Genial
Genial

7 Frases de los padres que pueden arruinar la relación entre sus hijos de una vez por todas

La crianza de un niño es un asunto delicado y complicado, y con varios hijos, el proceso es aún más complejo. Al fin y al cabo, es importante no solo mantener una relación de confianza con cada uno de los niños, sino también establecer una comunicación entre ellos. Solo que, a veces, cosas completamente no obvias interfieren con esto. Por ejemplo, ciertas frases que se transmiten de forma habitual de generación en generación, aunque no conducen a nada más que a la confusión y al conflicto.

Genial.guru decidió averiguar qué palabras y por qué razón es mejor no utilizarlas cuando se cría a los niños, al menos si se quiere que no compitan entre ellos y sean realmente amables y felices.

“Toma el ejemplo de tu hermano (hermana)”

Puede parecer que comparar a un niño con otro es una gran motivación para ellos. Sin embargo, en realidad, a estas alturas, lo único que el pequeño escucha es que su padre quiere más a su hermana o hermano, ya que lo pone de ejemplo constantemente y da a entender que él es peor en todo. Esto genera sentimientos de amargura y envidia, lo que puede provocar tanto problemas de autoestima a largo plazo como una competencia feroz en el presente, recurriendo a tácticas deshonestas.

“Cuida al más pequeño”

Dejar a los niños más pequeños al cuidado de los mayores solo es recomendable si hay una gran diferencia de edad. Pero incluso en este caso, conviene recordar que la supervisión no debe convertirse en una responsabilidad del hermano/a mayor, como si fuera un sustituto completo del padre. Idealmente, esto debería ser una manifestación independiente de amor o trabajo, pero en este último caso, el niño debería ser recompensado con regalos por parte de los adultos.

“Tú debes amarlo (amarla)”

La llegada de un nuevo niño a la familia es estresante para los hijos mayores, ya que los sentimientos conflictivos y los celos se desbordan. Intentar que quieran al “recién llegado” por su parentesco solo puede exacerbar el rechazo. En esta situación es mucho mejor no olvidar pasar tiempo a solas con el niño mayor. Vale la pena explicarle que tiene derecho a expresar sus emociones y alentar los momentos en los que muestra preocupación por su hermanito/a pequeño/a.

“Eres el mayor, sé inteligente y cede”

Estar del lado del hijo menor, así como el hecho de obligar al mayor a soportar y ceder, no solo conduce a una brecha entre los hermanos, sino también a problemas personales para el más grande. Así, debido a la carga de responsabilidad y a la presión constante, el niño puede convertirse en un adulto perfeccionista y poco optimista, en una persona con muchas ansiedades que busca constantemente la aprobación de los demás.

“Vamos, ¿quién de ustedes llegará primero?”

Otra mala costumbre de los padres es provocar abiertamente la rivalidad. Si al comparar a los niños entre sí uno de ellos se siente en desventaja, aquí todos pierden y experimentan ansiedad. Al fin y al cabo, para los niños, la competición no es un juego, por lo que sus emociones al ganar o perder son lo más fuertes posibles. Por lo tanto, es más correcto hacer que no sean oponentes, sino un equipo. Por ejemplo, actuar como un tercer jugador que asumirá el papel de perdedor.

“¡Basta de enojarte!” o “¡Aguanta!”

La prohibición de las emociones no solo no resuelve el problema, sino que lo empeora. Al fin y al cabo, incluso los adultos necesitan manifestar sus sentimientos periódicamente. En lugar de prohibir a los niños que se enfaden, es mejor escucharlos, recalcar que sus emociones son normales y ayudarles a resolverlas. Y para que los conflictos sean menos frecuentes, intenta notar y elogiar el trabajo en equipo y la colaboración entre tus hijos.

“Los quiero por igual”

Cada persona tiene una individualidad, por lo que es importante para cada uno de nosotros que quienes nos rodean se fijen exactamente en nuestros puntos fuertes y en nuestras cualidades únicas. La frase “los quiero por igual” subraya que no hay nada especial en ningún niño. En cambio, es mejor notar las diferencias y elogiar a cada uno según sus talentos. Así, todos se sentirán importantes y valorados.

En tu opinión, ¿qué otras frases comunes son realmente perjudiciales para la psique de los niños y las relaciones entre ellos?

Compartir este artículo