Genial
Genial

13 Preguntas que te ayudarán a entender cuán fuerte y sólida es tu relación sentimental

Uno puede fingir que ha tenido suerte con su pareja y ocultar al mundo una relación agotadora gracias a las fotos brillantes publicadas en las redes sociales. Incluso puede creer que todo debería ser así. Pero las relaciones que no son saludables privan a las personas de su energía vital; las personas que las viven experimentan ansiedad y fatiga, y sienten impotencia día tras día. ¿Cómo entender si es necesario cambiar algo? Para esto te ayudará hacer las preguntas correctas y responder honestamente.

Genial.guru te trae hoy varias preguntas que te ayudarán a definir y resolver esos problemas, o bien entender y darte cuenta de la suerte que tienes con tu pareja.

¿Pueden conversar con calma sobre los planes futuros?

Si no pueden planificar el futuro juntos porque intentarlo solo provoca la imposibilidad de hablarlo tranquilamente y enseguida empiezan a discutir, su relación carece de confianza mutua y, muy probablemente, el futuro de la misma está en duda. Es solo cuestión de tiempo que se acabe.

En una relación sana, cada miembro de la pareja mira al futuro sin miedo, con placer y emoción.

¿Siempre cumplen mutuamente sus promesas?

En una relación armoniosa, las personas se sienten seguras y confían en su pareja. ¿Y de qué tipo de confianza hablamos, si las promesas no se cumplen, si las misivas mutuas se olvidan tan pronto como cruzan el umbral de la casa y si no se puede confiar el uno en el otro?

En una relación es clave respetar los sentimientos y deseos de tu pareja y no andarse por las ramas con vanas promesas.

¿Qué opinas sobre el control total?

En una buena relación, las personas no tienen el deseo maniático de controlar e imponer sus opiniones en toda ocasión. Este comportamiento podría confundirse con el cuidado al otro, pero en este caso, el verdadero motivo no es otro que el deseo de controlar toda la vida de la pareja.

En una relación sana, cada uno tiene su propio espacio personal y sus pasatiempos. Porque eso es precisamente lo que hace que sean felices el uno con el otro.

¿Sus rutinas coinciden?

¿Tienen diferentes hábitos y no pueden ponerse de acuerdo con la rutina diaria? ¿O simplemente no existe ese deseo de adaptarse el uno al otro? Basta con decir que este tipo de vida no es para nada armoniosa.

Las personas que se respetan encontrarán siempre un equilibrio para que ambas puedan sentirse cómodas.

¿Su vida es como una obra de teatro dramática?

¿Acaso la vida puede ser tranquila y agradable cuando cuesta recibir retroalimentación de tu pareja? Si tienes que adivinar y atormentarte con la pregunta "¿Qué es lo que ha pasado ahora?", observando un nuevo show en casa a diario. No se sabe qué acción provocará lágrimas demostrativas, un silencio sepulcral o una nueva demostración de la existencia de heridas del alma.

Este comportamiento es una cruel manipulación. Las personas que se aman y respetan entre sí, no recurren a trucos tan nocivos. En una relación sana, siempre se hablan las cosas.

¿Cómo se perciben los éxitos?

Cuando resulta difícil aceptar el éxito del otro en la pareja resulta obvio que en la relación existen rivalidades, celos, baja autoestima y deseo de controlar.

En una relación armoniosa, la gente se regocija sinceramente por los éxitos de cada uno, percibiendo las victorias de su compañero sentimental como un éxito común, incluso si estas son menores o no se logran con el primer intento.

Los planes conjuntos se desboronaron por asuntos urgentes. ¿Cómo será su noche?

Si la relación y los sentimientos de tu pareja no son tan importantes, puedes no avisar cuando estos se ven trastocados. En general, puedes incluso apagar el teléfono y con calma, sin remordimientos de conciencia, ocuparte de los asuntos urgentes.

Pero en una relación armoniosa, las personas tratan los asuntos de los demás con comprensión y no evitan hablar de eso si algo ha ido mal. No tienen miedo de encontrarse con una discusión fuerte o reproches. Después de todo, los planes conjuntos siempre se pueden posponer para cuando tengan tiempo libre.

¿Qué hacen justo después de una discusión?

Si, incluso durante una discusión, no dejas de pensar en los sentimientos de tu pareja, entonces tu relación puede ser envidiada: goza de buena salud.

