La historia de la ardilla que desde hace 8 años visita a su mamá humana, quien la rescató y la salvó del ataque de una lechuza

Miles de personas consideran que la ardilla de nuestro artículo de hoy es adorable, pero lo que no saben es que su historia es aún más emocionante. Fue encontrada en estado grave después de sufrir el ataque de una lechuza, y la relación que creó con la mujer que la rescató ha permanecido inquebrantable por más de 8 años. De hecho, el animal la visita constantemente.

Genial.guru quiere compartir contigo la historia de Bella, una ardilla con un cariño muy especial por los humanos. ¡No te pierdas el bono al final del artículo!

Una lechuza dejó a la ardilla bebé en grave estado

Bella era una bebé de un mes cuando una lechuza la atacó y la dejó gravemente herida. Si no fuera por un grupo de rescate que la encontró, ella no hubiera sobrevivido sola en la naturaleza.

Los rescatistas confiaron en Brantley Harrison, miembro de la asociación de cuidado de animales Be Willie Kind, para que ayudara a Bella a recuperarse. La ardilla se unió a otras tres ardillitas en rehabilitación, Larry, Moe y Curlym, y fue así como entró en la casa y en el corazón de los Harrison.

Bella fue puesta en libertad, pero no quiere alejarse de Brantley

Durante seis meses, Brantley cuidó de Bella. La ardilla vivía en una jaula de recuperación al aire libre junto con sus compañeras. Diariamente era alimentada con leche de fórmula, frutas, vegetales y, por supuesto, muchas nueces.

Parecía una ardilla común y corriente, y la idea era que, una vez recuperada, pudiera vivir en libertad en la naturaleza. Por ello, en abril del año siguiente, Brantley devolvió al equipo de 4 ardillas recuperadas a su hábitat natural. Sin embargo, una de ellas no quiso irse tan fácilmente.

Bella ha visitado a su familia humana por más de 8 años

Es típico que muchos animales que han pasado por rehabilitación en casa de humanos regresen a su casa a los pocos días, explicó Brantley. Lo atípico es que continúen visitando a la familia años después. Y este es el caso de Bella, quien ha permanecido en contacto con estas personas por más de 8 años.

“Bella se sienta justo en la puerta principal, esperando a que notemos que ha venido a visitarnos. Incluso ha empezado a saltar a la ventana del comedor para conseguir que alguien la vea”, comentó su mamá humana.

No importa si desaparece por una temporada, Brantley siempre está segura de que regresará

Por unas cuantas caricias y un puñado de nueces, Bella regresa a posarse en las piernas de Brantley para jugar con ella, y compartir abrazos y besos. Incluso se lleva bien con Willie, Amos y Cid, los perros de la familia Harrison.

Hay temporadas en las que Bella desaparece por semanas, pero su familia humana sabe que definitivamente regresará. De hecho, tras un largo tiempo de ausencia, la ardilla volvió a la puerta de sus amigos, pero con una sorpresa.

Nace una nueva familia de ​​​​​​​ardillas

Bella tenía una pata lesionada, por lo que los Harrison la acogieron de nuevo en su hogar, la colocaron en su jaula de rehabilitación y le dieron un tratamiento con antibióticos para que se recuperara. Estaban a punto de liberarla cuando se dieron cuenta de que tenía tres ardillitas bebés en su panza. Justo antes de regresar a la naturaleza, Bella dio a luz a sus hermosas crías.

“Fue realmente asombroso ver al bebé que crie, criar a sus propios hijos”, dijo Brantley. Así, la nueva familia de ardillas permaneció más tiempo al cuidado de los humanos, y, cuando los bebés crecieron, los devolvieron a su hábitat natural. La familia sigue recibiendo visitas de Bella, y la ardilla incuso tiene su propia cuenta de Instagram donde Brantley comparte sus memorias y fotos de sus visitas.

Bono: la ardilla y su mamá humana

¿Qué piensas sobre los lazos que se crean entre animales y humanos? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Compartir este artículo