Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

“¿Quién escribió esto?” Autores de Genial decidieron hablar sobre sí mismos y sobre cómo realizan su trabajo

Desde hace varios años nos esforzamos por llevar un poco de alegría y diversión a la vida de nuestros lectores. Trabajamos desde diferentes partes del mundo, en distintas franjas horarias, y formamos parte de un gran equipo que, después de tanto tiempo, se ha convertido más en una familia. Pero estamos ocultos detrás de la pantalla de una computadora y no tenemos interacción directa con nuestros lectores.

Genial.guru está formado por un grupo de gente de lo más diversa, que vive en muchos países distintos y tiene aficiones diferentes. Pero hay algo que nos une a todos: la pasión por escribir y descubrir cosas nuevas que nos emociona compartir contigo. Pensamos que ya es hora de mostrar nuestras caras y contarte sobre quiénes somos y cómo hacemos el trabajo que tanto amamos, por lo que respondimos algunas preguntas que esperamos te hagan conocernos un poco más.

Cuéntanos cómo llegaste a Genial.guru

Karina: Casi como un milagro caído del cielo, jaja. Antes de Genial, y después de terminar mi carrera, tuve algunas oportunidades de empleo que se vieron frustradas por mi embarazo. Para muchos es bien sabido que el ser madre ante los ojos de la sociedad te puede restar puntos para conseguir un empleo y lo vuelve más complicado. Además, y quienes son mamás me entenderán, quería encontrar algún trabajo que me permitiera estar con mi bebé y disfrutar de mi maternidad a la par de mi profesión, por lo que deseaba un trabajo sin tantas ataduras aunque sabía que era casi imposible. Y así, casi como un rayo de luz angelical que ilumina las señales divinas (y un arpa sonando de fondo), encontré una publicación de un grupo de comunicación de Facebook y apareció la oportunidad de aplicar a las pruebas para ser autora de Genial. ¡Lo hice y aquí estamos!

Miriam: Era gerente en una empresa de coaching, pero mi mayor pasión siempre ha sido escribir. Necesitaba cosas nuevas... así que, por cosas del destino, abrí mi LinkedIn (cosa que casi nunca hago) y vi que había vacantes en Genial. Debo ser sincera... tenía miedo de que no me aceptaran, pero tenía más ganas de vivir una aventura diferente y que me permitiera hacer lo que más me llenaba.

Jimena: Llegué vía LinkedIn. Vivía en Barcelona y hacía tiempo que busca un proyecto que me emocionara, que me diera un poco de tiempo para respirar y poder hacer fotografías. Parecía perfecto, apliqué y realicé las pruebas. Cuando comenzaba a perder las esperanzas, me escribieron para avisarme que mi primer día sería un 24 de diciembre. Si me preguntan, siempre diré que fue mi regalo de Navidad.

Valeria R: Fue muy curioso, ya que en ese momento yo pasaba por una situación difícil y me topé en FB con un video hermoso, la célula de la felicidad, (una molécula llevando endorfina), y me pareció el mejor video del mundo en ese momento. Así, comencé a seguir a Genial y me encantó su contenido. Al poco tiempo lanzaron una vacante para autores. Como yo ya tenía experiencia como ghostwriter, apliqué y tuve la suerte de quedar.

Martín: Llegué a Genial gracias a una búsqueda laboral que una de nuestras colegas publicó en Facebook. Después de haber completado una prueba, me escribieron para decirme que había sido aceptado. Pasé todo el día siguiente frente a la computadora, nervioso, esperando la llamada de mi supervisora :P

¿Dónde vives y cómo afecta tu trabajo tu lugar de residencia?

Tamara: Vivo en Mendoza, una provincia ubicada al oeste de la República Argentina. En realidad, la zona no afecta en nada mi trabajo. El clima es bastante regular y rara vez sufrimos inclemencias que podrían dejarme sin conexión a Internet o sin electricidad, así que no enfrento muchos problemas.

Leticia: Hace unos meses volví de Puerto Iguazú, ciudad de las Cataratas, en la provincia de Misiones, Argentina. Allí era fácil hacer venir a las musas, porque estaba rodeada de naturaleza. Ahora vivo en Buenos Aires.

