Genial
Genial

La historia de Demi Moore y Bruce Willis nos muestra que el divorcio no siempre es el fin de una relación

Poder conservar una buena relación después del divorcio parecerá algo sencillo, pero en realidad no lo es. La expareja de Hollywood, Demi Moore y Bruce Willis, es el ejemplo perfecto de cómo afrontar las emociones negativas y la ira puede ser crucial para tu futuro y tu felicidad.

En Genial.guru nos encanta ver que la gente mantiene relaciones sanas basadas en el respeto y nos gustaría compartir una de esas historias.

Bruce fue un verdadero príncipe azul para Demi

Demi había estado saliendo con Emilio Estévez, cuando en 1986 decidieron cancelar su compromiso. Sin embargo, siguieron siendo amigos e incluso asistieron juntos al estreno de una película. Este fue un momento crucial para DemiFue una noche muy importante en mi vida porque en ese estreno conocí a un actor que estaba muy de moda en ese entonces, trabajaba en una serie muy popular llamada Moonlighting. Era Bruce Willis”.

Bruce se comportó como un auténtico caballero, conoció a la familia de Moore y aprendió sobre su pasado. “Cuando Bruce y yo empezamos a salir, nuestros traumas se encontraron. Al igual que yo, Bruce había tenido una infancia difícil: era tartamudo. Esto tuvo un efecto secundario positivo, ya que hizo que se volcara a la actuación”, explicó Demi.

En 1987, se casaron en Las Vegas, como sucede en las mejores películas de Hollywood, porque estaban enamorados y tenían muchas cosas en común.

El cuento de hadas terminó cuando tuvieron a su primera hija

Cada pareja tiene sus problemas y Demi y Bruce no fueron la excepción. El cuento de hadas llegó a su fin después de tener su primera hija. Demi decidió volver a la actuación, mientras Bruce quería que se quedara en casa. Pero esa vez la pareja superó la prueba e hizo funcionar su relación.

Bruce no quería ser la clase de persona que abandona a su familia, pero Demi seguía sintiendo cierta inseguridad. La situación cambió con el segundo embarazo, que los mantuvo unidos. Luego, el tercero fortaleció aún más la relación hasta que Demi se enteró de que su madre estaba muriendo. El matrimonio entonces llegó a su fin.

Después del divorcio, Bruce Willis confesó que todavía no entendía qué era lo que había salido mal. “Todavía la quiero a Demi. Estamos muy unidos. Tenemos 3 hijas a quienes criaremos juntos, y probablemente sigamos igual de unidos que antes. Somos conscientes de que tenemos un compromiso de por vida con nuestras hijas. Todavía somos amigos. Solo dejamos de lado la institución”.

Demi explicó en su autobiografía que creyó que Bruce había tenido miedo de que ella se enojara y no le dejara ver a sus hijas “Pero no lo hice, y él tampoco”. El hecho de que su divorcio fuera tan pacífico les ayudó a salvar la relación a pesar de lo que hayan sentido en su momento.

Bruce sigue dándole su apoyo a Demi

Nunca tuvieron que dividir las vacaciones o los cumpleaños. Pasan juntos todos los eventos familiares. También se apoyaron mutuamente en sus nuevas relaciones. Demi contó en su autobiografía que empezaron a estar aún más unidos después de su divorcio “Resulta curioso, pero estoy muy orgullosa de nuestro divorcio”.

Bruce siempre estuvo ahí para Demi y sigue estándolo, lo cual es uno de los secretos más importantes de su relación.

¿Qué pareja de famosos es tu favorita? ¿Qué tipo de relación tienes con tus exparejas?

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify o en los podcasts de Apple para deleitarte con nuestras mejores historias.

Genial/Gente/La historia de Demi Moore y Bruce Willis nos muestra que el divorcio no siempre es el fin de una relación
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos