Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Una perrita tiene que usar lentes porque padece una enfermedad que la hace sensible a la luz solar

1--5
457

Si alguna vez vieras a un perro con gafas, podrías llegar a pensar que se trata de un juego o una cosa que su dueño le ha puesto por moda. Incluso puedes creer que es algo ridículo y exagerado, pero, en algunas ocasiones, este accesorio es necesario para la protección de la mascota. Tal es el caso de Zoey, una perrita que padece un síndrome que le causa ceguera y la vuelve sensible a la luz solar. Fue entregada a un refugio de animales, y ahora está buscado un hogar donde la reciban amorosamente.

Genial.guru investigó más sobre esta historia para compartirla contigo. Zoey lucha cada día por tener momentos de alegría y ser como cualquier otro perro, demostrando que no importan las adversidades, sino la intención de vivir al máximo.

Se quedó sin hogar cuando su dueño enfermó

Su nombre original era “Gigi”, y tenía un hogar y una familia que la llenaba de amor, pero todo cambió cuando su dueño fue diagnosticado con una enfermedad terminal y tuvo que quedarse de forma permanente en el hospital. Por esa razón, las personas decidieron que lo mejor sería llevarla a un refugio de animales donde pudieran atenderla y tratar su condición, porque realmente necesitaba recibir un tratamiento, y este era muy costoso. Las condiciones en las que la entregaron no eran las mejores, pero el refugio Saving Huey Foundation la recibió con los brazos abiertos y decidió llamarla “Zoey” para darle un nuevo comienzo y una nueva vida.

Su condición es complicada

Tiene 5 años, y padece del síndrome uveodermatológico, también conocido como VKH, una condición que ataca a los ojos y también puede estar acompañada por alteraciones dermatológicas y auditivas. Además, sufre de adenitis sebácea. A causa de estas condiciones, ella desarrolló ceguera y sensibilidad a la luz solar. Por ello, no puede salir a pasear a cualquier hora del día, y tiene que tomar dos medicamentos como parte de su tratamiento.

Nada la detiene, y sus ganas de vivir son más fuertes que su enfermedad

Aunque no debería pasar mucho tiempo afuera, pasear es una de las actividades favoritas de Zoey. Para proteger el pigmento alrededor de sus ojos, las personas del refugio optaron por ponerle Doggles, unas gafas diseñadas para canes que la mantienen más segura cuando está al aire libre y expuesta al Sol. Además, la perrita debe tomar otras medidas cuando sale, incluyendo bálsamo para la nariz y protector solar. Su condición no la detiene, pues le encanta salir en las noches para sentirse libre y jugar con sus compañeros perrunos.

La fundación está dispuesta a donar su tratamiento a la familia que la adopte

Debido a que sus medicamentos son costosos y la fundación es consciente del esfuerzo que implica cuidarla, esta ofrece un donativo de por vida para cubrir sus medicinas y sus citas con el dermatólogo. La familia que la reciba solo tendrá que dedicarle tiempo y comprometerse realmente a brindarle los cuidados especiales que requiere. Cada semana, ella debe recibir baños medicados, y, dos veces al mes, tiene que tomar un baño con champú de aceite de bebé. El refugio también acepta y agradece las donaciones de personas externas a la fundación, las cuales pueden realizarse a través de su página de Facebook.

¿Qué opinas de esta historia? ¿Conoces a algún perro con una condición similar? Cuéntanos en la sección de comentarios.

1--5
457
Compartir este artículo