Genial
Genial

17 Personas que con su propia experiencia comprobaron que la primera impresión puede ser muy engañosa

Tienen razón aquellos que dicen que no hay que juzgar un libro por su portada o a una persona por su ropa. Por desgracia, a menudo opinamos con prejuicios sobre la gente, basándonos en la primera impresión de su apariencia. Y en este caso, nos podemos equivocar mucho.

En Genial.guru encontramos historias en las que la realidad dio más de una sorpresa y demostró que no había que apresurarse a sacar conclusiones.

  • Tenía 17 años. Iba en un tren, el vagón era compartido, la gente subía y bajaba. Solo había asientos y tenía que estar en camino durante 2 días y medio. En la oscuridad de la noche, un hombre de aspecto amenazante me despertó diciendo lo siguiente: “Señorita, voy a bajar ahora. Vaya a dormir a mi cama, en la repisa superior, al menos dormirá bien”. Estuve tan agradecida con él. © Ana Kiriak / Genial.guru
  • Una agente inmobiliaria me contó una historia. A la agencia llegó un abuelo en camiseta y con botas de fieltro e inmediatamente compró un departamento en el centro de la ciudad en uno de los mejores complejos habitacionales. Él traía el dinero en una bolsa. © Bulatovasa / Pikabu
  • Mi jefe me regañó por ignorar a una clienta “prometedora” bien vestida, dado que en lugar de a esta mujer, comencé a atender a un “hombre sucio con aspecto de granjero”. Pero era un empresario local y se dedicaba a la crianza de caballos, por eso su ropa estaba sucia. Como resultado, esa dama “prometedora” compró una playera con descuento. Y el hombre gastó mucho dinero. © Lara / Quora
  • Trabajo en el negocio de la joyería y sé perfectamente que nunca se debe juzgar a alguien por su apariencia. Los hombres de aspecto extremadamente impresentable compraban las joyas más caras para sus esposas, así que ahora nada me sorprende. Por lo tanto, atiendo cortésmente a todos. © Ana Abramova / Genial.guru
  • Una vez un amigo vino a verme y se veía así: sus pantalones estaban llenos de lodo hasta las rodillas y su chamarra tenía agujeros. Entramos en una tienda, vimos la mirada de sospecha de las vendedoras y luego se sorprendieron cuando él sacó un grueso fajo de billetes. Él tenía su propia empresa y ese fajo de dinero era el salario para los empleados. © Hikawasan / Pikabu
  • Una vez, en un festival de piano, vi a una participante inusual. Una adolescente rebelde con pantalón de mezclilla roto, botas militares y cabello rojo. Se veía rara entre las princesas del piano clásico. Pero luego empezó a tocar un vals de Chopin: tocó con algunos errores, pero con sinceridad. Resultó que a la chica le encantaba la música clásica, pero nadie le había dicho nada sobre el código de vestimenta para el escenario. © Nadezhda Aitan / Facebook
  • Una vez tuve que viajar en tren por la noche. Entré en un coche cama vacío (el tren hacía una larga parada) y la mesa estaba llena de restos de pescado y demás basura. A continuación, entraron dos hombres de unos 35 años. Me puse nerviosa. Como resultado, los hombres, al verme, se disculparon y rápidamente limpiaron la mesa. © Aneta / Genial.guru
  • Mi esposo trabajaba en una tienda de electrodomésticos. Entró un hombre. Se veía poco presentable, pero compró un lavavajillas caro. Pidió entrega a domicilio y mostró su licencia de conducir para verificar su identidad. ¡Resultó que ese comprador era un actor famoso! Nunca juzgues a un libro por su portada. © Jodie-Beth Galos / Quora
  • Estábamos cenando en un restaurante. El chico que estaba a nuestro lado, aparentemente, no se llevaba bien con su novia. Él hablaba y hablaba y ella solo sonreía un poco. Pensamos que tal vez estaban en una cita a ciegas. A continuación, el chico se paró y ayudó a la chica a sentarse en una silla de ruedas. Se veía que ella había tenido un derrame cerebral o algo así, por eso solo podía sonreír un poco. © Thomas Barnidge / Quora
  • Imagina una sala de exposiciones de una empresa que vendía papel tapiz. Entró un abuelito y estaba viendo lo que había a su alrededor. Nuestra gerente le informó lo siguiente: “Lo sentimos, pero solo vendemos por cajas”. Él respondió: “Gracias, señorita. Entendido”. Se fue y trajo un camión. Esa vez nos vació bastante el almacén. © kamianta / Pikabu
  • En nuestro grupo había una chica tranquila. Siempre se ponía pantalones, una playera holgada y usaba anteojos. Pensamos que no quería hablar con nadie, pero de todos modos nos hicimos amigos. Resultó que era bailarina. De hecho, era una chica muy inteligente y espectacular, pero en la vida cotidiana prefería ocultar su apariencia. © Lyra Burns / Quora
  • Estaba en el set de una película en invierno. Tenía mucha hambre. No esperé a que trajeran la comida para el equipo y fui al restaurante más cercano. Estaba vestida con botas de fieltro, una chamarra de segunda mano y un gorro con orejeras. Sorprendentemente me atendieron. Hablé con el mesero mientras le pagaba. Él, riéndose, me dijo: “Cuando usted entró en el restaurante, pensamos que era una vagabunda o una multimillonaria”. © 11ore11 / Pikabu
  • Soy una estudiante. Una vez estaba buscando unos videos para mis estudios. Encontré un video con un chico que parecía un modelo. Por supuesto, lo ignoré. Pero resultó que era un reconocido experto en el campo de la ingeniería aeroespacial, incluso tenía una maestría en ciencias. © Jayshri / Quora
  • Fui a la tienda con una playera vieja, sin afeitar y cansado. En la fila estaban formadas dos divas de Instagram que me decían: “¿A dónde vas, vagabundo?”. Y cuando vieron que saqué un fajo de dinero, sus rostros cambiaron drásticamente y se vieron interesadas. © geroinu4 / Pikabu
  • Para nuestro aniversario de boda, le fui a comprar un regalo a mi esposa. En un principio, la vendedora me miró con recelo y comenzó a ofrecerme los anillos más baratos. Cuando le mostré un fajo de dinero, inmediatamente expuso todo lo nuevo y lo más caro. También me ofreció helado, como para los clientes más queridos. © vbv82 / Pikabu
  • Tuve la oportunidad de cenar en un club privado. En la mesa de al lado se encontraba el estereotipo de un productor: unos 50 años, bronceado y vestido con un traje llamativo. Estaba acompañado por una chica de 20 años con la apariencia de una modelo con un vestido con la espalda descubierta. Pensé: “Todo está claro con este hombre”. Y entonces la chica dijo: “Papá, ¿podemos cenar aquí otra vez cuando regrese mamá?”. © Thomas Barnidge / Quora
  • Mi amiga salió a pasear con su hija para que ella jugara en la caja de arena. Apareció una mamá de aspecto desaliñado con su hijo. Mientras los niños jugaban, mi amiga estaba esperando que le pidiera dinero. La apariencia de la mujer simplemente lo decía todo. El momento más sorprendente fue cuando esta señora se subió a un auto tuneado y se fue. Resultó que tenía propiedades inmobiliarias por todo el país. © Vladivosto2001 / Pikabu

¿Has pasado por alguna situación en la que te juzgaron basándose en estereotipos? ¿O tal vez tú te has equivocado juzgando a alguien?

Imagen de portada Vladivosto2001 / Pikabu
Genial/Historias/17 Personas que con su propia experiencia comprobaron que la primera impresión puede ser muy engañosa
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos