Mitos y verdades sobre la fecundación in vitro que tienen que saber todos aquellos que planean tener un bebé

Aunque la inseminación artificial existe desde hace 40 años, muchos saben muy poco sobre ese procedimiento. Como resultado, esta práctica totalmente segura se ha visto expuesta a una gran cantidad de mitos, en donde la verdad solamente es conocida por los profesionales.

En Genial.guru decidimos refutar los mitos más comunes sobre la fecundación in vitro (FIV) y contarles a nuestros lectores hechos reales sobre las tecnologías reproductivas modernas.

Mitos

1. La FIV es una fertilización en un tubo de ensayo

Contrariamente a la creencia popular, la inseminación artificial no se lleva a cabo en un tubo de ensayo, sino en una placa de Petri.

2. Los niños concebidos mediante la FIV nacen débiles y son muy propensos a enfermarse

Este también es un mito que no posee ninguna confirmación. Más bien, sucede todo lo contrario: los niños que nacen con ayuda de la FIV serán más sanos que sus pares.

¿Por qué? En primer lugar, para la FIV se seleccionan los embriones más resistentes, de los cuales crecen bebés sanos. En segundo, este no es un procedimiento barato. Lo que significa que tales niños nacerán en familias con muy buenos ingresos, por lo que tendrán acceso a una buena atención médica.

3. Los futuros padres pueden elegir el género del bebé

Esto no es del todo así. El procedimiento FIV sigue protocolos estrictos y obligatorios para todos los médicos del mundo. El único caso en el que esto se elige es si alguno de los padres corre el riesgo de otorgarle a su hijo alguna enfermedad genética ligada con el género.

4. La FIV siempre resulta en un embarazo múltiple

Este es un mito. Sin embargo, la verdad es que el embarazo múltiple mediante una procreación artificial es más frecuente que de manera natural. Esto está ligado con el hecho de que los médicos frecuentemente no transfieren un solo embrión al cuerpo, sino dos o tres. Esto aumenta las posibilidades de que al menos uno de ellos sobreviva. Como resultado, las personas tienen más probabilidades de dar a luz a gemelos.

5. Para llevar a cabo la FIV, se extirpan las trompas de Falopio

Este es un mito ridículo y sin ninguna justificación. Por el contrario, la ausencia de trompas de Falopio es un indicador para realizar una inseminación artificial, al igual que muchos otros problemas.

6. Ahora es posible conocer la alegría de la maternidad a cualquier edad

Por supuesto, la FIV ayuda a concebir a las mujeres después de los 40 años. Pero esto no significa que los embarazos a una edad adulta estén libres de problemas. Al realizar una inseminación artificial, como en un embarazo natural, entre más joven sea la mujer, más posibilidades de concebir exitosamente tendrá. Y la FIV no se utiliza para una planificación familiar tardía, sino para el tratamiento de personas con problemas de concepción.

7. Los niños de los “tubos de ensayo” son estériles con frecuencia

Este también es un mito sin fundamento alguno. La única razón por la que tales niños se ven obligados a recurrir después a la FIV, es por enfermedades hereditarias ligadas con el sistema reproductivo.

8. La FIV es la declaración de un parto por cesárea

Otro mito duradero. Las indicaciones para la cesárea son muchas, pero la FIV no está incluida en esta lista. La decisión sobre la necesidad de esta cirugía es tomada por los doctores en el hospital y solamente en un caso necesario.

9. Las mujeres necesitan estar en un estricto modo de reposo para que los embriones cumplan su cometido

Este es otro de los mitos más escuchados. La opinión de los médicos al respecto es invariable: una mujer embarazada, independientemente del modo de concepción, tiene que moverse, y si con el embarazo todo va bien, incluso debe practicar deporte. Entre más intenso sea el flujo sanguíneo en el organismo de la persona, mejor se desarrollará el bebé.

10. Este es un proceso doloroso

En realidad, el procedimiento más doloroso de la FIV es la punción ovárica, la cual se realiza con ayuda de una delgada aguja. La transferencia de embriones no provoca dolor alguno.

11. El primer intento siempre fracasa

Las estadísticas del éxito de la primera concepción difieren en cada país, pero en promedio, cerca del 30 por ciento de las mujeres se embarazan la primera vez que se realizan la FIV.

12. La FIV cura la infertilidad

Esto no es verdad. En realidad, la FIV ayuda a evadir los problemas con la concepción, pero no los cura. El tratamiento de la infertilidad comienza mucho antes de realizarse la inseminación artificial, y si esta no otorga resultados, el médico de cabecera recomendará acudir a una clínica de especialistas en fertilidad.

