Este hombre estadounidense les salvó la vida de más de 1000 perros que estaban a punto de ser sacrificados

Paul Steklenski tiene 45 años de edad, y es un veterano del ejército de Estados Unidos. En 2013, aprendió a volar aviones como pasatiempo. Varios de años después obtuvo su licencia, y decidió comprar su propia aeronave para cumplir una misión muy particular: salvar la vida de cientos de perros que estaban a punto de ser sacrificados. Todo esto surgió luego de que el hombre adoptara a Tessa, una cachorrita sin hogar, quien se convirtió en la principal inspiración para fundar la organización Flying Fur Animal Rescue (“Volando por el rescate de los animales”).

Genial.guru siempre está en busca de historias inspiradoras, y, en esta oportunidad, quiere compartir contigo la gran hazaña de Paul, quien, gracias a su voluntad y amor hacia los animales, se ha convertido en un héroe.

La perrita que lo hizo más compasivo con los animales

Tessa fue adoptada por Paul y su esposa en 2013. Ellos la encontraron en un refugio de animales en Tennessee, e inmediatamente se convirtió en la mejor amiga de su amo, con quien inició la aventura de ayudar a que otros perros para que fueran igual de felices que ella.

Rescatar a más amigos peludos para que pudieran tener una segunda oportunidad de vida

En 2015, la organización sin fines de lucro, la cual se encuentra en Pensilvania, comenzó a funcionar con el fin de rescatar a perros de refugios de sacrificio, para luego ayudarlos a ser adoptados y a tener una segunda oportunidad de vida. En un principio, Paul pensó en hacer los recorridos en vehículo, pero de inmediato se dio cuenta de que el avión era un medio de transporte mucho más ágil.

“Pensé: ‘Esta es una forma en que puedo usar una habilidad que tengo para ayudar a mover una gran cantidad de animales en un corto período de tiempo’”.

Algunos perros fueron maltratados por sus dueños y solo esperaban a ser rescatados

Desde entonces, la organización ha ayudado a salvar a más de 1 346 perros que, en su mayoría, fueron maltratados por sus dueños, tal y como le sucedió a Sammy, Simon y Heather. En el caso de estos últimos dos, los encontraron con sarna, mientras que el primero de ellos recibió un disparo en la cabeza, fue pintado con aerosoles y hasta drogado. A pesar de todo lo sufrido, los tres peludos decidieron confiar una vez más en un ser humano, y recibieron el amor que tanto necesitaban.

Todo es posible gracias al trabajo de Paul y a algunas donaciones

Paul invierte cerca de 1 000 dólares mensuales de su bolsillo para equipar el avión y llevar a cabo la operación de rescate de animales. En su sitio web dispone de un espacio para aquellos que quieran realizar donaciones para costear los 500 dólares que requiere cada vuelo, pues no tienen gastos administrativos y todos los colaboradores trabajan de manera voluntaria.

“Mi trabajo de tiempo completo ayuda a pagar esto... Necesito mi empleo para cumplir con esta misión y ayudar a salvar a estos animales”.

Viaja dos veces al mes con 15 perros que serán adoptados por una nueva familia

Dos veces al mes, 15 perros rescatados de refugios de sacrificio se suben al avión de Paul, para luego ser entregados a personas responsables que hayan decidido adoptarlos. “Estos animales están perfectamente bien, son sanos y se pueden adoptar... Están recibiendo un vuelo privado para salvar sus vidas”, dijo este gran hombre en una entrevista.

Paul espera tener una granja que le permita rescatar a más animales

La historia no termina aquí, y, para más adelante, Paul quiere cumplir el objetivo de comprar una granja con pista de aterrizaje para convertirla en una instalación de rescate, que incluya el ingreso del animal, su rehabilitación y etapa de adopción.

¿Qué piensas de la historia de Paul y del esfuerzo que hace para rescatar a animales? ¿Estarías dispuesto a hacer algo similar para ayudar a amigos peludos que buscan una segunda oportunidad? ¡Comparte tus pensamientos con nosotros en los comentarios!

Compartir este artículo