la boca con mucha tristeza. Cuando este truco dejó de funcionar, el perro aprendió uno nuevo: agarra algo no comestible en su boca y se acerca a los dueños como si estuviera diciendo: mira, ahora voy a comer esto y me sentiré mal. Y la única forma de hacerle soltar esa porquería es darle alguna golosina a cambio.

El astuto spaniel cambiando una porquería por una golosina.

  • Tengo un perro en mi casa de campo. Una vez, dejé caer una tabla pesada sobre mi pie. Me senté y me eché a llorar. Entonces el perro me miró y salió corriendo. Al regresar me trajo un bollo que le había dado un poco antes. Como si estuviera compartiendo su golosina conmigo para que dejara de llorar. © Gulchekhra Mavlianova / Facebook
  • Uno de mis gatos aprendió a desconectarme de Internet. Se dio cuenta de que todo el mundo se vuelve loco cuando se mete detrás del soporte de la TV y daña los cables. Por lo tanto, cuando no le prestamos suficiente atención, el gato simplemente va y corta la red. © claustrophobiic / Reddit
  • Tenía un hurón, era muy amistoso e inteligente. Vivía en una jaula enorme, pero yo solía dejarla abierta. La jaula estaba en mi habitación, y el hurón sabía que después de que sonaba la alarma, la cama estaba a su disposición: podía rodar sobre la almohada o esconderse debajo de la manta. Una vez tuve que levantarme temprano y le dije al animal: “Debes asegurarte de que mañana me despierte a tiempo”. Cuando a las 5 de la mañana sonó mi alarma, mi hurón muy somnoliento salió de la jaula. Me miró como diciendo: “¿Estás bien? ¿Está todo en orden? ¡Perfecto!”. Luego se dio media vuelta y se fue a dormir. Juro que sabía que tenía que ayudarme a despertar. © sky705 / Reddit
  • Los padres de mis amigos vivían en un pueblo pequeño, eran muy acaparadores, y el gato que tenían era igual de acaparador que ellos. Una vez prepararon una maravillosa cena y ya estaban a punto de comenzarla cuando, de repente, su gato se metió por la ventana y saltó sobre la mesa con una enorme rata en la boca. Por lo visto, vino a tomar el café con su propia golosina. © Tatiana Petrova / Facebook
  • Mi gato solía curarme. Después de mi accidente, mi brazo sufrió graves daños y me dolió durante un largo tiempo. Todas las noches, mi gato se acostaba arrimándose a mi brazo, estirando su cuerpo para cubrir completamente toda la extremidad, y se quedaba dormido en esta posición. Y el dolor se calmaba. © Yana Kharkov / Facebook
  • Tengo 2 perros: un mestizo recogido en un vertedero y un pequinés. Ambos me adoran y se ponen muy tristes cuando tengo que salir de un viaje de negocios. Mientras me estoy preparando y vistiendo, el pequinés se sube a la maleta y finge ser un martirio: jadea, produce sonidos extraños, babea y el mestizo “muere” a su lado: se acuesta de espaldas con los ojos cerrados y gime ruidosamente. © Alisa Krivosheina / Facebook

Estamos seguros de que tu mascota también es muy ingeniosa e inteligente. ¿Quieres contarnos algunas historias sobre ella?

9-35
24k