Miriam: Vivo en la Ciudad de México. No diría que lo afecta... pero a veces es un tanto complicado coincidir con el horario de algunos compañeros que viven del otro lado del mundo, y darles seguimiento a algunas cosas. Al final, todo se trata de adaptarte y de tener una buena organización.

Valeria: Por ahora vivo en Yucatán, México. Los días aquí pueden ser bastante calurosos, así que suelo trabajar por la noche, que es un poco más fresco y las musas se sienten un poco más cercanas. Pero si las musas se pierden, puedo ir a la playa a buscarlas pues estoy bastante cerca de la costa.

Jimena: Viví un tiempo en Barcelona y ahora vivo en la Ciudad de México. La verdad no creo que mi lugar de residencia intervenga demasiado en mi trabajo, de hecho creo que eso es lo más emocionante. Hace unos meses tomé un vuelo y me llevé a mi perra Lola a vivir un tiempo a la playa. Pude respirar otro aire, otras ideas y seguir escribiendo, eso no hubiera sido posible si trabajara de otra forma. Fue muy divertido y gratificante poder hacerlo.

Carolina: Vivo en Chile, pero no me afecta en nada mi residencia. Soy hiperconectada a lo que pasa y siempre estoy atenta a eventualidades.

Valeria R: Soy mexicana y vivo en España. Vivir fuera de mi país y viajar me ha enriquecido en muchos sentidos, y eso se vio reflejado en muchos de mis artículos, en los cuales plasmé las diferencias culturales, la variedad gastronómica, y cosas así. En cuanto al horario, me conviene más cuando estoy de este lado del mundo, ya que cuando he ido a México, los de la oficina central me llevan horas de ventaja.

Martín: Vivo en Buenos Aires, Argentina. La vida de la ciudad no suele afectar mi trabajo. Aunque mi computadora tiene el adorable hábito de querer actualizarse y no funcionar en los días más ocupados.

¿Qué fue lo más difícil cuando empezaste a trabajar?

Tamara: Adaptarme a la plataforma y a la metodología de trabajo. Había pasos que seguir a la hora de hacer cada cosa, y, si me equivocaba en uno, todo el trabajo se veía afectado. Eso me enseñó a ser mucho más atenta, cuidadosa y meticulosa, y a valorar mucho el trabajo de cada persona.

Karina: Todo, jaja. Primero, adaptar mis tiempos para poder atenderlo todo: mi casa, mis mascotas, mi bebé y lo que ahora era mi trabajo. Después, entender que cuando compartes textos o fotografías que encuentras por ahí en tus redes personales no pasa nada; pero cuando trabajas para una editorial como Genial, todo, absolutamente todo, tiene un dueño, y no puedes simplemente compartir sin respetar los derechos de quien se tomó el tiempo para capturar una imagen o escribir lo que piensa.

Miriam: Adaptarme a las reglas, a los derechos de autor y todos esos detalles que no se ven cuando estás del otro lado, como lector. Muchos pueden creer que escribir artículos es una cosa sencilla y, tal vez, para ciertas páginas lo sea; sin embargo, al entrar aquí me di cuenta de que había un proceso, más largo de lo que pensaba, para darle vida a cada texto de Genial. Muchas veces me fastidié y me frustré de hacer tantas correcciones pero entendí que solo de ese modo podría mejorar. Así que me propuse aprender lo más posible y absorber todas las críticas y observaciones para conseguir los objetivos.

Jimena: Cuando pensaba en ser dueña de mi tiempo, no tenía idea de la gran responsabilidad y disciplina que eso conlleva, pero es un aprendizaje muy valioso cuando comienzas a dominarlo. Parecía sencillo escribir artículos de temas interesantes, pero me llevé una gran sorpresa cuando descubrí que es mucho más que eso.

Valeria R: Pensé que podría escribir un artículo en una hora y así podría hacer muchos en un solo día, sin embargo, al desarrollar las ideas cada vez teníamos que aumentar más fuentes de información, y las horas para escribir uno solo se multiplicaron. Hubo artículos que me tomaron hasta 2 días enteros para ser desarrollados, ya que estando dentro del tema en cuestión, me encanta investigar a fondo y exprimir la información lo más posible.

Martín: Antes de Genial, nunca había trabajado desde mi casa. Al principio me daba un poco de vértigo no estar en contacto con mis compañeros de trabajo. También me provocaba cierta presión la propuesta de ideas para los artículos, pero la familia de Genial me ayudó desde el primer momento. Gracias a ellos, me sentí cómodo desde el comienzo.

