La historia de Frida Kahlo en la que hay tantas tragedias que serían suficientes para varias vidas

Es imposible confundir las pinturas singulares de la artista mexicana Frida Kahlo con las obras de otros artistas. En muchos sentidos, son autobiográficas, ya que, según la propia artista: “Pinto autorretratos porque estoy mucho tiempo sola. Me pinto a mí misma, porque soy a quien mejor conozco”. Sin embargo, la atención de muchas personas fue atraída no solo por las pinturas de Frida, sino también por su vida llena de dolor y amor infinitos, desesperación profunda y muy poca esperanza.

En Genial.guru estudiamos cuidadosamente la vida y la carrera de esta mujer increíblemente fuerte y queremos compartir contigo algunos hechos de su vida.

Desde el momento de su nacimiento, la vida de Frida Kahlo puede considerarse un completo misterio. Nació en 1907, aunque en su documento de identidad, la arista, ya siendo adulta, cambió el año de nacimiento a 1910, ya que quería participar en la Revolución mexicana que comenzó en 1910 y duró hasta el año 1920.

La niña tenía múltiples problemas de salud. A la edad de 6 años, le diagnosticaron polio, que le dejó importantes secuelas, tales como la cojera y la desproporcionalidad de sus piernas (la derecha era un par de centímetros más delgada que la izquierda). La chica ocultaba cuidadosamente el último defecto con la ayuda de faldas largas, pero a pesar de ello, no pudo evitar la burla de sus compañeros.

Quizás debido a sus problemas de salud, decidió convertirse en doctora e ingresó a la escuela preparatoria, donde estudió con 35 niñas y 1965 niños.

A la edad de 18 años, llegó un momento decisivo en la vida de la futura artista: tuvo un terrible accidente. Recibió numerosas heridas que, según los médicos, eran incompatibles con la vida.

Frida estuvo inconsciente durante varias semanas, pero cuando se recuperó, inmediatamente le pidió a su padre que le comprara artículos de arte, lo que el hombre hizo enseguida. Su padre también construyó un dispositivo único para que la chica pudiera pintar acostada, además colocó un espejo grande directamente sobre su hija. La primera obra de la artista después de la tragedia fue el boceto a lápiz Accidente. Frida confesó más de una vez que la pintura le dio fuerza, fue gracias a ella y a sus familiares que se recuperó.

“Hubo dos accidentes en mi vida: uno, cuando el autobús se estrelló contra el tranvía, el otro es Diego”. Frida conoció a Diego Rivera unos años después del accidente. La artista principiante decidió mostrarle sus obras, las cuales el famoso pintor valoró muy positivamente. Entre ellos corrió una chispa. Los enamorados celebraron su boda en 1929. Ella tenía 22 años, él tenía 43, era un hombre poco atractivo, bastante corpulento, pero muy encantador. La pareja fue apodada “el elefante y la paloma”.

Diego nunca fue un marido muy fiel, los 2 matrimonios anteriores del artista habían terminado debido a sus numerosas traiciones. La alianza actual no fue la excepción. Frida sabía de los asuntos amorosos de su cónyuge, pero no le decía ni una palabra. Aparentemente para vengarse de su esposo, tuvo una aventura con el revolucionario ruso en exilio León Trotski, quien encontró refugio en su hogar. Según algunos rumores, Frida mantuvo relación amorosa con el poeta ruso Vladímir Mayakovski y la cantante mexicana Chavela Vargas.

Frida intentó varias veces tener un bebé con su hombre amado, pero todos sus embarazos terminaron en abortos involuntarios debido a las secuelas que le dejó el accidente. Entonces, la artista desbordó todas sus preocupaciones en los lienzos. Su obra más emblemática sobre este tema que tanto le dolió fue el Henry Ford Hospital.

Después de 10 años de matrimonio, se enteró de la traición de su esposo con su hermana Cristina y solicitó el divorcio. Este evento contribuyó a la creación de la pintura Unos cuantos piquetitos. Luego se cortó su lujoso cabello largo y comenzó a vestirse con trajes de pantalón.

Después de la dolorosa ruptura con su esposo, Frida comenzó a retratarse rodeada de animales. Entre sus adorables mascotas había perros, monos, loros y palomas.

En 1940, la artista fue ingresada al hospital por presentar graves problemas de salud. Diego vino de inmediato a ver a su amada y nuevamente le hizo la propuesta de matrimonio, que fue aceptada por la mujer sin pensarlo dos veces.

Con la edad, la salud de Frida iba empeorando. Se sometió a varias operaciones importantes que apenas lograron mejorar su condición. En 1953, debido a la gangrena, los médicos tuvieron que amputarle la pierna. En el mismo año fue inaugurada su exposición personal en México, donde la artista fue llevada directamente en la cama.

Anticipándose a su muerte, la artista escribió en su diario: “Espero que la partida sea exitosa y que no vuelva más”. La última obra de Frida Kahlo fue el cuadro inspirador y optimista Viva la vida. La artista falleció en julio de 1954 por neumonía. En 1955, en la casa donde vivía Frida, se inauguró el museo que atrajo a numerosos admiradores de su arte.

El patrimonio artístico de la pintora mexicana cuenta con más de 150 obras. Frida les dio gran importancia a sus autorretratos, muchos de los cuales describen mejor que cualquier palabra su vida que era tan complicada y llena de constante dolor. Como, por ejemplo, la imagen de culto La columna rota, que, por cierto, inspiró a Jean-Paul Gautier a crear el vestuario para el personaje de Mila Jovovich en El quinto elemento.

Se han producido muchas películas sobre ella, una de las más destacadas es Frida, matices de una pasión protagonizada por Salma Hayek; también se han escrito libros e incluso se le dedica música. La personalidad multilateral de esta artista no deja indiferente a nadie, incluso en nuestros días.

¿Has descubierto algo nuevo sobre Frida Kahlo? ¿Tal vez conoces algún otro hecho interesante de su biografía?

Compartir este artículo