Genial
Genial

15+ Historias de maestros que demuestran que enseñar es una aventura que nunca termina

Soñamos con que los maestros no solo hagan su trabajo, sino que pongan su corazón y su alma en la educación de sus alumnos. Pero cuando esperamos que los maestros den lo mejor de sí mismos, rara vez pensamos en lo que tienen que afrontar a diario.

En Genial.guru hemos leído cientos de historias, tanto cómicas como conmovedoras, de la vida cotidiana de los maestros, y hemos llegado a la conclusión de que sin sentido del humor y sin una verdadera pasión por el trabajo, no hay nada que hacer en esta profesión.

  • Cuando tenía 6 años, mis padres estaban eligiendo una escuela para mí. Encontraron una de prestigio con énfasis en el inglés. Tuve que hacer una entrevista. La maestra preguntó: “¿Cuántos conos crecen en un abedul?”. Sin pensarlo, dije: “¿Eres tonta? Los conos no crecen en los abedules”. Mi madre casi se cae de la silla, pensó que me iban a rechazar, pero la maestra no movió una ceja, sonrió y dijo: “¡La aceptamos!”. © Oídoporahí / VK
  • Un estudiante leyó en voz alta la pregunta del examen: “El desarrollo del Estado, siglo equis equis”. Pero lo que estaba escrito era: “Siglo XX”. Al principio, por supuesto, el profesor no entendió nada, pero cuando leyó la pregunta, apenas pudo evitar reírse. © Tatiana Bogutskaya / Yandex

“Un biólogo marino está dando una charla a los estudiantes. Me gustaría haber estudiado con él”

  • Una estudiante me envió un día una foto de su trabajo. Quinto grado, matemáticas. Todo estaba perfecto, pero en una de las tareas supuse que había un error en los cálculos, y le escribí a la chica sobre ello. Tuvimos el siguiente diálogo:
  • Mi esposa es maestra de primer grado. En clase hablaron sobre el reciclaje, así que les pidió a los niños que escribieran sobre el tema: “¿Cómo construirías una casa en el árbol si no tuvieses madera?”. Hubo muchas respuestas creativas, pero un niño escribió: “Compraría la madera que hiciera falta”. © EveryGoodOneWasTaken / Reddit
  • Hoy es el último día de un duro año escolar. Los alumnos me regalaron un champú, un acondicionador y un cepillo para el cabello. Soy completamente calvo. Fue divertido. © sofa_king_nice / Reddit
  • Mi mamá es actriz. Un día, después del espectáculo, le regalaron una montaña de ramos de flores. El día siguiente era el Día del Maestro. Tomamos uno de estos ramos y se lo llevamos a la maestra. Cuando ella dijo: “Bueno, ¿por qué se molestaron tanto?”, yo, de 8 años, dije de golpe: “Se los regalaron a mamá ayer, tenemos muchos más”. Mi madre, en la puerta, no sabía qué hacer de la vergüenza. © Oídoporahí / VK
  • Cuando le dije a un alumno que tenía que sentarse y volver a hacer la tarea, me contestó: “Es difícil trabajar cuando hay tantos niños alrededor”. © TXcacher / Reddit

Pero también hay alumnos que tienen mucha confianza en sí mismos

Tarea: “En este cuadro explica y muestra tu razonamiento”. Respuesta: “Simplemente lo sé”.

  • Una vez tuvimos una prueba de álgebra. El profesor era estricto, así que nadie se atrevía a hacer trampas abiertamente. Y entonces, por algún milagro, salió del aula y dejó sobre la mesa una hoja con las respuestas. Los más osados copiaron todo sin pensarlo mucho, algunos tuvieron dudas y revisaron algo. Al final, resultó que las respuestas eran todas erróneas, y el astuto profesor las utilizó para identificar a los más inescrupulosos. © Habitación n°6 / VK
  • Se me acercó un alumno y me dijo: “¿Por qué me ha puesto una D? Pedro tiene las mismas respuestas y obtuvo una B”. Le dije: “Claro que son las mismas, las copiaste de él”. El chico descarado dijo: “¡Demuéstrelo!”. Entonces le dije: “Donde Pedro puso ’no lo sé’, tú garabateaste ’yo tampoco lo sé’”.
  • Una colega se llevó a casa unos cuadernos que no había tenido tiempo de revisar en la escuela. Por el camino pasó por una tienda, descansó un poco en casa e iba a revisarlos. Pero ¿dónde estaban los cuadernos? Buscó por todas partes, no estaban en ningún lado. Pensó que se había vuelto loca y que quiso llevárselos a casa, pero en realidad los había dejado en la escuela. No pudo dormir bien, y llegó al trabajo antes de lo habitual. Los cuadernos no estaban. Los alumnos tuvieron que volver a escribir la tarea. Unos días más tarde me llamó y se reía histéricamente: resultó que cuando llegó a casa, había metido la compra en el refrigerador, y la bolsa con los cuadernos la había metido accidentalmente en el congelador. © Njusha / Pikabu
  • Tuvimos clase sobre Romeo y Julieta. Yo leía las indicaciones escénicas: “Se besan. Se besan de nuevo”. Una chica de 15 años gritó: “¿¡Qué clase de libro es este!?”. Telón. © bluenova32 / Reddit