Cuál es el artículo del que estás más orgulloso y por qué

Tamara: Estoy muy orgullosa de todo lo que hemos hecho porque sé que cada cosa fue creada con muchísima dedicación y esfuerzo. Sin embargo, siempre le tendré un cariño especial al artículo “Nueve experimentadores que implantaron dispositivos electrónicos en su cuerpo”, porque fue, sino el primero, uno de los primeros artículos en los que trabajé. Para mí, fue el inicio de un sueño que se volvió realidad. Además, ver cuánto creció Genial desde ese momento hasta ahora me emociona mucho, y me llena de orgullo.

Karina: De todos me he sentido súper orgullosa porque cada uno de ellos lleva un pedacito de mí. Pero si tuviera que nombrar alguno en especial tengo dos. El primero es “19 Graciosas razones por las que un niño se ha puesto a llorar”. Fue uno de los primeros artículos que hice y el primero en ser aceptado de una forma considerable por nuestros lectores. Me hizo conectar por primera vez con muchas personas que nos leen. El segundo, “10 Realidades complicadas que me mostró la maternidad y cómo las he afrontado”, fue difícil para mí porque realmente reflejé en él todo lo que sentía y quise mostrar que, aunque todos esos sentimientos que ahí escribo son reales, también lo es el amor por mi hijo.

Leticia: Uno que me llevó mucho tiempo, porque no encontraba las imágenes correctas. Al final, se hicieron ilustraciones y quedó perfecto. Hablaba sobre las 7 etapas del apetito. Otro, más reciente, fue el de un ilustrador argentino que hace cómics con el mate como protagonista. Me encantó dar a conocer nuestra bebida nacional, y mi favorita, obvio.

Miriam: Todos los artículos que he hecho tienen algo de especial porque en todos ellos he invertido mi tiempo y me he esforzado por hacer lo mejor posible. Sin embargo, hay dos que siempre serán mis favoritos. Uno, “De pequeño no hablaba debido a su autismo, pero hoy sabe más de 9 idiomas y hasta compone canciones”, porque quise que la gente viera cómo iba creciendo el niño, al mismo tiempo que conocían su historia, así que me empeñé en buscar las mejores fotos y ordenarlas desde bebé, hasta la actualidad. Aunque nunca hablé con Rafa, sentí una conexión muy linda con él y con su mamá. Por otro lado este, titulado “A ti, que me cuidas desde el cielo, siempre te amaré, papá” (carta de una autora de Genial dedicada a su padre), porque escribirlo fue algo muy doloroso e impactante pero, a la vez, era algo necesario. Fue como una despedida escrita y, prácticamente, me desnudé en letras y abrí mi corazón con los lectores. Pensé que no lo lograría, porque no podía dejar de llorar mientras tecleaba y la mente se me llenaba de recuerdos. Al final, pude compartir lo importante que fue, es y siempre será papá en mi corazón y en mi vida.

Valeria: Un artículo titulado “Perdió 90 kilos con dieta y ejercicio y ahora se dedica a ayudar a otros a lograr lo mismo”. La mujer de esta historia pudo responderme algunas preguntas y logré incluir información exclusiva, disfruté escribirlo y resultó en un artículo emotivo e inspirador para los lectores y en un orgullo para la protagonista de la historia al ver que podía motivar a otras personas.

Nancy: Tengo una amiga que hace dibujos que reflejan la realidad de las mamás y decidí proponer un artículo sobre su trabajo. Todo lo que ella hace me parece maravilloso y hacer ese artículo fue como un homenaje a su labor. El artículo se llamaba “20 Ilustraciones de una mamá que describen cómo es el lado B de tener hijos”.

Jimena: Uno titulado “20 Usuarios demostraron con fotos que la moda en la adolescencia es cosa seria”. Me gusta porque la investigación me llevó a mi propia adolescencia en la que quería pertenecer a todas las corrientes de contracultura al mismo tiempo y terminaba con el guardarropa entero encima. Ahora veo fotos de entonces y definitivamente no era lo que tenía en mente. Eso me resulta muy gracioso.

Carolina: Son varios, pero hay uno sobre unos estudiantes en España que les enseñan a realizar oficios que normalmente hacen las mujeres y el colegio lo aplicó porque cree que las tareas en casa son de dos y no de una sola persona.

Valeria R: Me enorgullecen varios, ya que tuvieron muy buena aceptación, algunos de los que más disfruté desarrollar son los de los consejos de liderazgo, ahorro, etc... Pero entre mis favoritos están: uno titulado “12 Hábitos positivos que tienen las personas más exitosas del mundo”; uno sobre “La niña detrás de ’Alicia en el país de las maravillas’”, otro sobre “La leyenda maya del ave mágica” y uno llamado “Lo que dicen tus orejas de ti”.

Martín: De mi autoría, mi artículo favorito es “Los 15 cameos de Stan Lee más divertidos en películas de Marvel”. Me divertí muchísimo escribiéndolo. En aquel entonces, Stan Lee seguía vivo; lamentablemente, falleció unos meses después, lo que le dio a mi artículo un color nostálgico (al menos para mí) que no planeé originalmente. Ahora me gusta pensarlo como una especie de homenaje.

¿Cómo es tu día de trabajo?

Karina: Comienzo trabajando de 5:00 a 7:00 de la mañana y lo pauso un poco para llevar a mi pequeño a la escuela; después regreso y trabajo de 10:00 a. m. a 1:45 p. m. De ahí, vuelvo al trabajo a las 9:00 p. m. y termino a las 10:30 de la noche. Todo ese tiempo se ocupa en crear ideas, investigar fuentes confiables, escribir artículos, buscar imágenes o sacar unas propias, si es necesario, y realizar las correcciones pertinentes.

Miriam: Es una locura. Trabajar desde casa tiene muchas ventajas, sí, pero también llega a convertirse en adicción y a veces trabajo todo el día, hasta que mis ojos dejan de aguantar. En mi caso, es complicado estudiar una ingeniería, trabajar y vivir con mi pareja al mismo tiempo. ¡Quisiera que el día tuviera más horas! Entonces, tengo que organizarme a la perfección. En la escuela tengo horarios distintos: o salgo a las 11 o salgo a la 1. A partir de ahí, la casa retumba con la música a todo volumen y yo me pongo a trabajar cual hormiguita durante 8 u 11 horas. Además, siempre reviso la página del trabajo desde el celular porque cualquier adelanto que pueda hacer por la mañana vale oro.

Valeria: Si mi madre viviera conmigo, ella juraría que no trabajo. No suelo levantarme muy temprano y en las mañanas realizo todo tipo de actividades (ir al gimnasio, al supermercado, cocinar, etc.). Es durante las tardes y parte de la noche que tomo mi laptop y comienzo a trabajar, intento nunca hacerlo en mi cama, es como un autosabotaje, más temprano que tarde, caeré dormida.

Nancy: Despierto a las 6:15, me meto a bañar, arreglo a mi hija para la escuela y la voy a dejar. Regreso y me dedico a trabajar en mis artículos. Frecuentemente, monitoreo cómo van mis artículos publicados y si no tengo ninguno por hacer y no veo que haya alguna idea libre, me dedico a buscar alguna idea para proponer y trabajarla. Por la tarde, paso por mi hija, le doy de comer, veo sus tareas y si le toca alguna clase por la tarde, la llevo. Generalmente, por la noche me vuelvo a conectar para continuar trabajando.

Jimena: Todas las mañanas salgo a pasear con Lola, mi compañera canina y alma gemela; desayuno y me gusta escuchar música mientras escribo por unas horas. Después tomo un descanso para trabajar en mi fotografía, dibujar o tocar el cajón. Vuelvo por las tardes para cerrar mi día realizando correcciones o resolviendo pendientes. El trabajo en casa puede ser solitario, así que de vez en cuando salgo a algún café para despejar mi mente y leer un poco. También es importante reinventar la rutina cada tanto para mantener el ánimo arriba.

Martín: Soy una persona nocturna, así que despertarme (relativamente) temprano es todo un desafío para mí. Me gusta terminar las cosas en cuanto las empiezo, pero a la vez es normal que trabaje en distintos momentos del día, intercalado con otras de mis actividades cotidianas.

¿Qué conclusiones sobre la profesión hiciste después de trabajar aquí todo este tiempo?

Karina: No es tan sencillo como pudiera parecer. Se debe ser muy minucioso respecto a la búsqueda de fuentes confiables y el respeto a los derechos de autor, además del uso de las palabras que deben unificarse para ser comprendidas por todas las zonas de habla hispana.

Leticia: Escribir no es solo cuestión de talento. Se requiere esfuerzo, capacitación y persistencia. Por eso, mi frase motivadora es “Un escritor profesional es aquel amateur que nunca se dio por vencido”, de Richard Bach.

Miriam: Ser autor no es cosa sencilla. Todo el tiempo tengo que considerar lo que podría gustarles a los seguidores y olvidar un poco mis gustos o preferencias. A veces, puedes escribir algo que te parece magnífico, e incluso recibir el reconocimiento por tu trabajo de manera interna, pero a los seguidores simplemente no les gusta. Ahí es donde viene lo difícil y lo frustrante, sin embargo, hay que aprender a no tomarse las cosas personalmente y a entender a los lectores para intentar hacerlo mejor.

Nancy: Que este es mi sueño hecho realidad. Desde hace casi 20 años me dedico a escribir y es mi pasión. Pero Genial no solo es una manera de seguir en ese camino, sino de poder congeniar con mi otra vocación, que es la de ser madre.

Carolina: Me encanta porque uno tiene entregas y metas medibles. Hay muchos trabajos donde solo estás sentado haciendo de manera repetitiva algo y nada cambia. Nadie te evalúa o presiona. En cambio, acá debes cumplir bien con todo y cuando sabes que un artículo fue leído por millones de personas, tienes la responsabilidad de seguir en la racha y hacerlo mejor.

Valeria R: Que es una de las más interesantes, ¡no terminas de aprender jamás! Son tantas las fuentes de investigación, los temas y las curiosidades que existen en este mundo tan grande, que en esta profesión te haces adicto al conocimiento.

Martín: Me gusta escribir desde que tengo 16 años. Empezar a trabajar en un ambiente donde hay que escribir constantemente fue una grata sorpresa para mi vida. Me ayudó muchísimo a “soltar” la escritura y a ser más claro y conciso. Es importante aprender cosas nuevas en cualquier cosa que uno haga, ¡y vaya que este trabajo me enseña!

¿Qué clase de estereotipo sobre nuestros autores has visto en los comentarios de nuestros lectores?

Tamara: No muchos... Sí he leído que, por alguna razón, ciertas personas piensan que quienes escriben los artículos son hombres (lo cual no es cierto, porque el grupo es muy variado), o que defendemos una sola postura en ciertos temas, cuando no es así.

Karina: En realidad, creo que los autores somos invisibles, jaja, pero a veces dicen que somos mentirosos, tendenciosos, que escribimos información distorsionada. Genial lo hacemos muchos y estoy segura de que todos dedicamos tiempo a confirmar cada cosa que escribimos.

Miriam: Normalmente, cuando se trata de artículos que hablan sobre estudios, me encuentro con cosas como “seguro este artículo lo escribió una mujer controladora”, “Genial, estás escribiendo puras tonterías” “Escriben sobre un estudio, ¿y respaldado por quién?”. ¡Caray! Pues si les dieran clic a los enlaces de referencia encontrarían el estudio original y todas las referencias. Es molesto, porque ni siquiera han leído, pero ya están listos para lanzar sus comentarios. La información que investigamos siempre es de fuentes confiables y todos los enlaces están dentro de los artículos... nosotros no inventamos nada.

Valeria: Que somos nerds trabajando desde una habitación en calzoncillos. No lo somos. ¿O sí?

Jimena: Están las personas que escriben para agradecer las notas. Esos son mis favoritos. Puedes dar un “me gusta” o solamente compartir para mostrar que algo te interesa, pero hay quienes se toman el tiempo para darte las gracias por haber alegrado su día.

Valeria R: Jajajaja, esto es muy gracioso de leer, mucha gente ve un artículo de salud y sin siquiera abrirlo, ya está imaginando que lo escribió un personaje obeso, calvo, comiendo donas desde el sótano de sus padres, donde tienen una existencia solitaria.

Martín: A partir de ciertos comentarios, a veces me queda la idea de que, para algunos lectores, somos superhumanos capaces de producir doscientos artículos por día. En realidad, somos una familia amplia (¡y en crecimiento!) de personas que se reparten diferentes tareas.

¿Qué comentarios te molestaron desde tu perspectiva de autor? ¿Desarrollaste inmunidad a la crítica no constructiva?

Tamara: Por suerte, son la minoría, pero los comentarios hirientes e insultantes donde se nos juzga sin conocernos. Es difícil porque uno es un ser humano, y hay palabras que duelen. Pero estar detrás de una pantalla hace que la gente no nos conozca del todo, y, en esos casos, es fácil suponer cosas que no son verdad. Con respecto a las críticas, he aprendido a mantener la mente muy abierta. Es importante comprender que cada persona tiene su propia opinión y manera de ver las cosas, y eso no significa que deba ser tratada de forma irrespetuosa. Si la crítica no tiene nada positivo que aportar, simplemente la leo y continúo.

Leticia: Me molesta cuando comentan que no investigué bien el tema. Cuando la realidad es que se investiga a profundidad. Y sí, aprendí a hacer una diferencia entre la crítica constructiva y la que no lo es. Aunque, debo confesar que duele cuando utilizan lenguaje ofensivo para decir algo que no hace ninguna falta.

Miriam: La verdad, no recuerdo los comentarios negativos. Claro que han existido... pero intento no detenerme en eso y enfocarme en lo positivo o lo que considero útil para mejorar. Todos somos distintos y tenemos opiniones... yo respeto eso. Lo que sí me parece de mal gusto es que algunos lectores no respeten a los que trabajamos en esto e, incluso, que agredan a otras personas por compartir su sentir o su perspectiva. Hay que tener libertad de expresión, sí, pero sin ofender a otros. Es innecesario.

Valeria: Cuando el artículo sobre la mujer que perdió bastante peso se publicó en Facebook con una foto del “antes y después”, hubo comentarios asegurando que las imágenes eran falsas y que no se trataba de la misma persona. Yo sabía que eran reales, así que fue frustrante leer eso, después leí otros comentarios mucho más positivos y sentí que mi esfuerzo sí había valido la pena.

Carolina: Los cuestionamientos. Uno, cuando escribe, utiliza fuentes que respaldan lo que dice, pero hay gente que dice que no es así y tiene que ser como ellos piensan. Si no les gusta lo que leen, te lanzan a la guillotina. Como que llegan solo al desarrollo del contenido para ver qué está mal y criticar en redes sociales.

Valeria R: Al principio, me molestaba que algunas personas asumieran que los artículos eran hechos desde la ignorancia, que los autores nos sacamos la información de la manga. No se imaginan toda la investigación y el trabajo que hay detrás. Pero ya después no me lo tomé personal, cuando estás segura de que le pusiste el 100 % a tu trabajo, entonces puedes estar orgullosa, siempre habrá quien critique negativamente, pero también habrá mucha aceptación y gente que te agradecerá la información compartida. Y con eso basta.

Martín: En general, no he leído comentarios negativos. Tengo que decir que la gente que comenta nuestros artículos suele tener una gran actitud, ¡y siempre les estoy agradecido por eso! No voy a mentir: si me encontrara con un comentario destructivo, no estaría particularmente feliz, pero intento no hacerles caso y concentrarme en los lectores positivos, que son la gran mayoría.

¿Puedes recordar un comentario que aún guardes en tu corazón?

Tamara: He leído muchísimos comentarios hermosos, y atesoro todas esas palabras, pero hay uno en particular que me marcó mucho. Una mujer dejó un comentario en un artículo sobre una historia de superación personal. Ella había tenido una vida muy dura, llena de episodios trágicos y violencia, y a pesar de que ya se encontraba mejor, seguía luchando contra una enfermedad. Dijo que leer los artículos de Genial le permitía distraerse de su realidad y tener un momento de paz, y agradecía eso. Fue entonces cuando comprendí el impacto que tiene lo que uno publica en las redes, y lo mucho que podemos hacer por alguien tan solo escribiendo algunas palabras. Eso me hizo darme cuenta de que vale la pena inspirar esperanza y transmitir mensajes positivos, porque hay gente allá afuera que necesita leer que no está sola, que hay formas de salir adelante, y cuando uno lo hace y ayuda a la otra persona, es la mejor sensación de la vida.

Karina: Uno en especial, no. Pero se siente súper bonito cuando las personas agradecen por brindarles información sobre ciertos temas, que defiendan tus ideas y al mismo tiempo se identifiquen con ellas. Significa que se cumple el objetivo de hacerles ver que estamos del mismo lado.

Leticia: Guardo en el corazón los comentarios de los lectores que dicen que el artículo les sirvió o los hizo emocionar, reír o pensar.

Miriam: Definitivamente hay varios... pero recuerdo que en el artículo de la carta para mi papá recibí algunas palabras que me llenaron el corazón. Porque es ahí donde piensas “De acuerdo, mi esfuerzo valió la pena... pude transmitir lo que quería y muchos se sienten identificados conmigo”. Además, ver mi carta en otros idiomas y leer los comentarios fue como “¡Wooow! ¡Mira eso, lo leyeron en Francia y piensan que es lindo!”, es una sensación increíble. Otra de mis partes favoritas es cuando contacto a las personas y escribo una historia sobre ellas. Cuando leen el resultado y agradecen por el artículo es cuando más feliz me siento.

Valeria: No alguno en particular, pero siempre disfruto ver cuando comparten nuestro trabajo con sus amigos diciendo “tienes que ver esto, te va a gustar”.

Nancy: Me encantan los comentarios donde la gente se identifica con lo que recién leyeron. Por ejemplo, donde los papás o mamás se ven reflejados en el artículo, como cuando encuentran a alguien que los comprende y vive lo mismo que ellos. Me siento muy halagada cuando agradecen haberlo leído.

Carolina: He leído varios. Pero hubo una galería de fotos de cómo cambiaron los usuarios en la última década y una chica que apareció en la lista nos dio las gracias por haberla incluido. El valor de su foto es que en la primera imagen salía con su hijo recién nacido y en la foto actual aparecían juntos y el chico ya tenía unos 10 años. Era muy tierno.

Martín: Mi primer artículo fue “Estar sentado mucho tiempo al día es peor de lo que pensabas. ¿Cómo evitarlo?”. Todavía recuerdo que, una vez publicado, lo abrí para verlo. Tenía un único comentario, decía algo así como “Esta información es realmente útil”. Es algo menor, pero me trajo mucha satisfacción ver que todas mis horas buscando información confiable y escribiendo fueron de utilidad para alguien.

¿Qué piensan las personas que te rodean sobre tu trabajo?

Tamara: No muchos saben de lo que trabajo, solo las personas más cercanas a mí, y ellas están muy felices y agradecidas. Este trabajo no solo cambió mi vida, sino la de toda mi familia. Lo gracioso se da con mis familiares más mayores, quienes aún no terminan de comprender de qué se trata mi trabajo porque ellos trabajaron toda su vida en oficinas y lugares físicos, y verme haciéndolo desde casa los confunde, pero se sienten muy felices de que me hayan dado la oportunidad de trabajar en lo que me gusta y en un ambiente tan agradable, rodeada de grandes personas. Mis mejores amigos enloquecieron cuando comencé a trabajar, porque todos somos seguidores fieles de la página desde hace años, así que se pusieron muy contentos. Si antes leían casi todos los artículos, ¡ahora no se pierden ninguno!

Karina: Creo que muchas de las personas cercanas a mí piensan que no es realmente un trabajo, porque lo hago en casa y no existe un horario definido. Pero es justo lo que yo amo de estar en Genial, el grado de independencia que nos dan. Solo quienes me preguntan de qué se trata esto realmente, terminan entendiendo lo genial que es.

Leticia: Mi familia ya era fanática de Genial, así que están muy orgullosos de que trabaje aquí. Lo que más celebran es que esté haciendo lo que amo: escribir.

Miriam: Muchas veces, veo que mis amigos entran a su Facebook y están viendo algún video en la página de Genial o están muy entretenidos leyendo algún artículo. Ahí es cuando me da mucho orgullo decir “yo trabajo en esa empresa”. Mi familia y amigos están felices de que pueda hacer lo que más me gusta.

Valeria: Que es fácil y que soy muy afortunada de poder trabajar desde cualquier lugar del mundo y sin horario fijo. Excepto por lo de “fácil”, tienen razón.

Nancy: Que les encantaría tenerlo, jaja, que es una gran ventaja haberlo encontrado y que debe ser muy gratificante. Cuando le digo a la gente dónde trabajo no lo pueden creer, pues la mayoría seguía a Genial incluso antes de que yo comenzara a trabajar aquí. De hecho, en una ocasión, me reuní con otras mamás y una amiga mía les dijo dónde yo trabajaba. Todas estaban muy interesadas.

