Genial

20 Historias que parecen totalmente inventadas, pero sucedieron en la vida real

No en vano, se dice que ningún guion puede compararse con la vida misma. Esta alberga tantos giros de trama tan inesperados que solo los participantes directos en dichos acontecimientos pueden llegar a creérselos. Uno puede sentirse en cualquier momento como el protagonista de un éxito de taquilla de Hollywood o, al menos, de un episodio propio de una comedia televisiva. Los usuarios de Twitter comparten precisamente este tipo de casos y sus historias parecen impresionantes.

Genial.guru no pudo pasar por alto los tan buenos recuerdos de algunos internautas en las redes y se apresura a compartirlos con sus lectores.

  • Cuando tenía 9 años, mis padres me dejaron en casa sola con una compañera de clase (se suponía que estaríamos aprendiendo un poema), pero ya 2 horas más tarde acudió a nuestra casa la policía antidisturbios. Jugamos a los juegos de rol. Yo era un ladrón. Una vecina anciana pensó que en nuestra casa había entrado una banda de ladrones y llamó a la policía. © SAULE72341040

  • Encontramos en el suelo de un bar una fotografía tamaño carné de un hombre. Con la ayuda de redes neuronales averiguamos su identidad y le mandamos a su cuenta de redes sociales un montón de fotos sobre cómo bebemos junto a su fotografía. © great_laziness

  • Era mi primer día en un nuevo trabajo. La secretaria de la oficina me preguntó por mi segundo nombre. Lo dije y añadí que no lo soportaba, mis padres lo habían elegido en vano. Ella respondió que ese era el nombre de su hijo. Tratando de salvar la situación, dije que el segundo nombre de mi hermano era todavía peor, lo dije. La secretaria contestó que este era el nombre de su segundo hijo. © martinmcgrath

  • En Los Ángeles, existe una pizzería en la que siempre me invitan, independientemente de los trabajadores que estén haciendo el turno. Pasa eso desde hace 22 años. No tengo ni idea de por qué pasa. © CalifiaDawn

  • Hace tres años gané 30 mil USD en un casino. Ese día planeaba suicidarme... © flesh_harvester

  • Acepté la propuesta de matrimonio 6 horas después de conocernos. Hablamos entre nosotros durante menos de la mitad de ese tiempo y solo en lugares públicos. Yo quería coquetear con su amigo, pero este ya tenía pareja, así que no surgió nada. En mayo cumpliremos 24 años desde que nos casamos. © TheMagicFridge

  • En 2015, me convertí en una gran aficionada de Nikolái Rimski-Kórsakov e iba a hacerme un tatuaje con su retrato cubriendo toda mi espalda. Buscando su imagen para el boceto, encontré una entrevista con su tataranieto, donde había enlaces a sus redes sociales. Le escribí y este me disuadió de que me hiciera el tatuaje y también me envió un par de sus beats para que los apreciara. © Stiflers__mom

  • Un viernes 13 fui con mi hija a dar un paseo en bicicleta. Un gato negro se cruzó en nuestro camino, mi hija dijo algo acerca de la mala suerte y comencé a decirle que era una superstición típica sin importancia. Enseguida, una abeja se coló volando en mi boca y me picó en la garganta. Me la tragué. © freeloosedirt

  • Cuando era pequeño, nuestra casa se quemó por completo una mañana en plena Navidad. La cama de mis padres estaba una planta más arriba, justo por encima del árbol navideño. Al caer, esta cama protegió los regalos del fuego. Desde la casa de al lado, observaba cómo los bomberos los tiraban por la ventana de nuestra sala de estar en el segundo piso, mientras que otro bombero los agarraba. Pero todos los vecinos nos trajeron un regalo porque pensaron que los nuestros se habían quemado. Uno de ellos lo conservo hasta hoy día. Este perro de juguete ahora pertenece a mi hija de 5 años. © Logi513

  • Una vez, me resultó útil la fórmula para calcular el discriminante. Me la preguntó un hombre desconocido en una cafetería. © beriFM

  • Una vez mis padres me llamaron y me dijeron que en nuestra casa de campo llegó volando un pavo real y se quedó en el huerto. En primavera. En Siberia. Cuando llegué, estaba en el gallinero persiguiendo a los gallos. Durante varios días más permaneció allí y vivía en paz, sin rechistar, pero en algún momento, mordió la redecilla en la calle y desapareció. Resultó que son bastante hábiles a la hora de volar. Lo encontraron a 30 km ya en otra casa privada. Decidieron que así sea. © bellgargoyle

  • Mi novio no acudió a una cata de vinos que organicé porque no le interesaba el vino. Durante la fiesta, me enamoré de otro, luego rompí con ese novio, me casé y me mudé. Recientemente, regresé a mi ciudad natal y descubrí que vivía a 5 minutos de una tienda de vinos. Su dueño es mi ex. © procrastnwriter

  • Una estudiante de tercer año, cuando nos quedamos solos en el laboratorio, para obtener un aprobado en química-física me propuso a mí, su profesor, escuchar su interpretación del aria de La doncella de nieve de Nikolái Rimski-Kórsakov. © Dr_Y_Doodle

  • En un bar, se sentó a nuestro lado un hombre completamente borracho para conversar. No teníamos muchas ganas, mientras que él, sí. Finalmente, durante media hora, estuvimos convenciéndolo de que nos lo habíamos inventado, tras lo cual dijo: “¿Acaso puede una persona ficticia hacer esto?”. Y se fue corriendo. © nerosore

  • Una vez, me dije a mí mismo: “Otro capítulo y a dormir”. Vi otro episodio y me fui a dormir. © beecrash

¿Alguna vez has tenido historias difíciles de creer? ¿Qué pasó entonces?

Imagen de portada saramattison / Twitter