Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Qué es el porteo ergonómico y cómo se hace correctamente

El porteo ergonómico es una manera de cargar al bebé de manera segura y en contacto directo. Este sistema tiene innumerables beneficios si se hace correctamente. De hecho, ha ido ganando popularidad entre los padres que deciden seguir una crianza positiva. Sin embargo, lo cierto es que, pese a su reconocimiento y uso habitual, no siempre se hace de manera adecuada.

Genial.guru te informa sobre el porteo ergonómico correcto y seguro con el propósito de darte una herramienta muy necesaria para la crianza de tus hijos y que conozcas los distintos beneficios para tu bebé y para ti.

El apego y el porteo

El psicoanalista John Bowlby fue el primer investigador en formular la llamada teoría del apego, la cual plantea que el ser humano, desde el nacimiento, tiene una necesidad innata de relacionarse con otras personas específicas, que él elige y que no depende de ninguna pulsión. De esta manera, se entiende que el apego es ese intenso vínculo desarrollado por el bebé con una única persona, generalmente su madre, y que se mantiene constante. La separación del bebé de esta figura de apego activa una reacción afectiva que tiene repercusión en la conducta y un patrón constante: protesta, desesperanza y, de ser más tiempo del normal, desapego. Así, esta teoría establece que el apego otorga un correcto desarrollo. Por ello es importante que el bebé tenga una figura de apego con disponibilidad constante que le dé seguridad cuando la necesite y juego interactivo y estimulante. En esto podría ayudar el porteo.

Pasos para un porteo correcto

Un porteo correcto es aquel que es seguro y beneficioso. Antes de usar un portabebés, cualquiera que sea su material (mochila, fular o rebozo), la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria, en su revista Pediatría integral, recomienda seguir las siguientes instrucciones:

  • Colocar al bebé en una postura fisiológica ideal: con la región de la cadera a la rodilla y el muslo apoyados en el cuerpo del porteador. De esta manera, no se forzarán las articulaciones del bebé, pues las piernas se pueden extender apoyadas y la cadera estará en una posición más estable. El bebé debe estar en posición vertical, ya que algunos bebés padecen de reflujo y no pueden estar tumbados.
  • La cadera del bebé debe ir basculada hacia delante, con el periné apoyado parcialmente en el porteador, sin apoyar el pubis completo.
  • El portabebé, ya sea canguro, fular o rebozo, debe estar bien tenso, dando apoyo a la espalda entera (si el bebé se mueve de su posición, entonces hay que volver a tensar).
  • Si el bebé es recién nacido o se ha quedado dormido, su cabeza debe estar suavemente firme, sujeta contra el cuerpo del porteador.
  • La barbilla del bebé siempre debe estar separada del esternón de la persona que lo carga para evitar el riesgo de asfixia. Una buena recomendación es que el porteador siempre pueda ver la nariz del bebé para asegurar la circulación del aire.
  • La región abdominal del bebé debe estar en contacto con el cuerpo del porteador, nunca al costado o en la espalda de este. Esto con el fin del que el cuerpo del adulto evite que la cabeza del bebé se flexione hacia su pecho y corra el riesgo de asfixia.
  • La cara del bebé tiene que estar visible en todo momento.
  • El porteador siempre debe verificar que la boca y nariz del bebé no peguen contra su cuerpo y de que la respiración del bebé sea rítmica.

Beneficios del porteo para los bebés

Además de la agradable sensación de ir en brazos y de tener contacto afectivo que eleva la oxitocina, la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria establece que el porteo es importante para el bebé para la auto-organización física, sensorial y motriz, así como la formación de la personalidad y el vínculo del bebé con otras personas. Portear al bebé desde el primer día de nacido tiene beneficios como:

  • Sensación de seguridad. Luego del parto, el bebé puede sentirse seguro cerca del cuerpo de su madre.
  • Un bebé tranquilo. Si se siente acompañado, estará tranquilo. Un bebé sin estrés ocupa sus energías en crecer.
  • Mayor calidad de sueño. Si el bebé se siente seguro y tranquilo cerca de su madre o del porteador, conseguirá conciliar el sueño de manera fácil y por más tiempo.
  • Mejora el bienestar físico. La relación madre-bebé beneficia la regulación fisiológica del bebé. Cuando un bebé es separado de su madre, puede experimentar disminución en su frecuencia cardíaca, trastornos del sueño, entre otros trastornos de autorregulación.
  • Favorece el apego seguro. El constante contacto del bebé con su mamá satisface sus necesidades más inmediatas y alienta su desarrollo físico, intelectual y emocional, lo cual lo llevará a convertirse en un niño más independiente y seguro.
  • Desarrollo adecuado del sistema nervioso. Cuando el bebé recién nace, tiene un sistema nervioso inmaduro, por lo que estar porteado lo mantiene más tiempo en alerta tranquila, el estado perfecto para el aprendizaje.
  • Adaptación al entorno. Los brazos de su madre o de su padre representan el sitio más seguro para el bebé, por lo que, encontrándose ahí, es más receptivo a estímulos positivos de su ambiente, además de recibir información filtrada a través del adulto que lo carga.
  • Disminución considerable del llanto. El llanto no es nada más que una manifestación de que algo no está bien, por lo que un bebé satisfecho en todos sus niveles de bienestar llorará mucho menos.
  • Ventajas fisiológicas. Un adecuado porteo previene las plagiocefalias posturales, protege el desarrollo de la espalda y caderas.

Beneficios del porteo para los padres

Los padres porteadores también obtienen beneficios de esta práctica, como por ejemplo:

  • Mejora el vínculo afectivo con el bebé. El contacto del bebé con su porteador potencia la relación afectiva entre ambos.
  • Favorece la lactancia materna. La cercanía del bebé con su madre activa las mismas hormonas que promueven la lactancia: oxitocina y prolactina. Esto estimula la secreción de leche y la cercanía del bebé al pecho fomenta la succión a demanda.
  • Aumenta el desempeño materno y paterno. Si el bebé está tranquilo, con un adecuado sueño, los padres entonces se encontrarán también más calmados y se sentirán más competentes para desempeñar sus funciones parentales.
  • Mayor movilidad y autonomía. La llegada de un bebé cambia todo, incluso la rutina y las actividades diarias. El porteo beneficia la libertad de movimiento liberando las manos de la madre, dándole una sensación de logro y fácil adaptación a su nueva vida.
  • Disminuye la prevalencia de la depresión posparto. No solo los niveles de oxitocina del bebé se elevan al estar en contacto con su madre, sino también los de ella. El cuerpo de la nueva madre puede recordar la sensación de tener a su bebé “sobre ella” y así evitar la sensación de que el bebé ha “desaparecido”.

Requisitos de un portabebés ergonómico

Cualquiera que sea el portabebés que se elija, debe ser ergonómico y respetar las siguientes normas:

  • cuidar la posición fisiológica del bebé;
  • tener una tensión y ajuste correctos para que el bebé quede en una altura correcta;
  • soporte de la espalda adaptable al bebé y al porteador;
  • adaptarse al crecimiento del bebé;
  • tiene que ser cómodo para el porteador y fácil de usar.

El porteo ergonómico es seguro y positivo si se realiza adecuadamente. Mejora la calidad de vida de los padres y, por lo tanto, también la del bebé. El porteo es recomendado también para el cuidado de bebés prematuros o para los recién nacidos que sufren reflujo o el cólico del lactante, así como también en casos de displasia de cadera.

¿Qué te ha parecido este sistema de porteo seguro? ¿Lo has llevado a la práctica de alguna manera? ¿Crees que es una manera efectiva de cargar a un bebé? Queremos saber tus comentarios.

Ilustrado por Marat Nugumanov para Genial.guru
Compartir este artículo