Jimena: Algunas personas siguen enviándome ofertas de trabajo porque piensan que estoy en casa porque no tengo un empleo, pero las más cercanas saben que esta forma de trabajar es lo que había estado buscando desde hace tiempo y les da gusto que por fin lo tengo.

Carolina: Les gusta y les llama la atención. Es una responsabilidad ser independiente en tu profesión porque debes ser más ordenado, pero les encanta el hecho de que no debo usar transporte para ir a otro lugar o aguantar el día a día de las típicas empresas.

Valeria R: ¡Ufff! ¡Hay tema! Al ser un trabajo por Internet, mucha gente (no tan cercana) no lo entiende, piensa mal o se imagina cosas. Yo les pregunto si creen que lo que leen en su móvil se escribe solo... Pero a mi gente, la cercana, ¡le encanta! Muchos aprecian lo que leen.

Martín: Mis amigos me hacen bromas todo el tiempo. Para ellos soy “el que trabaja desde su casa haciendo artículos y videos de Internet”, así que suelen envidiarme y decir que en realidad no trabajo. Sí, ¡hacen las dos al mismo tiempo! Las bromas tienden aún más a la envidia cuando les cuento todas las cosas increíbles que pasan y que hacemos en este trabajo.

¿Qué te gustaría preguntarles o pedirles a nuestros lectores?

Tamara: Principalmente, quiero agradecerles por el apoyo que nos dan cada día, por sus comentarios tan hermosos y cargados de amor, por seguirnos en todas nuestras locuras y también en nuestros artículos más serios. Es por ustedes que hacemos lo que hacemos, son parte de nuestra familia, y eso nos hace inmensamente felices. Y bueno, pedirles que sigan brindándonos su apoyo. Juntos seguiremos creciendo, y estoy más que segura de que llegaremos lejos. ¡Son los mejores!

Karina: Me gustaría saber por qué les gusta leernos y también por qué no les gusta. También me gustaría pedirles que siempre nos den su opinión sea buena o mala, y la razón de esa opinión. Siempre es muy interesante leerlos.

Leticia: Me gustaría pedirles que sigan disfrutando de nuestro trabajo, pues lo hacemos con mucho cariño y respeto.

Miriam: No sean agresivos. Nos encanta que compartan su opinión pero, ¿de verdad es necesario agredir? Creo que si sus críticas fueran constructivas, podrían ayudarnos a mejorar y podríamos ofrecerles lo que quieren. Abran los links y lean, sean curiosos, pregunten sus dudas. Detrás de cada artículo hay un montón de personas que trabajaron en él... así que si te gustó, cuéntanos lo que piensas, lo que modificarías, de qué temas hablarías... ¡Toma el riesgo! Y si no te gustó, también puedes decirlo, pero respeta la opinión y el trabajo de los demás, haz críticas constructivas y propón cosas nuevas.

Valeria: Me gustaría que, si les gusta un artículo, ya sea por entretenido o porque tiene información útil, no tengan miedo de compartirlo y dejarnos comentarios, ese es el alimento de nuestras almas.

Nancy: Me gustaría preguntarles sobre qué les gustaría leer más, cuáles son los temas que más les gustan y cuáles son los que menos les interesan. Y no les pediría nada, les agradezco que compartan esta pasión con los que formamos parte de Genial.

Jimena: Me gustaría mucho saber cómo imaginan el perfil de los autores y hasta qué punto nuestros artículos han intervenido en sus vidas. Les pediría que lean mucho, que siempre compartan su opinión sabiendo que ninguno de nosotros está buscando molestarles de ninguna manera.

Valeria R: Me gustaría preguntarles que tal está su día, decirles que espero que nuestros artículos y videos les hagan la semana, les levanten el ánimo, les sirvan de inspiración, le sean muy útiles, y que sepan que los autores valoramos que nos lean.

Martín: Así como les estoy contando sobre mí, me encantaría saber más sobre mis lectores. Quisiera saber quiénes son, dónde viven y, sobre todo, qué les apasiona, qué les gustaría leer y aprender :)

¿Te gustaría preguntarles o decirles algo a nuestros autores? ¿Nos imaginabas así o creías que éramos diferentes? Leeremos todos y cada uno de los comentarios de este artículo.