Genial
Genial

9 Posiciones para dar a luz que no son muy populares, pero se usan desde hace muchos años

Para una mujer embarazada, dar a luz no solo es el momento en que finalmente conocerá a su bebito, sino también un período de muchas horas bastante agotador. Por lo general, los partos suelen hacerse con la futura mamá acostada. Sin embargo, también existen otras maneras de hacerlo que no solemos escuchar, pero que deberían ser una opción más para el gusto y comodidad de la parturienta.

Cada una debe poder elegir la manera en que traerá a su hijo al mundo, por eso en Genial.guru investigamos y encontramos otras posiciones para parir a las que deberías echarles un ojo si estás en la dulce espera.

Este material es meramente informativo, y cualquier plan de parto debe ser consultado con tu médico particular o partera certificada.

1. De pie

Dar a luz de pie tiene el beneficio de que la gravedad ayuda bastante, pues permite que la pelvis se abra más fácilmente y el bebé baje al canal de parto. Además, las contracciones uterinas son más eficaces y hay mejor oxigenación fetal. La clave es apoyarse en una pared o contar con la ayuda de alguien, ya que es difícil mantenerse parada mientras realizas la labor.

Lo negativo es que es difícil mantener la postura durante todo el parto y se pueden originar hemorragias.

2. De cuclillas

Parir en cuclillas es una técnica centenaria de la cual se ha perdido la costumbre, pero no sus beneficios. Esta posición ayuda a aumentar el diámetro pélvico y también cuenta con el gran aliado de la gravedad. Al inclinar el útero y la pelvis hacia adelante, el bebé se coloca en la alineación adecuada para el parto. Además, fortalece la intensidad de las contracciones y alivia la presión de la espalda.

También reduce la necesidad de utilizar fórceps, ventosas o que se tenga que realizar una episiotomía.

3. De rodillas

Parir de rodillas también es una opción y es bastante buena para reducir el dolor de espalda, ya que ayuda a estimular el movimiento del bebé. Generalmente hay que arrodillarse mientras se inclina hacia adelante para abrir la pelvis con la ayuda de una pelota de parto o una pila de almohadas como apoyo.

4. En sillas de parto

La silla de parto es uno de los métodos más antiguos, pues su uso aparece incluso en los pasajes bíblicos. Su utilización es muy sencilla e incluso puede ser la opción más cómoda: la mujer debe sentarse en ella, la cual tiene el asiento en forma de herradura, y realizar el trabajo de parto de manera erguida, con ayuda de la gravedad. Esto promueve el movimiento del bebé hacia abajo.

5. A gatas

Esta posición es llamada cuadrupedia y consiste básicamente en ponerse sobre las cuatro extremidades, con las rodillas y palmas de la mano apoyadas en una superficie. Esta pose ayuda a separar el feto de la parte posterior de la madre y, por lo tanto, alivia el dolor en la zona lumbar y sacra. El único inconveniente es que no permite escuchar el latido cardíaco fetal y es incompatible con la epidural.

6. Acostada de lado

La principal función de esta posición es descansar durante el parto entre contracción y contracción, pero sin dejar de trabajar, ya que ayuda a que el bebé se ponga en la posición para salir. Además, le lleva oxígeno al bebé más fácilmente y ayuda a relajar el cuerpo durante las contracciones. La única contra es que dificulta evaluar los latidos del corazón fetal.

7. Sentada

Estar sentada y totalmente erguida ayuda a que la gravedad haga su trabajo: libera al bebé más fácilmente. También es más relajante, ya que al estar con la espalda apoyada puedes descansar y puede haber una buena monitorización fetal epidural. Se puede hacer en una silla normal o también en una pelota, cama o bañera.

8. En el agua

Parir en el agua es una práctica bastante reconocida. Estar sumergida ayuda a relajar el cuerpo y sentir menos molestias, e incluso evita la necesidad de aplicar una epidural. También favorece los cambios posturales de la mamá durante la labor y ayuda en las pujas.

Los únicos inconvenientes que se presentan son que la higiene no es la mejor, puesto que en el agua quedan residuos naturales del parto. Tampoco puede haber monitoreo del feto, y el bebé puede tragar agua, aunque nace con un reflejo de inmersión que no le permite ahogarse.

9. En barra de parto

Otra manera es con la ayuda de una barra de parto, que sirve para apoyarse mientras se puja en cuclillas. La barra se coloca en un extremo de la cama y con el otro lado erguido para poder descansar la espalda cuando no se está pujando.

Otra manera de usarla es poniéndote de lado y apoyando los pies en las partes verticales de la barra. Luego se ata una sábana en la parte superior y cada vez que hay que pujar, se tira de esta mientras la mamá empuja hacia abajo.

¿Cómo fueron los partos de tus hijos? ¿Qué técnicas utilizaste? ¿Cuál te hubiera gustado probar o probarías?

Genial/Mujer/9 Posiciones para dar a luz que no son muy populares, pero se usan desde hace muchos años
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos