Crean la primera escuela sustentable en Argentina y el diseño va en camino a revolucionar ecológicamente más colegios

Cuando más de 3 mil millones de toneladas de desechos de construcción se producen cada año, iniciativas como las de esta escuela, prenden una llamita de esperanza en el panorama mundial. Ubicada en un distrito remoto en Mar del Plata, Mar Chiquita n° 12 ha desafiado esos 3 mil millones de toneladas al convertirse en la primera escuela sustentable de Argentina y no podemos esperar a contarte cómo lo logró.

Genial.gurú aplaude los logros de las comunidades que buscan llevar una vida más responsable y por eso se apresura a contarte esta historia.

Mar Chiquita, una comunidad pequeña que da un ejemplo enorme

Una escuela ubicada en el distrito de Mar Chiquita, en el sur de la provincia de Buenos Aires, se ha convertido en el primer centro escolar en Argentina en ser completamente auto-sostenible. El municipio, que cuenta con 23 000 habitantes y una biodiversidad singular, está trabajando para convertirse en el primer ayuntamiento sustentable del país, por lo cual puso manos a la obra en edificar un centro educativo sostenible.

Fue construida con llantas, latas y botellas

La escuela Mar Chiquita n° 12 es una construcción de aproximadamente 300 m² compuesta por materiales reciclables como 2 200 neumáticos, 14 000 latas, 5 000 botellas y cientos de metros de cartón. La escuela obtiene sus propios recursos por medio de su estructura, como energía, a través de los paneles solares en el techo, y agua, por medio del tratamiento de filtrado y potabilización que incluso permite volver a consumir el agua ya utilizada para irrigar su entorno.

Produce energía renovable y cosecha alimentos orgánicos

El edificio no requiere de un sistema de calefacción pues la construcción fue levantada con dirección al recorrido diario del sol, y sus compuertas y claraboyas mantienen la temperatura dentro de las aulas entre 18 y 25 grados centígrados todo el año. El colegio incluso provee a los asistentes sus propios recursos alimenticios gracias a las huertas en el interior y exterior del edificio que regalan a maestros y estudiantes productos orgánicos.

Se esperan más proyectos así en Latinoamérica

El municipio de Mar Chiquita se unió al programa titulado “Una Escuela Sustentable”, proyecto impulsado por la organización Tagma que busca levantar un colegio sustentable en todos los países de Latinoamérica en los próximos años con la ayuda del arquitecto Mike Reynolds, experto en diseños sostenibles. Mar Chiquita n° 12 es la segunda escuela autosustentable en Sudamérica. La primera está en la localidad de Jaureguiberry, Uruguay, y los próximos planes apuntan a Chile.

Más que ​​​​​​​una escuela

El centro educativo ya cuenta con más de 60 alumnos de entre 6 y 12 años de primero a sexto grado de primaria y se ha convertido en un espacio de aprendizaje y exploración de iniciativas de sostenibilidad. La escuela es un orgullo en el distrito y es hoy un centro que fortalece la unión de la comunidad a través de la concientización de la educación y sustentabilidad.

Una iniciativa fuera de lo común. ¿Crees que además de escuelas hay otras construcciones que podrían hacer mucho bien transformándose en sostenibles? ¿Piensas que podrían ser auto-sustentables incluso a largo plazo? ¡Cuéntanos tus predicciones en los comentarios!

Compartir este artículo