10 Tratamientos de belleza que solían ser muy populares y que ahora muchos no se quieren hacer ni gratis

Parece que tan solo ayer, toda mujer que se consideraba moderna andaba con el ombligo perforado, se extendía las uñas con acrílico y se deshacía del vello no deseado con unas pinzas. Hoy en día, estos estándares de belleza no pueden llamarse de otra manera que detalles anticuados. La moda es cíclica, una tendencia reemplaza a otra, y lo principal en este maratón interminable es no perder la individualidad.

Genial.guru estudió a fondo el tema y preparó una lista de tratamientos y transformaciones estéticas que alguna vez estuvieron de moda y que últimamente han perdido su relevancia.

1. Depilación con pinzas o depiladora eléctrica

Duele, lleva mucho tiempo y puede dejar pelos encarnados. La mayoría de las mujeres hoy en día usan una máquina de afeitar o cera para eliminar el vello. También es popular el procedimiento de depilación láser, que se considera el más eficaz, ya que no daña la piel y ahorra tiempo.

2. Piercing

En la década del 2000, la perforación fue muy popular. Tanto mujeres como hombres, sin miedo ni duda, se perforaban el ombligo, la lengua, las cejas, los labios, sin pensar realmente en las consecuencias. Algunas de las cuales eran bastante serias. Con el tiempo, el boom pasó, la moda se fue a la nada y solo las cicatrices de los pinchazos en el cuerpo de esas personas recuerdan aquellos tiempos despreocupados.

3. Alisado de cabello con queratina

El alisado con queratina no es, como algunas personas piensan, un tratamiento de cuidado del cabello en absoluto. A juzgar por la cantidad de críticas negativas y la opinión de los expertos, por el contrario, el cabello se vuelve frágil, debilitado y aburrido. Estos productos suelen venderse bajo la leyenda “libres de formaldehído” (formol); pero su composición deriva en formaldehído al aplicarse debido al calor al que se somete al cabello en el planchado y el secado. Y el tratamiento de cada mechón con una plancha térmica a muy alta temperatura a priori no puede ser saludable. El formaldehído producido en forma de vapor se acumula en el ambiente de los lugares donde se realizan estos tratamientos. En caso de que el establecimiento no cuente con una adecuada ventilación, es inevitable que afecte a todas las personas que se encuentran dentro.

4. Rejuvenecimiento cutáneo con láser

Este procedimiento tiene muchas desventajas, y muy graves. Dolor, traumas, recuperación a largo plazo, el riesgo de que queden cicatrices debido a un cuidado inadecuado, y estas no son todas las consecuencias de eliminar la capa superior de la epidermis.

Hoy en día, existe una alternativa igualmente eficaz, pero más suave: el rejuvenecimiento con láser fraccionado, que, a diferencia del rejuvenecimiento cutáneo, no daña toda la superficie de la piel, sino que actúa puntualmente. También estimula la producción de elastina y colágeno, haciendo que la recuperación y la rehabilitación sean más fáciles y rápidas.

5. Carillas dentales de un color blanco poco natural

Hoy en día, el problema de una sonrisa fea se puede resolver con carillas. Es cierto que muchos de los que se arriesgan a este procedimiento se guían principalmente por el color blanco nieve del esmalte, y no por la calidad de los materiales, la mordida correcta y la salud dental.

Cada vez más personas comienzan a entender que un color poco natural, que se puede ver a un kilómetro de distancia, parece ridículo y ya no se considera un signo de riqueza. Las carillas de un tono lechoso natural se ven mucho más caras, estéticamente agradables y más armoniosas, y las personas que las miran no podrán darse cuenta de inmediato si son un regalo de la naturaleza o la obra de un dentista.

6. Recubrimiento con esmalte en gel

En los últimos años, las mujeres se han cansado tanto de la manicura “parecida a la de la tele” que la sencillez y la naturalidad han capturado también a esta esfera de la belleza. El diseño complejo, la decoración variada, las incrustaciones, las molduras y otros trucos ya son cosas del pasado. Las uñas se volvieron más cortas, la cobertura, incolora y el diseño ahora es mínimo. Muchas personas hacen solo una manicura higiénica y se cubren las uñas con barniz transparente.

7. Laminación de cejas gruesas y anchas por naturaleza

Las cejas naturales anchas y gruesas están de moda, pero las dueñas de esta riqueza no deberían abusar de la laminación. Debido al tratamiento para llegar a conservar el efecto a largo plazo, existe el riesgo de tener “cejas de lechuza” y verse ridículo.

8. Levantamiento con hilos tensores

En su momento, el estiramiento facial con hilos causó furor en el sector de la cosmetología. Pero gradualmente, este método de rejuvenecimiento se fue relegando al segundo plano debido a sus deficiencias.

La cosmetología moderna ofrece muchas opciones alternativas e igualmente efectivas. Hilos tensores 3D: a diferencia de los dorados, se disuelven por completo; levantamiento ultrasónico SMAS: levantamiento facial no quirúrgico mediante ultrasonidos; biorrefuerzo: inyecciones de ácido hialurónico y otros tratamientos. Lo principal en este asunto es consultar con un especialista competente.

9. Corte de pelo con tijeras calientes

Este procedimiento representa una amenaza para la salud y el estado del cabello. En primer lugar, solo el cabello fuerte puede soportar las altas temperaturas, el cabello fino puede volverse quebradizo y seco. En segundo lugar, el proceso es muy largo y tiene un efecto acumulativo: haciéndolo una vez no notarás una diferencia significativa. Y en tercer lugar, el uso de dispositivos que emiten calor directo sobre el cabello, como planchas o rizadores, contrarresta los esfuerzos del estilista por sellar las puntas.

10. Coronas dentales de oro

Hace algunas décadas, no se daban muchas vueltas con los dientes. Los odontólogos no intentaban conservarlos, y había pocos métodos de tratamiento en ese momento, por lo que la extracción de piezas era una práctica frecuente y común. Las personas con dinero se ponían implantes de oro; los menos ricos, implantes de acero. En los años 90, las muelas de oro de repente se hicieron populares entre las estrellas, y se convirtieron en un atributo de moda.

Hoy en día, la moda de las “sonrisas doradas” se ha hundido en el olvido, los implantes de oro ya no se consideran un signo de riqueza y la odontología moderna ha dado un paso adelante. Y la verdad es que es una buena noticia.

¿De qué tratamiento de belleza te has despedido a lo largo del tiempo? ¿Y por qué?

Compartir este artículo