Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

5 Personas mostraron cómo se ve la comida en restaurantes Michelin, en donde algunos pagaron 1 000 USD

6-47
14k

Los restaurantes de todo el mundo luchan por el derecho de obtener el premio más alto: una estrella Michelin. Por lo general, en estos establecimientos no se puede hacer reservaciones, y las filas en la calle pueden llegar a ser larguísimas. Los platillos que se sirven a los comensales son obras de arte que se pueden admirar durante horas.

En Genial.guru, nunca nos cansaremos de admirar las hermosas comidas y platillos. Por lo tanto, reunimos las historias de personas que visitaron restaurantes con estrellas Michelin y llevaron su cámara consigo. La comida en tales establecimientos cuesta un ojo de la cara, pero también hay excepciones, y nuestro bono te lo comprobará.

1. “Soy una persona normal que fue a un restaurante Michelin”

No soy un conocedor de la comida gourmet, por lo que mi descripción de los platillos te decepcionará. Todo lo que puedo decir es: “Bueno, no sabe a hamburguesas de comida rápida”. Gastamos alrededor de 1 000 USD por dos personas.

Del lado izquierdo, tenemos unas piedras. ¡Estuvieron deliciosas! Del lado derecho, rábano picante caramelizado en tartas.

A la izquierda, tenemos espárragos blancos; a la derecha, tenemos ajo, algas y queso. ¡Suena genial!

Del lado izquierdo, espárragos. ¡Del lado derecho... un sándwich con hojas de col!

Del lado izquierdo, una langosta con cebolla y pétalos; del lado derecho, una dona... o algo por el estilo.

En el lado izquierdo se puede ver cangrejo rojo gigante con piedras. Al lado derecho, pescado marinado y pétalos de rosa.

Musgo de los renos cubierto con chocolate. El musgo fue mi favorito.

2. “Visité Italia y comí el mejor almuerzo de mi vida en un restaurante de tres estrellas Michelin”

En 2002, este restaurante recibió tres estrellas Michelin. El chef local se volvió el más joven en obtener tantas estrellas, con tan solo 28 años. La comida consistía de 12 platillos y fue maravillosa. De hecho, no siempre logré reconocer lo que estaba comiendo.

Este fue el primer platillo. No pude identificar qué era, pero me lo comí. Estaba muy delicioso. El platillo del lado derecho era más reconocible: carne de res medio cruda y un rollo con caviar.

Del lado izquierdo, molusco con queso burrata y, del lado derecho, vieiras con agretto de manzana y puré de apio verde.

Del lado izquierdo tenemos linguine de trigo integral con piñones y calabaza. En la copa tenemos un caldo que se debe tomar después de comer la pasta. Del lado derecho tenemos una pasta con caracoles y pulpo.

En el lado izquierdo tenemos langosta con vieiras y cangrejo, y del lado derecho tenemos un cordero al estilo de Milán.

Del lado izquierdo: una paloma estofada en vinagre balsámico. Nunca antes había comido paloma. Es interesante, tal vez vi a esta en la calle o le di de comer en una plaza. Del lado derecho tenemos un postre: helado casero con sorbete de limón, puré de albaricoque y galleta de jengibre.

El último platillo fue un tiramisú. La extraordinaria presentación permite disfrutar del olor del postre.

3. “Comí en un restaurante de tres estrellas Michelin en París. El huevo fue lo que más me gustó”

El primer platillo del lado izquierdo es tartar de remolacha con mostaza, del lado derecho tenemos un cerdo frito con apio de campo y miel.

Del lado izquierdo tenemos espinaca con ruibarbo y espuma de zanahoria. Del lado derecho, hojas con praliné y un aderezo de pistache. ¡El aderezo estaba simplemente increíble!

Huevo caliente y frío con cebollino y arce. ¡Increíble! Del lado derecho un paté de cerdo con salsa pesto.

Del lado izquierdo, sushi de remolacha; del lado derecho, un conjunto de espumas de remolacha, zanahoria y espárrago.

Hora del postre. Del lado izquierdo tenemos petisús con miel y canela; del lado derecho, un milhojas de chocolate.

4. “Mi cena en un restaurante francés por un precio de 270 euros”

Llegamos al restaurante un poco antes. Estábamos celebrando nuestro aniversario y nos sirvieron un set especial para degustar.

El primer platillo es un canapé. Masa de hojaldre con crema por dentro, recién salido del horno. Lo saqué de un vaso de plata y lo coloqué en un plato con tartar de salmón con crema. Del lado derecho tenemos caviar de esturión real, galleta de ostra, apio y crema con moluscos.

El siguiente platillo es filete de pescado pámpano ligeramente asado servido con brioche, mermelada de tomates, esquejes de cilantro y granos de mostaza. En la foto inferior tenemos una ensalada de verduras de jardín: pepinos armenios, pimiento morrón, albahaca ópalo, berenjenas y aceite de oliva.

Del lado izquierdo tenemos cangrejo de Kamchatka con puré de papas, hongos matsutake, brotes de girasol y espuma de langosta. Del lado derecho: queso mascarpone con huevo escalfado, col de jardín estofada, salsa périgourdine y trufas negras de invierno australianas en conserva. Sé que no se ve muy bonito, pero estuvo delicioso.

