Genial
Genial

Meryl Streep, una mujer que nunca puso su carrera por encima del amor, pero aun así alcanzó el éxito

Meryl Streep posee el récord del mayor número de nominaciones al Óscar; la actriz ha sido nominada más de 20 veces. Además, es una madre solidaria y una esposa amorosa que ha vivido con su esposo durante más de 40 años. Parece que Meryl es el modelo a seguir ideal porque en su biografía no hay puntos oscuros, y su brillante desempeño ha complacido a los fanáticos durante casi medio siglo.

En Genial.guru, siempre hemos sabido que Meryl Streep es una actriz sobresaliente, pero su conmovedora historia de amor se ha convertido en una verdadera revelación para nosotros.

Una chica talentosa

Mary Louise Streep, o Meryl, como la llamaba su familia, nació en 1949 en un pequeño pueblo de Nueva Jersey. Su padre era el gerente de una compañía farmacéutica y su madre era artista. Meryl tiene raíces suizas, irlandesas y alemanas.

Fue precisamente su madre quien introdujo a su hija al mundo del arte y siempre alentó los esfuerzos creativos de la niña, infundiéndole confianza en sí misma desde muy joven. Ella le dijo: “Meryl, puedes hacer cualquier cosa. Eres hermosa. Puedes hacer lo que quieras si no eres perezosa”. Y, a pesar de que la futura estrella al principio era bastante reservada y tímida, creía en sí misma gracias a las instrucciones de su madre.

Meryl Streep, porrista en la preparatoria, 1966

Después de graduarse de la escuela secundaria, la cuestión de la futura profesión de Mary se resolvió: ella podía imitar perfectamente a sus compañeros de clase y maestros, por lo que sin dudarlo eligió la carrera de actriz. Streep se graduó con honores del instituto de artes dramáticas, y luego ganó una beca y recibió una Maestría en Artes de Yale. Durante sus estudios, actuó en un club de teatro y se convirtió en una variedad de personajes: desde bellezas jóvenes hasta ancianas de 80 años.

Pronto, la chica cambió su nombre a Meryl y se fue a conquistar Broadway.

Su primer papel en el cine y nominación al Óscar

Cuando Meryl se mudó a Nueva York, varios directores de teatro la notaron de inmediato: la actriz se distinguió por una profunda inmersión en cada papel. No solo memorizó palabras, sino que cambió por completo su estilo de conversación, modo de andar y expresiones faciales. La chica interpretó papeles importantes en obras clásicas y contemporáneas, obteniendo grandes ovaciones y recibiendo reseñas positivas de los críticos.

La chica también soñaba con una carrera en el cine, pero entrar en ese mundo era muy difícil. Se vio obligada a aceptar papeles episódicos, que generalmente se recortan en las películas. En 1975, Streep participó en el casting para el papel principal femenino en la película King Kong. El productor de la película, discutiendo la candidatura de Meryl, dijo en italiano: “Es tan fea. ¿Para qué la trajeron?”. Como la actriz sabía italiano, respondió: “Siento mucho haberlo decepcionado”.

Meryl Streep apareció en las pantallas solo después de 2 años en un pequeño papel en el melodrama Julia. A partir de ese momento, la carrera de la futura estrella despegó.

A los 28 años, actuó en el drama militar El francotirador junto con Robert De Niro y Christopher Walken. El filme recibió 5 premios Óscar, y Streep fue nominada a mejor actriz en un papel secundario. No recibió la estatuilla, pero los críticos elogiaron su actuación: “Es la mejor actriz de todos los tiempos. Para siempre”.

Ese mismo año, la chica tuvo un papel en la miniserie Holocausto, donde interpretó a una mujer alemana que se casó con un artista judío. Por este trabajo, recibió su primer premio Emmy.

Poco después, Streep apareció en la comedia de Woody Allen, Manhattan.

Luego, le siguieron papeles en el drama de suspenso Escalera al poder y en Kramer vs. Kramer, donde actuó junto a Dustin Hoffman.

El papel de Joanna Kramer le trajo a la actriz la tan esperada estatuilla Óscar.

Cómo perder y encontrar el verdadero amor en un año

Cuando Streep comenzó a ganar más popularidad, conoció al actor John Cazale. Actuaron juntos en obras y pronto surgieron sentimientos entre ellos. La audiencia conocía a John por el papel del hijo del medio de Don Corleone en El padrino. Para muchos, esta relación del poco conocido y tímido actor de 40 años y la nuevamente popular joven actriz fue un misterio, pero fue amor verdadero.

