Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Historias sobre suegras sabias que no quisieron llevarse como el perro y el gato con sus nueras

Por alguna razón, el mito de que una suegra debería ser malvada y odiar a la nuera o al yerno está muy vivo. Pero ciertamente, la madre de tu cónyuge también puede convertirse en tu fiel amiga, consejera y asistente en el camino por alcanzar la felicidad en el seno de la familia.

Genial.guru se indignó por el estereotipo arraigado sobre las suegras y encontró evidencias de que no todas ellas quieren deshacerse de los nuevos miembros de la familia. Al final de este artículo te contamos cómo convertirte en una suegra de las buenas, que hará a todas las nueras presumir de ti delante de sus amigas.

  • Para empezar, mi suegra le dijo a su hijo que tenía que contratar a una ayudante para recoger la casa. Y eso teniendo en cuenta que ella misma trabajó toda su vida. También trató de darnos dinero para comprar nuestro primer inmueble. Pero el regalo más importante es que educó a su hijo de tal manera que se convirtió en un buen esposo. Él sabe cocinar, limpiar, cuidar a los niños y hacer todo lo necesario para que yo me sienta como una reina. © Bhakti / Quora

  • Mis hijos llevan ya una semana en la casa de los padres de mi esposo. Entonces, a mi pregunta de ayer sobre “cómo se están comportando”, mi suegra me respondió:
    — Muy bien. Con tu educación, no podría ser de otra manera.
    Ohhh, casi exploto de orgullo. Esperaba muchos comentarios negativos. © Chereshnya_A / Twitter

“Nuestra boda se pospuso, y el día en que se suponía debía tener lugar, mi suegra nos preparó esta sorpresa”.

  • Mi suegra es maravillosa. Literalmente, ahora mismo vino y se llevó a mi hija mayor a su casa; después del almuerzo, me dijo que le llevara también a mi hijo junto con todas sus prendas para el kínder con la intención de lavarlas y llevarlos a la escuela. “Llevas toda la semana trabajando y los fines de semana tienes que lavar la ropa, al menos déjame ayudarte de algún modo”, me dijo. Detalles infinitos para los niños, ropa, juguetes, siempre ayuda cuando puede. © Pofiguel / Pikabu

  • Mi suegra me encanta. Todos los días da conferencias en inglés a estudiantes de India y Pakistán. Aprendió inglés por su propia cuenta. Y, por cierto, este año cumple 70 años. Es la mejor endocrinóloga. © kamuflon / Twitter

  • Mi hijo se enfermó. Llegó la ambulancia y nos llevaron al hospital. Entonces, muy temprano por la mañana, una enfermera me tocó el hombro:
    — ¡Señora, levántese! Una mujer loca está pidiendo que salga, le ha traído pollo con arroz. Intentamos echarla, ¡pero no se va!
    Supuse que era mi madre. Qué va. ¡Mi suegra! Fue la primera de todos. Y aunque hacía muchísimo frío, estaba como un soldado. Traía, o bien sopa envuelta en papel de aluminio, o bien pollo con puré de papas. No le permitían entrar porque estábamos en la zona de enfermedades infecciosas. Pero ella, como buen soldado, a diario ocupaba su puesto con la comida casera. Maravillosa mujer. © mamakerova / Pikabu

  • Una vez, mucho antes de que mi esposo y yo nos casáramos, mi futura suegra y yo paseábamos por una tienda y me fijé en un precioso vestido. Pero tenía que ahorrar y, por supuesto, no lo compré. Llega la Navidad, abro los regalos, ¡y ahí está ese mismo vestido! Resulta que ella volvió a la tienda sola y lo compró ese mismo día. © Diane Brown / Quora

  • Mi suegra se enteró de que no teníamos muebles en nuestra sala de estar. Entonces llamó a su amiga que trabajaba en una tienda de muebles y nos entregaron una silla, un sofá, una mecedora y mesas. Usamos esos muebles por más de 10 años. Intentamos pagárselos, pero su respuesta fue estricta: “Ni siquiera lo vuelvan a mencionar”. © Karen Johnson / Quora

  • Año 2008, fui a hacerme una manicura y me tocó una manicurista maravillosa. Me habló de su hijo que vivía en Canadá y mencionó que le gustaría mucho que él tuviera una novia como yo. Nos reímos e intercambiamos números de teléfono. Año 2018, la época de Instagram. Me escribe un tal Artem, por mensaje directo, me dice que su madre le había hablado sobre mí hacía mucho tiempo y no se había atrevido a llamarme porque nunca me había visto en persona. Yo, boquiabierta, entro en su página y veo en sus fotos a aquella misma mujer. Comenzamos a conversar. Ahora vivo en Canadá con mi esposo y tengo a la mejor suegra del mundo. © Escuchado / Vk

  • Parece que es más cercana para mí que mi propia madre. Cuando yo estaba embarazada, me compraba ropa especial. Di a luz a trillizos y ella venía a nuestra casa para cocinar, recoger y hacerme masajes en el vientre y las piernas. Cuando me enfermo, me trae medicinas, prepara la cena y hace té. Nos rodea a todos con su amor incondicional. Me esfuerzo para ser igual de buena madre y abuela que ella. La amo mucho. © Ariel Flores / Quora