Verdades

1. Se pueden congelar los ovocitos para ser utilizados en mejores tiempos

Si quieres posponer el tener hijos, pero temes por la calidad de los ovocitos, puedes congelarlos y conservarlos durante décadas. Esto es principalmente importante para las personas cuyo trabajo está ligado con condiciones nocivas, o para aquellos que se están sometiendo a un tratamiento agresivo (por ejemplo, quimioterapia).

Además, después de los 35 años, los doctores encarecidamente recomiendan verificar la calidad de los ovocitos y, en caso de que sea baja, congelar los espermatozoides u óvulos.

2. Seis millones de niños nacieron gracias a la FIV

De acuerdo con las estadísticas, más de 6,5 millones de niños nacieron gracias a la FIV. Simplemente imagínate, ¡más de 6 millones de personas recibieron el derecho a vivir gracias a la medicina! Esto es mucho más que la población de Dinamarca.

3. La madre más vieja en el mundo dio a luz con ayuda de la FIV

Rajo Devi, de 75 años, es la madre más vieja en el mundo. Su primer hijo fue Naveen, quien ahora tiene 5 años. Ella es una habitante de un pequeño pueblo en la India que, junto con su esposo, intentó concebir a un bebé desde el momento de su boda, cuando la mujer tenía solamente 12 años. Sin embargo, todos los intentos fallaron, y solamente hasta hace poco la pareja aprovechó los servicios de la ciencia moderna para la gestación de un bebé.

Rajo dio a luz a los 70 años, después del primer intento de la FIV. El parto estuvo ligado a varias dificultades debido a la edad de la madre, pero gracias a la medicina moderna, todo culminó de manera segura.

Teniendo en cuenta que en la India una mujer vive hasta los 68 años en promedio, convertirse en madre a la edad de 70 es un completo milagro. Sin embargo, la verdadera edad de Rajo no puede ser confirmada del todo: en las aldeas de la India rara vez se regulan los nacimientos, y muchas personas no saben con exactitud su edad. Presuntamente, ella mintió en la clínica, ya que a las mujeres de más de 50 años se les prohíbe la realización de la FIV.

4. La FIV es algo difícil. Después de 9 meses de intentos:

El procedimiento en general no es tan peligroso como puede parecer. Sin embargo, es algo difícil: la preparación para la FIV consiste en tomar una serie de medicamentos hormonales diseñados para preparar el cuerpo de la mujer para el embarazo.

Además, para no recibir un solo óvulo fertilizado (como en el marco de un ciclo normal), sino rápidamente más de una decena, los doctores realizan tratamientos hormonales para una pronta maduración de estos. Posteriormente, son retirados con ayuda de una delgada aguja. Esta es la única etapa que puede presentar complicaciones, ya que la reacción de cada organismo es distinta.

5. La FIV puede ser gratuita

Prácticamente todos los gobiernos asignan cuotas anuales para la realización de la FIV. En gran medida se pagan uno o dos intentos, pero la preparación para ello y los análisis necesarios son pagados por los mismos padres. Sin embargo, este es un buen paso para ayudar a las parejas que no pueden concebir a un bebé.

6. La primera bebé concebida mediante la FIV creció sana y feliz

La primera bebé concebida con ayuda de tecnologías reproductivas nació en Gran Bretaña. La chica se llama Louise, y fue dada a luz con ayuda de una cesárea. Sus padres, Lesley y John Brown, intentaron concebir a un niño por muchos años sin ver resultados. Desesperados, aceptaron un tratamiento experimental: un ginecólogo que había trabajado desarrollando dicho método les ofreció la FIV.

El primer intento de una FIV se ocultó cuidadosamente, pero la prensa de todas maneras se enteró sobre eso y persiguieron a Lesley durante todo su embarazo. De acuerdo con las palabras de la mujer, ella recibió una cantidad colosal de cartas con amenazas. Así reaccionó la sociedad al primer intento de inseminación artificial.

Al pasar unos años, Lesley llegó a la clínica otra vez para dar a luz a otro bebé. Esta también fue una pequeña, la cual recibió el nombre de Natalie.

Bono: toda la controversia sobre la FIV palidece cuando este procedimiento regala una nueva vida y felicidad a los padres

“6 años, 3 ciclos de inseminación intrauterina, 6 intentos de FIV, 3 abortos espontáneos, 1 pérdida tardía de un bebé, cuentas médicas por 100 000 USD, más de 1 000 inyecciones, 9 meses de preocupación, 30 difíciles horas durante el parto... Todo eso valió la pena. Este es mi hijo, Lincoln”.

Compartir este artículo