A la izquierda, un filete ojo de costilla orgánico freído en hierbas, servido con tocino ahumado en madera de manzano, espinaca seca, maíz de Brentwood y nabo. Todo está aderezado con una salsa bearnesa. La ternera estaba envuelta en tocino y la espinaca estaba hecha en forma de pequeña bola. Del lado derecho tenemos un rillette de pato laqueado a la pekinesa con durazno, cebolla de jardín, nueces inglesas, berro en salsa de vino de Oporto y echalote. Estaba tan delicioso que casi termino lamiendo el plato.

Del lado izquierdo tenemos un platillo llamado Ossau Iraty: hinojo de jardín servido con aceitunas de Ceriñola, almendras y puré de alcaparras españolas. El hinojo se podía romper y comerse en pedazos. Del lado derecho tenemos carne de res veteada de 100 días cocinada con carbón; remolacha al horno, hongos porcini de Oregón, rúcula y salsa de cereza agria y médula ósea. Esta era la primera vez que probaba esta carne, así que no tengo con qué compararla.

A la izquierda tenemos un helado con guayaba y pastel de zanahoria. No me gustó mucho. Odio la guayaba, no lo quería comer. Del lado derecho, una espuma de arándonos azules con pudín de arroz y una gota de miel. Fue mi postre favorito.

Del lado izquierdo tenemos un malvavisco de chocolate con cacao, limón y ganache de chocolate. El postre se veía como un hígado. Del lado derecho, una espuma de chocolate blanco con caramelo salado y mermelada de bayas por dentro.

Por último, nos trajeron panecillos de almendra, dulces de trufa, donas con canela, espumas de chocolate (algunos comensales pensaron que era una bebida y trataron de tomarla) y nueces azucaradas de macadamia. Me dieron tantas ganas de guardarlos en una bolsa, ya que no podía comer más.

5. Comida, experimentos científicos y 3 estrellas Michelin

Esta ha sido una de las comidas más deliciosas y lujosas que he probado en toda mi vida.

El primer platillo fue un caviar de esturión, gelatina de alcaparras de limón con cebolla roja, espuma de brioche tostado y pudín de yema de huevo.

Nos trajeron una vid y dijeron que nuestro aperitivo estaba escondido en ella. Lo buscamos y lo encontramos. Era una raíz de escorzonera cocinada a bajas temperaturas con soja, chile y ajo. El sabor era parecido a una carne de res supersabrosa.

El platillo del lado izquierdo es un rajiforme atlántico escalfado con mantequilla marrón, limón y tallos de hierbas. Del lado derecho tenemos tomates especiales (cuyas semillas se heredan de generación en generación), queso de cabra con ceniza y puré de pistache con regaliz.

En la primera foto se encuentra uno de mis platillos favoritos: elote asado con pudín de maíz y granos de maíz blanco, servido con queso y aderezo de vinagre de vino, vinagre de jerez y trufas. En la foto inferior tenemos ruibarbo con apio y vino tinto.

Otro de mis platillos favorito se encuentra en la primera foto. Langosta escalfada con mantequilla, bisque de langosta con azafrán, curry amarillo, arroz salvaje inflado, pepino comprimido, gelatina con sabor de té earl grey, toronja, coliflor, coco e hinojo frito. Abajo tenemos bombilla de lirio, rambután, jugo destilado de limón y jengibre.

En la parte de arriba se encuentra una mezcla de papa caliente y fría, sopa de papa servida con trufas negras y mantequilla. El siguiente platillo es cerdo al fuego, apio de campo carbonizado y algas.

Estos dos platillos se sirvieron al mismo tiempo. En el plato de la izquierda tenemos kluski y del lado derecho pato, foie gras y hongos.

Del lado izquierdo tenemos mirtilo (parecido a una goma de mascar), merengue y rumex. Del lado derecho se encuentra un globo lleno de helio aromatizado con sabor a manzana. Podíamos inhalar el helio y hablar. Yo dije “Pikachu”.

En la primera foto tenemos los ingredientes del último platillo. El resultado está abajo: frutas tropicales, ron, vainilla y lima kaffir. Un final maravilloso para una comida inolvidable.

Bono: así se ven algunos platillos que cuestan menos de 2 USD en el restaurante más barato del mundo que tiene estrellas Michelin

Llegamos al restaurante antes de su apertura, pero de todos modos tuvimos que esperar dos horas en la calle. Antes de nosotros había 30 personas en la fila, pero muchos habitantes locales llegaban y entraban sin esperar. Traté de quejarme con el responsable, pero una chica solo hizo un gesto con los hombros: el propietario del restaurante aprecia a los comensales frecuentes.

La comida es fascinante. Salsa de soya dulce servida en arroz poco húmedo, cacahuate y un pollo suave y jugoso. Sin duda les recomiendo este restaurante a todos.

¿Cuáles son los platillos más caros que has comido? ¿Valió la pena su precio? ¿O, al revés, solo vaciaron tu cartera y fueron una decepción total?

Imagen de portada redditrandomness / Imgur
6-47
14k