“El último día del año, un alumno me regaló este cómic. Voy a enmarcarlo”

“Maestro: “Bla, bla, bla, álgebra, bla, bla, matemáticas”.
Alumno (confundido): “Tal vez si dibujo esto, parecerá que estoy haciendo matemáticas”.

  • Mi madre trabaja como maestra de primaria. Es una persona activa y siempre organiza eventos. Yo tenía unos 11 años y se acercaba otra obra: una producción de cuentos de hadas. Mi mamá hacía de rey. Durante unas dos semanas estuvieron escribiendo el guion, aprendiendo los papeles. Incluso les prestaron disfraces en el Palacio de la Cultura. Pero hubo un problema: los trajeron el día antes de la función, y el traje de mi mamá era, por decirlo suavemente, un poco pequeño. Pero me quedaba perfecto a mí. Como resultado, hasta las 2 de la mañana estuvieron corrigiendo el guion para que yo no tuviera que aprender el texto. Mamá se convirtió en mi consejero y todo lo que tenía que decir era: “¡Consejero, ven, por favor!”. La función fue un éxito. © Oídoporahí / VK
  • Una alumna me pidió que la liberara de la clase de educación física. Extendió una nota de su madre. La leí y riéndome dije: “No, María, no funcionará. Cámbiate de ropa y da 3 vueltas alrededor del estadio”. El caso es que la nota decía con una letra prolija: “Le pido que lEbere a mi hija de la clase de educación física”. Y no es que los padres no se hayan equivocado nunca, pero se trata de un error elemental, y la madre de María, según sé, trabaja en un periódico haciendo correcciones.

Las maestras hicieron fotos para el álbum anual escolar

  • El profesor de inglés (un señor mayor canoso) mencionó una vez que era capaz de pararse de cabeza. Después de eso, no lo dejamos en paz con el tema y le reclamábamos que nos lo demostrara. Finalmente el anciano se enfadó y decidió callarnos. Fue asombroso: con cuidado se equilibró perfectamente sobre las manos y la cabeza durante unos segundos antes de saltar de nuevo a la posición de pie. Cuando se puso de pie, su cara estaba tan roja como un betabel. Este era mi profesor favorito. © PipPipCheerio / Reddit
  • Doy clases de matemáticas. Un día los niños no querían tranquilizarse y estaban como locos. El ruido me mareó, así que me senté en una silla y me cubrí la cara con las manos. Los niños se callaron, una alumna corrió hacia mí y puso sobre la mesa una tarjeta con corazones, dentro de la cual estaba escrito: “Nuestra querida maestra, le deseamos buena salud y alumnos dignos”. Esta nota me alegró el día. © Habitación n° 6 / VK

“Para recordar mi primer año como profesora de arte, les pedí a los alumnos que dibujaran algo en mi vestido blanco”

“Ahora este es el mejor vestido que tengo”.

  • Trabajo en una escuela: los niños hacen los deberes y yo los reviso. Tarea de matemáticas: “Para armar unos ramos, se cortaron cinco lirios y el mismo número de rosas. ¿Cuántas flores se cortaron?”. Un chico me trajo su cuaderno y me dijo que no sabía cómo anotar la respuesta. Miré y ahí estaba esta solución: “5 — 5 = 0”. Volví a leerle el problema y le pregunté de nuevo: “¿Cuántas flores se cortaron?”. Ya se había dado cuenta de que había respondido mal, pero insistió: “Ninguna”. Le pregunté: “¿Dónde están las flores?”. Él respondió: “Se quedaron en el jardín. Para que la gente las mire y sea feliz”. © Sveta Tsyrulik / Facebook

¿Qué anécdota graciosa o conmovedora puedes contar sobre tu maestro favorito? ¿O tú eres maestro y tienes historias de tus alumnos?

Genial/Gente/15+ Historias de maestros que demuestran que enseñar es una aventura que nunca termina
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos