Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Situaciones absurdas que solo podrían experimentar las personas que tienen un gato

13265
164k

Las mascotas no son una decoración linda de un hogar. Ellas son miembros de pleno derecho en el seno de la familia, destacando por sus peculiaridades y rasgos del carácter. Además, algunas incluso ejercen su máxima autoridad sobre sus propietarios. Y, en este sentido, los que más destacan suelen ser los felinos.

Genial.guru adora a los gatos y leer las anécdotas que los dueños cuentan sobre sus mascotas, mezclando el orgullo y la vergüenza (aunque, en estos casos, el orgullo se impone). Es por eso que hoy quiere compartir contigo algunos de los mejores relatos sobre felinos.

  • En verano, nuestra gata, Mura, sale a la calle a pasear y se posa sobre el tejado de la casa, volviendo solo para comer y dormir. Una mañana estival, esta tontita se cayó en una zanja. ¡Y debo destacar que ella le tiene mucho miedo al agua! Con sinceridad, estuve observando la situación desde la ventana, preguntándome si tendríamos que hacer una reforma en casa si la dejaba entrar. Durante el proceso, mi esposo se topó conmigo:
    — ¿Estás disfrutando?
    — Ajá...
    — ¿Piensas dejarla entrar?
    — No veo muchas opciones...
    — Vamos a contar hasta tres, pero atrápala luego...
    La sujetamos entre los dos, toda la bañera quedó impregnada de negro, me arañó todo el brazo, mordió a mi esposo y le rompió la camiseta. Fruto de eso, tras la batalla, esta desagradecida no se dirigió a nosotros durante 3 días... © AnastasiyaDN / Pikabu
  • Aquellos que dicen que los perros son mejores que los gatos porque un felino nunca te sacará de un incendio, simplemente desconocen que el mío trata de salvarme cada día mientras me ducho. No sé qué espera con sus cuatro kilos de peso, pero no renuncia a intentarlo. © TomKilianArt / Twitter

  • Mi gata es la criatura más tierna y que más me quiere en el planeta. No obstante, ella odia a otros animales, así que, cuando visito a amigos que tienen perros o gatos, al regresar a casa, de inmediato tengo que cambiarme de ropa, meterla en la lavadora y ducharme. De lo contrario, soy castigado por oler a otra mascota. © synocrat / Reddit

  • Yo: *echo agua en el cuenco del gato*
    El gato: *bebe agua de un florero, lame el agua del alféizar de la ventana, bebe agua jabonosa de la bañera, evapora el agua del aire, evoca a la lluvia para saciar su sed, aspira el agua de las plantas, sorbe mi té, hace cualquier cosa menos beber agua de su cuenco...* © great_knee / Twitter
  • Con qué se sintió ofendido mi gato hoy:
    — No le dejaron sentarse con su trasero en un plato con albóndigas.
    — No le permitieron morder un brazo.
    — No le dejaron tocar la plancha con su pata.
    — Le prohibieron meter su hocico en el fuego encendido de la cocina.
    No es vida... más bien, es toda una tragedia, por supuesto. © kyrie_miserere / Twitter
  • Mi amiga tenía un novio increíblemente caprichoso y también a un gato no muy bien educado. Debido a las exigencias de su chico, su relación comenzó a ir cuesta abajo, y mi amiga decidió subsanar la situación. Preparó una cena romántica. Le compró a su novio un bistec caro (ella es vegetariana), y lo decoró todo muy bien. Y, cuando el invitado llegó y se sentó a la mesa, el felino robó descaradamente la jugosa carne. Mi amiga, sin pensárselo dos veces (luego dijo que simplemente se sintió desconcertada), sacó la carne de la boca del gato, cortó el trozo con las marcas de los dientes del felino y colocó el resto en el plato del chico. Más tarde, se preguntó por qué su novio no comía la carne y, al final, simplemente desapareció.
  • Le enseño a Armín al doctor:
    — ¡Oh, qué gato más hermoso! ¡Qué fuertes son tus patas! ¿Y esta nariz? ¿Y estas orejas? Deja que te tome una foto, eres un chico maravilloso. ¿Me dejas tocarte la barriguita? ¡Pero si estás en perfecta forma, amigo!
    ¿Puedo ir al veterinario también? © omruruch / Twitter
  • Hace una semana, mi gato desapareció, pero hace cuatro días lo encontré y lo traje a casa. Y hoy regresó mi gato. Ahora tengo dos animales idénticos. ¿Te imaginas el shock de mi gato? Regresa a casa, ¡pero ya está en casa! © romario25011974 / Twitter
  • Hoy moví el armario y encontré la “almohada” de mi gata: siete dólares en varios billetes, 2 medias de redecilla (de colores diferentes) y un lápiz labial rojo. Parece que está preparando su fuga. © Dominastya / Twitter

  • A los 6 años tenía un gato con un carácter desagradable. Había un árbol enorme en el patio, y un día se subió y se quedó atrapado. Obviamente, llamamos al departamento de bomberos, pero nos dijeron que ya no se ocupaban del rescate de felinos. Me puse muy triste, pero mi madre utilizó su último recurso: nuestro pueblo es pequeño, y mi abuelo era una persona respetable, por lo que su nombre jugó un papel importante. Los bomberos acudieron y, mientras evaluaban la situación, el maldito gato simplemente bajó del árbol y entró en la casa como si no hubiera pasado nada. © Slutseatingcunts2 / Reddit

  • Hace poco fue el cumpleaños de mi prima. Nos escondimos en el salón para preparar una sorpresa. Cuando ella entró, encendimos la luz y saltamos gritando “¡Feliz cumpleaños!” al mismo tiempo, mientras mi tía traía de la cocina el pastel con las velas encendidas. Supongo que todo esto sorprendió mucho a nuestro gato, porque saltó al árbol de Navidad (era natural), lo tiró encima de nuestra tía y las velas lo prendieron fuego. Afortunadamente, logramos apagar las llamas. Por desgracia, el pastel no pudo salvarse. © PowerBank50 / Reddit

  • Este desvergonzado peludo trajo un ratón vivo a casa y lo soltó. No, no le daré el placer de observar cómo lo persigo. Al fin y al cabo, si una vez logró cazarlo, volverá a conseguirlo. © yortw / Twitter

  • Durante un tiempo salí con un joven brutal y duro: tatuajes, barba, bíceps... Luego nos separamos, con calma, sin dramas ni ofensas. Y al día siguiente me llamó: “Vi que tienes un grifo que gotea, ¿quieres que lo repare?”. Unos días más tarde: “Estoy precisamente cerca de tu casa y tengo bombones, ¿te los llevo?”. Así continuó durante un par de semanas. Finalmente le pregunté: “¿Qué está pasando?”. Él me contestó: “¡Echo de menos a tu gata!”. Y es verdad, cada vez que venía, se apresuraba a apapacharla. Y ahora hasta me pide que le envíe sus fotos.

Estamos seguros de que también tienes historias y fotos similares relacionadas con tus mascotas. ¿Puedes compartirlas con nosotros? Estaremos esperándote en la sección de comentarios.

13265
164k