Genial
Genial

18 Historias sobre personas groseras que se creen el ombligo del mundo y que sacan de quicio a todo el que se cruza con ellas

Es extremadamente desagradable encontrarse con personas maleducadas y groseras; no hay manera de que nos olvidemos de este tipo de encuentros irritantes. Por ejemplo, una señora que cada vez que come pizza exige un reembolso con una excusa diferente, o un hombre que decide cubrirse el torso con una bolsa de supermercado para que lo dejen entrar al establecimiento.

En Genial.guru nos gusta ver el lado bueno de las personas. Sin embargo, nos sorprenden aquellas que piensan que el mundo entero fue creado para sus caprichos y excentricidades. He aquí una selección de anécdotas sobre este tipo de gente.

  • Le presté dinero a un conocido. Estuve esperando bastante a que me lo devolviera, pero nunca lo hizo. Llamé para preguntarle cuándo cancelaría la deuda y en respuesta escuché algo muy inesperado: “¿Y para qué necesitas ese dinero?”. © Lupkina / Pikabu
  • Estaba haciendo arroz con carne para los invitados. Una de las señoras mayores entró a la cocina y, tan pronto como salí, comenzó a revolver vigorosamente el arroz (¡lo que no se debe hacer!). En fin, muchas gracias, tuve que servirles a todos gachas de arroz. Encima empezó a criticarme: “¿Para qué te pones a cocinar arroz si no sabes cómo?”. © Pastelillo inquieto / Genial
  • Fui al supermercado y vi que alguien había decidido hacerse un plato de cereal con leche antes de llegar a la caja. © gameofthrones_addict / Reddit
  • Atiendo a la gente en una clínica privada. Unos pacientes llegaron una hora antes de lo acordado y tuvieron que ir a pasear por el parque. Entraron al consultorio en el tiempo indicado y empezaron a quejarse por tener que esperar durante mucho tiempo y pasar frío, y dijeron que así no se podía tratar a las personas. ¿Dónde está la lógica? © desperanta / Pikabu
  • Era verano. Estaba yendo al supermercado, cuando un tipo con el torso desnudo se acercó a la entrada. El guardia se negó a dejarlo entrar sin ropa, entonces el tipo tomó una bolsa de la caja, le hizo un agujero y se lo pasó por la cabeza. Luego metió las manos en las asas de la bolsa y entró así para hacer las compras. © David Biles / Quora
  • Una amiga trabaja como consultora en una tienda de perfumería y cosmética. Todas las mañanas viene una mujer. Se rocía con muestras de perfumes caros, se pinta los labios y las pestañas con muestras de la vitrina. Después les cuenta a las consultoras que en la tienda simplemente elige el perfume y los cosméticos adecuados para ella, ¡pero lo compra todo en París! Supuestamente. © Oídoporahí / Ideer
  • Un pariente le pidió una suma prestada a mi marido. Y luego resultó que tenía un principio: no les devuelve dinero a sus familiares. © redVETER / Pikabu
  • En el año 1996 estuve charlando con una vecina y me pidió que le contara qué clase de milagro era tener una lavadora automática. Yo dije: “Trae tus cosas, detergente, y verás cómo funciona”. Le gustó cómo se había lavado la ropa. Después empezó a traer su ropa una y otra vez... Hasta que un día me trajo una bolsa con ropa sucia y me dijo: “Bueno, tú sepárala, aquí hay para dos cargas, y yo luego paso a buscarla, ahora no tengo tiempo”. Ni siquiera entendió por qué había rechazado su petición. © Olesya Lukashevich / Facebook
  • Trabajaba en una pizzería. Una clienta nos ordenaba pizza en línea y todas las veces exigía un reembolso. Las razones eran diferentes, por ejemplo: “La pizza no se veía bien”. Nosotros le devolvíamos el dinero, ya que el cliente siempre tiene la razón. Una vez le hice la mejor pizza que el mundo jamás haya visto. Era simplemente perfecta y mi gerente estuvo de acuerdo con eso. 5 minutos después de que nuestro repartidor entregó el pedido, la clienta llamó y dijo: “Quiero que me devuelvan el dinero”. Al final, simplemente dejamos de atenderla. © Anthony Davenport / Quora
  • Una empleada indicó el siguiente motivo de falta al trabajo en la nota explicativa: “Por la mañana descubrí que se me había terminado la crema base”. ¡Crema base! ¡No pudo ir a trabajar sin una capa de crema en la cara! Pensaba que cosas así pasaban solo en los chistes. © Oídoporahí / Ideer
  • No había boletos de clase económica y tuve que pagar de más por la clase ejecutiva. Ni siquiera tuve tiempo de acomodarme cuando sentí que alguien me estaba empujando. Me di vuelta y vi en el pasillo a una señora con un niño de 6-7 años llorando (vinieron del salón de clase económica) que dijo: “No llores, ahora le pediremos al señor y él se cambiará de lugar con nosotros”. ¡Y se quedó mirándome con desagrado! Estaba confundido y murmuré algo sobre compensar la diferencia de precio, diciendo que no tenía problema, ya que no me importaba en qué asiento viajaba. La mujer me llamó tacaño y, mientras se alejaba, murmuró: “¿Cómo puede haber personas así en el mundo?”. © Biggarik / Pikabu
  • Una vez permitimos que nuestros amigos vivieran en nuestro departamento durante una semana. Cuando se fueron, no pudimos encontrar nuestras cosas. Solo quedaron los zócalos, los armarios y un sofá. Cuando los llamé, me dijeron que yo había inventado todo. Y eso que éramos amigos desde hacía 18 años... © Natalya Orkhideeva / Facebook
  • Trabajo como mesero. Una vez vine al restaurante media hora antes de abrir (abrimos a las 11:30) para poner las mesas y tener todo listo para el trabajo. Entonces escuché un fuerte golpe en la puerta: dos señoras exigían que las dejara entrar. Cuando les dije que aún estábamos cerrados, comenzaron a pedir hablar con el gerente. Luego me preguntaron si yo era el gerente. Dije que no, a lo que me respondieron que era “demasiado menso para serlo”. Luego simplemente se sentaron en la terraza y comenzaron a llamar al restaurante, me decían groserías y colgaban. Lo repetían una y otra vez. Dejé de contestar el teléfono y empezaron a golpear la puerta. Aunque las hubiera dejado entrar, no habrían podido pedir nada, ya que los cocineros aún no estaban allí. © George Vas / Quora
  • Estuve fuera el fin de semana y mi vecino usó mis cosas sin preguntar. Así es como se ve ahora mi cuchillo de cocina. © Calcifers-Hearth / Reddit
  • Un día regresaba a casa y me encontré con la nueva vecina, que trataba de entrar por la puerta. Le ponía la llave al interfón, pero la puerta no quería abrirse. Me acerqué, abrí, y la vecina con toda seriedad me preguntó: “¿Sabes el código de la puerta?” (es único para todos los inquilinos). Respondí: “Sí”. Ella: “Yo no sé el mío. Dame tus llaves, tú igual puedes entrar con el código”. © Oídoporahí / Ideer
  • Después del nacimiento de la bebé, estábamos pasando por un período difícil: acababa de salir del hospital de maternidad, mi esposo no trabajaba. Mi madre ayudaba tanto como podía, traía enormes bolsas de productos. Mi suegra, en cambio, venía supuestamente para jugar con su nieta, pero antes que nada se metía al refrigerador. Una vez dijo: “Oh, ¿por qué no tienen nada rico? Bueno, veo aquí un pescado frito ya en un recipiente, muy cómodo, lo llevaré a casa para no tener que preparar el almuerzo mañana”. © CatKate / Genial
  • Mi suegra invitó a sus parientes, a quienes nunca antes había visto, a visitarme. Vivíamos en la ciudad, mi suegra y los invitados eran de provincias diferentes. “No por mucho tiempo”, solo por unos 10 días. Me enteré la noche anterior. Le pedí a mi esposo que les comprara boletos de regreso para que se fueran no 10 días después, sino 5. Mi esposo los compró. Apenas pudimos aguantar a los invitados y los despedimos. Después de eso, mi suegra me llamó para expresarme su descontento. © Elena Golovanova / Facebook
  • Estaba haciendo una larga fila en la farmacia y una mujer me pidió que la dejara pasar porque no se sentía bien. Yo también me sentía mal, pero igual estaba a punto de ceder mi lugar, cuando de repente ella gritó: “¡Sabía que no me dejarías pasar! ¡Tú no tienes corazón!”. Dije: “Ni siquiera me dejaste contestar”. Luego les pidió a otras personas de la fila que hicieran lo mismo, pero todos se negaron, además escuché que alguien le dijo: “Yo tampoco tengo corazón, lo siento”. © Andrea Danelle / Quora

¿Alguna vez te has encontrado con personajes similares?

Imagen de portada Anthony Davenport / Quora
Genial/Historias/18 Historias sobre personas groseras que se creen el ombligo del mundo y que sacan de quicio a todo el que se cruza con ellas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos