Genial
Genial

15+ Pruebas de que al trabajar con personas, hay que tener nervios de acero y una paciencia angelical

No es ningún secreto que, en ocasiones, trabajar con personas puede ser bastante angustioso. Los protagonistas de nuestra recopilación se enfrentaron con la cruda realidad: sus clientes claramente no son un pan de dios. Lo bueno es que también en estos casos es posible encontrar una respuesta. Los usuarios de la red compartieron cómo lo lograron.

Genial.guru está seguro de que hay más personas buenas que malas. Al ver esta recopilación, te darás cuenta de cómo responder si te has encontrado con una de las malas.

1. Sí, es un tazón de espagueti

2. Trató de destacarse, pero no lo consiguió

  • Vino un chico recién graduado. Le conté y le enseñé todo. Un año después, me llamó el director y dijo que este joven especialista había ido a quejarse de que yo no había dividido el bono a la mitad. Me quedé perplejo y le dije: “¡Él será el responsable del siguiente proyecto y todo el bono será suyo!”. Y aquí empezó lo más interesante: me llamaba 5 veces por hora. Lo mandé a pasear. No entregó el proyecto, renunció a su trabajo y fue a la empresa de la competencia. Intentó llevar nuestros proyectos, pero los clientes no quisieron trabajar con él. © orlik09 / Pikabu

3. Al parecer, alguien siempre pide café gratis en una tienda de donas, pero sin comprar donas

“¿Cómo podemos sobrevivir si tenemos que repartir gratis nuestro producto? Compramos granos de café para poder vender café. No es gratis para nosotros ni para ustedes, aunque traigan su propia taza. Los sobres de azúcar y la crema también tienen un precio. Dejen de pedir una taza de café gratis, especialmente si no han comprado nuestras donas”.

4. A veces es mejor aceptar

  • Soy maestra de primaria en una escuela privada. El papá de una nueva alumna llegó gritando: “¿Por qué deja una tarea tan difícil? ¡Ni siquiera yo la puedo entender!”. Yo le respondí con una voz tranquila: “Yo también noté que su hija hace mal las tareas en la clase. Podemos pasarla a un grado más bajo por unos seis meses y después que venga otra vez conmigo”. El hombre cambió su tono de inmediato: “No, no, todo bien. A lo mejor, recién comenzó a estudiar con usted y se está adaptando”. No vi a este padre durante el resto del año. © Cindy Ty / Facebook

5. Cuando el artista se cansa de las personas que le piden que dibuje algo gratis

“¿Me puedes dibujar gratis?”. “No”.

6. A veces nos vemos obligados a adivinar los pensamientos de los compradores

  • Trabajo en una librería. Un día vino un cliente y exigió el libro Hombres lobo. Su hija dijo que lo acabábamos de recibir. Le dije que no teníamos un libro que se llamara así. Y me dijo: “¿Cómo que no? ¡Está detrás de ti!”. El libro se llamaba Crepúsculo© Irina Subbotina / Facebook

7. Cuando el salón de tatuajes se cansó de los oportunistas

“Sin documento, no hay tatuajes. El costo mínimo del trabajo es de £30. Para concertar una cita, tienes que hacer un prepago no reembolsable de £10 como mínimo. Si quieres respeto, entonces tienes que respetarnos también a nosotros. Los buenos tatuajes no son baratos. Los tatuajes baratos no son buenos”.

8. “Soy programador. Los clientes trajeron tres bolsas de ropa de cama y dijeron que la agregara a la página web. No tengo un estudio para tomar fotos y no hago descripciones”

9. “Parece que mi artista de tatuaje se hartó”

“Si tu compañero de cuarto lo hace más barato, ¿entonces qué estás haciendo aquí?”.

10. Este diálogo es digno de crear varias citas

11. “Esta librería local ya perdió la paciencia”

“Sin mendigar. Gracias”.

12.

13. Cuando quieres deshacerte de los clientes caprichosos

“Para el comprador que se queje del tamaño de los huevos: ¡si no te gusta, entonces no compres!”.

14.

15. “Mi mamá tiene una pequeña biblioteca gratuita en su patio. Alguien le dejó esta nota con una carita tachada”

“¿No crees que algunos de estos libros viejos deberían ir a la basura? Para dejar espacio para algunos nuevos”.

16. “Trabajo como taxista. Hoy una clienta me dio esto con la frase: ’Tenga... Coseché muchos pepinos’”

¿Y tú te has enfrentado a este tipo de personas? ¿Has logrado encontrar una respuesta digna?

Compartir este artículo