  • ¡Mi suegra es maravillosa! No siempre nos entendimos mutuamente porque nos criamos en diferentes países y tenemos culturas diferentes, pero a ella le agrada lo mucho que quiero a su hijo. Presume de mí delante de sus amigos. Por supuesto, a veces hace cosas bastante extrañas. ¿Pero quién no? © catiebug / Reddit

  • Mi suegra me contó cómo ella y su esposo trajeron a mi marido a casa desde el hospital materno. Llegó la abuela, la madre de su esposo y, en consecuencia, su suegra. Estaba sentada, agarrando al bebé entre sus brazos y los jóvenes esposos empezaron a pelearse en broma. Bueno, con el calor de la discusión, la nueva madre dice:
    — ¡Y él no es tu hijo, en absoluto!
    El joven padre, continúa la broma:
    — Mamá, ¿has oído lo que ha dicho? ¡No es mi hijo!
    Y ella lo miró y contestó seriamente:
    — No sé si este sea tu hijo, ¡pero de que es mi nieto, no hay duda! © Escuchado / Vk

  • Ella era elegante, encantadora y muy misteriosa. Antes de nuestro primer encuentro, yo estaba nerviosa y me preparé durante mucho tiempo para causar una buena impresión. Cuando entré y la vi, simplemente, me quedé sorprendida: ¡era muy hermosa! Se movía con gracia, hablaba con gracia: ella era la definición de la palabra. Los siguientes tres años, traté de estar a la altura de esta preciosa mujer. Nuestra hija podría haber sido amiga de su abuela, heredó su talento para la pintura. © Kathleen Pennell / Quora

  • En el primer encuentro con los padres de mi novio, a la mesa, me tiré un pedo sin querer. Mi futura suegra, al ver mi cara roja por la situación, gritó: “David, ¿no te da vergüenza? ¡Aquí está tu novia!”. Creo que mi suegra y yo seremos amigas. © MisterTeng / Pikabu

  • Recuerdo cuando mi futuro esposo y yo todavía estábamos en la escuela secundaria e íbamos a bailar, pero él decidió ducharse y me pidió que le planchara los pantalones. Tenía solo 15 años, me quedé sin saber qué hacer, no sabía cómo. Entonces, su madre agarró los pantalones, los colocó en la tabla de planchar y me enseñó dónde tenía que estar la raya. Y luego me dijo: “Si no le gusta cómo los planchaste, dile que entonces lo haga él mismo”, y simplemente se fue a la cocina. © Mary Dabbs / Quora

  • Una vez cada dos semanas, mi ya exsuegra, se prepara y viene a visitarnos. Tarda tres horas en llegar a nuestra casa, pero trae bolsas enteras de alimentos y regalos para mis hijos. Juega con ellos, me ayuda con la limpieza. Cuando regreso cansada a casa, en la cocina me espera la cena y en la mesa una ensalada fresca. Todas mis prendas, lavadas y secadas, sobre la cama. Cuando me recibe, me besa y abraza. En fin, yo también le respondo del mismo modo. Cuando mi suegra está viendo una película con mi hija, me acercó a ellas, me tumbo y les digo: “¿Qué están viendo mis queridas niñas?”. Un día, por casualidad, la oí defenderme en una conversación por teléfono. He aquí un ejemplo de actitud y responsabilidad familiar. © 33schastyaa / Pikabu

“Entonces, mi suegra comenzó a tomar clases de Photoshop”.

  • Me hizo un gran regalo: me dejó ser yo misma. Me recibió con los brazos abiertos, como una más de la familia. Nos comprendió cuando renunciamos a una bulliciosa celebración con todos los familiares, no tuvimos que mentir ni inventar excusas. Me animaba y consolaba en tiempos difíciles. Cuando me rompí la pierna, me trajo una silla de ruedas, con la que me desplacé durante mi rehabilitación. Y lo más importante que hizo: educó a su hijo como un compañero amoroso que sabe hablar con sinceridad sobre sus sentimientos y necesidades, escuchando y tratando a los demás con compasión y amor. Ella nos dejó hace un año y medio. La extraño mucho. © Jenny Dybedahl / Quora

  • Tengo una relación idílica con mi suegra, la llamo “mamá”, porque es totalmente “mi alma gemela”. De vez en cuando, cocinamos juntas en la misma cocina, en la mía o en la suya. Nos queremos mutuamente. Si mi esposo y yo peleamos, y ella está al tanto, se pone de mi lado. Y mi esposo se siente ofendido y le recuerda que ella siempre quiso tener una hija y dio a luz a 2 varones. © Mezy100 / Pikabu

  • Mi suegra era psicóloga clínica. Tuve una infancia difícil y muchos problemas psicológicos. Ella me tomó bajo su protección y me ayudó a crecer espiritualmente, a convertirme en una persona segura de sí misma y a aprender a amar este mundo. Hablamos durante horas, reímos y lloramos. Sinceramente, no sé qué haría sin ella. © June Reister / Quora

  • Tengo muchas ganas de presumir de mi suegra. Es una mujer maravillosa, ¡soy increíblemente afortunada! No se entromete en nuestra relación, adora a su nieta, siempre puede dar consejos útiles, cocina a la perfección. Pero sobre todo, admiro sus flores, ¡posee un talento increíble! Puedo llevarme horas paseando por su jardín, disfrutando de sus creaciones. Algunas personas tienen zanahorias con remolachas, y nosotros, flores. © Nastasya1985 / Pikabu

  • Mi suegra es bastante reservada, nunca revelará que está descontenta; así la educaron. Yo me preguntaba qué pensaba de mí, hasta que llegó el día del aniversario de nuestra boda. Mi esposo estaba muy enfermo, tumbado en casa. Regresé del trabajo y la oí decirle:
    — No importa cómo te sientas, levántate y ve a comprarle flores. Hoy en día ya no hace falta ir, todo está en Internet. ¡Pídelas ahora mismo! Y arréglate, yo ayudaré a limpiar.
    Y luego, tras una pausa, añadió aquello con lo que se ganó mi amor incondicional:
    — Y nunca hagas que sienta que no la amas. Esfuérzate por ella, tu deber es hacerla feliz. Y si ella es feliz, entonces todo estará bien en casa. © Solana87 / Pikabu

  • Perdí 10 kilos, da miedo verme. Mi esposo, por el contrario, subió de peso de manera clara mientras yo estaba en casa cocinando platillos deliciosos. Al verme, mi suegra soltó: “¿Ustedes pasan hambre?”. Luego miró a su hijo durante varios minutos y gritó: “¿Eres tú quién le roba la comida?”. © Habitación № 6 / Vk

  • Mi esposo me llevó a su ciudad natal, siendo yo aún muy joven, para presentarme a sus padres. A mis espaldas, oí un debate sobre cuándo mi esposo se cansaría de mí. Corriendo a otra habitación, me eché a llorar a viva voz. Entró mi suegra y su monólogo lo recordaré toda la vida. Me dijo: “Tienes la mejor carta para triunfar: la juventud. No importa lo que digan estas mujeres viejas, posees algo que ellas no tienen: tus 21 años”. Mucho más tarde, cuando tuvimos un hijo muy esperado y deseado, mi suegra dijo brevemente: “No me equivoqué contigo”. © elllienka / Pikabu

“Mi suegra pintó para mí estas muñecas rusas que ahora se parecen a David Bowie, a quien adoro, y me las regaló por mi cumpleaños. ¡Son tan bonitas!”

  • Cuando quedé embarazada, mi suegra soltó con escepticismo: “Bueno, ya veremos”. Y entonces llegó el día en que traje a nuestro recién nacido a casa. Mis padres se conmovieron hasta dejar caer sus lágrimas observando su carita, mientras que mi suegra, en los primeros días, de alguna manera, reaccionó un poco fríamente. Pero después... podía ir tranquilamente sin preocuparme, pasar los exámenes, salir con mis amigas, ocuparme de mis asuntos personales, porque ella siempre estaba allí. Mi título también es mérito suyo, ya que ingresé en la universidad estando ya embarazada, siguiendo su consejo e insistencia: “Bueno, ¿por qué perder el tiempo de la maternidad en vano?”. En cualquier situación de la vida, sé que recibiré de ella un consejo adecuado y útil, así como su compasión. Mi suegra también posee un buen sentido del humor que siempre mejora mi estado de ánimo. © Sayle / Pikabu

Bono: cómo convertirse en una suegra genial

  • Soy una suegra genial porque la familia de mi hijo y yo vivimos en diferentes continentes. Ja, ja, ja... ¡Esta es la mejor opción! © Titimoor / Pikabu

  • Yo misma soy suegra y me di cuenta de que enseguida tienes que imaginar que tu nuera es tu hija. Como si hubiera estado fuera durante mucho tiempo y ahora, ya adulta, ha regresado a ti. Gracias a Dios, sana y salva. ¿Le encanta dormir por la mañana durante mucho tiempo? ¡Claro, es como yo! ¿No le gusta fregar los platos? Está bien, ¿a quién le gusta eso...? A un lavavajillas, tal vez. © uro_da / LiveJournal

  • Soy suegra desde hace ya dos años. No molesto a los recién casados con consejos y lecciones morales. Si necesitan mi ayuda, siempre pueden contar con ella, pero no me entrometo en su familia. © Ludok.ast / Pikabu

  • Mi hijo y yo sabemos que nunca viviremos juntos con nuestras familias. Cerca, sí, pero no bajo el mismo techo. No viví ni un día, ni con mi suegra, ni con mi madre, y nuestras relaciones fueron maravillosas. Y sé que seré buena suegra. Me llevo bien con la novia de mi hijo. Él es feliz ¿Qué más necesito como madre? Respeto su elección y ellos dos me respetan a mí. © MTV.U / Pikabu

¿Cómo es tu relación con tu suegra?