Fue precisamente John quien condujo a Meryl al cine, persuadiéndola para que fuera a audicionar para la película Julia. Además, Streep admitió más tarde que aceptó actuar en su exitosa película El francotirador, solo porque Cazale actuó en ella. En ese tiempo, el actor fue diagnosticado con cáncer de pulmón en la última etapa. A pesar de la enfermedad, John logró interpretar todas sus escenas en esta película.

También fue John quien persuadió a su amada para ir al set de filmación de la serie Holocausto en Austria; simplemente no podía permitir que la joven actriz se convirtiera en su enfermera. Pero cuando la chica descubrió que John estaba empeorando, inmediatamente regresó a casa y pasó el resto de su tiempo con su amado. John murió en 1978 en los brazos de Meryl, quien se dijo a sí misma que nunca pondría su carrera por encima de su familia y seres queridos.

Meryl quedó devastada por la muerte de su amado, pero el destino es impredecible. Seis meses después de la muerte de Cazale, un nuevo hombre apareció en la vida de Streep: el escultor Don Gummer, un amigo de su hermano. En ese momento, la chica se encontraba en una situación complicada: después de la muerte de John, no tenía dónde vivir. Entonces, Don le ofreció su departamento, ya que él se tenía que ir de viaje por unos meses. Ella aceptó.

Entre ellos hubo correspondencia, la cual los acercó tanto que pronto se transformó en un romance en cartas. Cuando Gummer regresó a EE. UU. los enamorados no tuvieron dudas de que estaban hechos el uno para el otro. Don Gummer le ofreció su corazón y le propuso matrimonio. En otoño de 1978, se casaron en una ceremonia discreta.

Meryl y Don están juntos desde hace 41 años. Durante todo ese tiempo, han criado a 4 hijos: su hijo Henry y sus hijas Mamie, Grace y Louisa.

En los Óscar de 2012, Meryl Streep comenzó su discurso de esta manera: “Primero, quiero agradecer a mi esposo. Porque cuando le agradeces a tu esposo al final de tu discurso, la música ahoga las palabras, y mi esposo no se merece eso. Quiero que sepa que todo lo que es valioso para mí en la vida, se lo debo a él”.

Meryl para siempre

A los 33 años, Streep nuevamente obtuvo un Óscar por el drama La decisión de Sophie y se convirtió en una de las actrices con mayor demanda en Hollywood.

A continuación, siguió una racha de brillantes trabajos en los que Streep se probó en nuevos papeles: las comedias La diablaLa muerte le sienta bien, el drama Los puentes de Madison y el thriller Río salvaje.

A pesar de su éxito, Meryl reconoció que temía por su futuro como actriz, ya que, en Hollywood, todos los años aparecen nuevas actrices talentosas. “Tenía miedo de que, después de los 40, no recibiera un solo papel en el cine”, indicó Streep para la revista Woman’s Weekly.

Sin embargo, su temor valió la pena. Cada año estuvo marcado por excelentes trabajos. Entre ellos, el drama Las horas y la mini serie Angels in America, en donde la actriz interpretó 4 diferentes papeles: una cariñosa madre, una espía, un rabino y un ángel. Pronto se convirtió en la mujer más joven en toda la historia del Instituto Americano del Cine a quien se le otorgó un premio por su trayectoria.

Por cierto, en 2004, Streep recibió el premio Stanislavsky.

En 2006, se estrenó el drama cómico El diablo viste a la moda, donde Streep interpretó a una inflexible empresaria cuyo prototipo era la editora principal de la estadounidense Vogue, Anna Wintour. El filme se convirtió en la segunda película más rentable en la carrera de la actriz. El primer lugar fue para el musical Mamma Mia! Para la artista, que se dedicaba a cantar en su infancia y amaba las canciones de ABBA desde su juventud, este papel se convirtió en un verdadero regalo.

Streep recibió su tercer Óscar por su papel de la primera ministra de Gran Bretaña, Margaret Thatcher, en la película La dama de hierro. Así se convirtió en la única mujer contemporánea en conseguir tres de las preciadas estatuillas.

Ahora, Streep, de 70 años, sigue siendo igual de solicitada en Hollywood: ha sido repetidamente llamada una de las mejores actrices de nuestro tiempo. La segunda temporada de la miniserie Big Little Lies terminó recientemente, donde Meryl interpretó uno de los papeles clave.

“Una vez me dijeron que el secreto de la vida es disfrutar cada momento. Así es como me comporto: estoy contenta de estar viviendo aquí, haciendo lo que amo, actuando en películas”, dice Meryl modestamente.

¿Compartes la opinión de que Meryl Streep es una de las mejores actrices de la actualidad? ¿Cuál es el personaje que más te ha gustado?

Compartir este artículo