Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Su madre biológica lo abandonó en un basurero, ahora es un inventor millonario que ayuda a otros

El pasado no define la vida de las personas y son estas quienes construyen su propio destino. Ese ejemplo es el que entrega Freddie Figgers, que luego de ser abandonado en un basurero a dos días de haber nacido, trabajó y aprendió lo necesario para construir su propia empresa. Esta ha ayudado a muchas personas y ya se valora en varios millones de dólares.

Genial.guru conoció más sobre este joven y cómo se esforzó por alcanzar cada uno de sus sueños, sin importar la historia que tiene por detrás.

A dos días de haber nacido, Freddie fue abandonado en un basurero

Apenas era el segundo día de nacimiento de Freddie Figgers cuando su madre biológica tomó la decisión de abandonarlo en un basurero en la ciudad de Quincy, Florida, en Estados Unidos. Una persona que caminaba por el lugar se encontró con el bebé y llamó a la policía. El bebé tuvo que ser trasladado al hospital y luego ingresó a un hogar de acogida. Ahí entraron Nathan y Betty Figgers, vecinos de la comunidad que solían acoger niños.

Su vida cambió cuando fue adoptado por la familia Figgers

Freddie comenzó a escribir su nueva historia desde el momento en que la familia Figgers lo adoptó. Sin embargo, su pasado parecía ser la broma ideal para ciertos compañeros del curso escolar, quienes comenzaron a decirle: “bebé basurero”. “Mis padres me dijeron la verdad sobre lo que sucedió a medida que crecía. Pensé mucho en eso cuando era niño, y debo decir que fue vergonzoso cuando era más joven”, comentó Freddie para un diario.

La tecnología tocó a su puerta y cambió su vida

A pesar de eso, el chico no decayó. Un día, el padre adoptivo de Freddie, Nathan, fue a una tienda de segunda mano y pagó 25 dólares por una computadora rota Macintosh de 1989, que se convirtió en el primer equipo tecnológico que Freddie tuvo en sus manos. El aparato no funcionaba muy bien, pero con el tiempo, Freddie aprendió a repararlo y, cuando tenía 13 años, ya le habían ofrecido su primer empleo como técnico en informática.

A los 13 años encontró un empleo y, a los 16, ya tenía su primer negocio

El chico no tenía límites y, con 16 años, tuvo su primer negocio de reparación de computadoras y almacenamiento de datos en servidores. El joven se dio cuenta de todo su potencial y la rapidez con que aprendía, por lo que decidió no ir a la universidad. Claro, la demanda era enorme: 150 clientes solicitaban sus servicios.

Su primer invento fue un dispositivo rastreador de GPS con comunicación para ayudar a su padre adoptivo, diagnosticado con alzhéimer

Entonces, llegó su primer gran desafío. Freddie vio como el alzhéimer comenzaba a afectar a su padre Nathan y pensó en una solución para él. Creó un dispositivo rastreador de GPS con comunicación bidireccional que era instalado en los zapatos. La idea era que, cuando Freddie llamara a casa, Nathan no se moviera a buscar el teléfono. El hombre solo debía inclinarse hacia el zapato para hablar y así rastrear su ubicación.

Rastreador de GPS

Nathan, el padre de Freddie, fue una gran inspiración

El señor Figgers falleció en 2014 y fue uno de los momentos más difíciles para Freddie, pues como relató, fueron sus padres adoptivos quienes lo inspiraron, motivaron y enseñaron que las circunstancias del pasado no definían quién es.

La idea del rastreador fue comprada por una empresa por 2 millones de dólares

Poco antes de la muerte de Nathan, el invento del calzado con GPS fue comprado por una compañía de Kansas, Estados Unidos, por 2 millones de dólares. Con ese dinero, Freddie pudo financiar su empresa de telecomunicaciones Figgers Communications, que hoy se valora en 62 millones de dólares.

Eso convirtió al joven en el único perteneciente a una minoría en Estados Unidos que tiene su propia compañía, la cual, además, se hizo más conocida por implementar un software anti-mensajes de texto para cuando una persona está manejando un auto.

Hoy tiene su propia fundación y está enfocado en su familia

Años más tarde, Freddie supo quién era su madre biológica, pero no se interesó en conocerla. Más bien, el chico se mantuvo enfocado en sus prioridades y así creó su propia fundación, enfocada en apoyar y dar asistencia a escolares y profesores. Además, se mantiene ocupado en la crianza de su primera hija, Rose.

¿Qué otra historia parecida a la de Freddie conoces? ¡Comparte tus comentarios abajo!

Imagen de portada FreddieFiggers1 / Facebook