Nadie es inmune al desacuerdo, pero en una relación sana, cada uno en la pareja intenta no pisotear al otro, no busca herir más dolorosamente y no incide para desprestigiar en los errores cometidos del pasado. Y después de una discusión no se deslizan hacia el terreno del chantaje o el castigo y no guardan silencio durante días. Las personas que se aman están interesadas en eliminar rápidamente los desacuerdos y comprender la posición del otro.

¿Te invaden los celos por cualquier cosa? ¿Y a tu pareja?

Sucede que los celos se convierten en una obsesión y tu pareja se convierte en un tirano que percibe a su ser querido como si fuera de su propiedad. Humilla con desconfianza, hace que su pareja tenga que estar constantemente justificándose y viva con el temor constante de provocar celos sinfín. Este tipo vida es como bajar a los infiernos.

Puedes estar celoso de sus amigos, parientes y pasatiempos. Organizar escándalos agotadores a diario y apelar a que el otro se sienta culpable. Pero resulta mucho más agradable y sano confiar en la persona amada.

Te quejas constantemente con tus amigos sobre tu pareja. Y, en general, todo está mal. ¿Es así?

Una señal segura de que vives una relación poco saludable se basa en que no puedes conversar con tu pareja, pero sí te desahogas con tus amistades. Continuamente te quejas de lo difícil que está siendo la relación, vagas por la vida deprimido, pero ni siquiera piensas en cambiar la situación.

Por supuesto, puedes convertirte en un quejica eternamente desafortunado y aburrir sin fin a los que te rodean con tus infinitas quejas sobre tu destino infeliz y tu vida rota. O bien, puedes intentar cambiar algo. Habla sinceramente con tu pareja, escúchala. ¿Qué tal si, en realidad, ambos tienen los mismos deseos y visión sobre cómo debe ser una vida feliz en pareja?

¿Y qué pasa si algo salió completamente mal?

Exhaustivas discusiones con reproches e insultos mutuos ante cualquier obstáculo encontrado en el camino: así es como suele ser habitual resolver los problemas en las relaciones poco saludables. Lo principal es hacerle saber al otro que solo tú tienes razón y que tu punto de vista es el más importante y que la esencia del problema no importa.

En una buena relación, ninguno de los dos trata de lastimar a la otra persona. Por regla general, las personas buscan las oportunidades para cambiar una situación y no se atormentan recreándose en las causas de su aparición. Y por eso, una pareja armoniosa afronta los problemas, a veces, incluso como si se tratasen de enigmas interesantes y desafiantes para ambos.

No eres lo suficientemente bueno, alguien tiene que mejorarte y hacerte cambiar. ¿Es eso así?

Las parejas maduras que se aman saben cómo aceptarse mutuamente. No comparan a su pareja con sus ideales efímeros, con fantasías no realizadas y amigos más exitosos. Y en las relaciones poco saludables, las personas constantemente quieren cambiarse el uno al otro y siempre son infelices. Pero... ¿cómo puedes ser feliz cuando no te gusta de tu pareja cómo piensa, hace las cosas, mira, habla y todo lo demás?

Si quieres ser feliz, empieza por ser más tolerante con aquellos que más amas.

¿Quién tiene la razón y quién tiene la culpa?

En vez de buscar la solución al problema y sacar conclusiones para el futuro, solo buscas culpables. Y encuentras: aquí está, al lado. El más cercano y, es decir, el más culpable. Así sucede en aquellas relaciones donde escasea la armonía. Uno no ve las causas del fracaso en su comportamiento, sino que culpa a quien tiene al lado. Y este, lo único que hace es aguantar el golpe y procurar no enfurecer más al otro. ¿De qué armonía podemos hablar en este tipo de relación?

En una relación sana, los personas que se aman conforman un solo equipo. Se preocupan el uno por el otro, actúan juntos y juntos asumen la responsabilidad de sus errores.

¿Cómo ser felices juntos?

Somos responsables de aquello que hacemos. La relación es responsabilidad de los dos. No tengas miedo de hablar honestamente con tu pareja y de escucharla con sinceridad. Solo de esta manera podrás entender si tu relación es armoniosa.

Recuerda que no puedes cambiar a la otra persona, pero sí puedes cambiarte a ti mismo. El otro cambiará al ser testigo de los cambios en ti. Es mucho más agradable cuando no solo tú tuviste suerte con tu pareja, sino también él contigo. Intenta estar atento a tus seres queridos, si, por supuesto, desean vivir felices ambos para siempre.

¿Crees que cualquier problema en la relación puede abrirse al diálogo y solucionarse con la ayuda de estas preguntas correctas y gracias a unas respuestas honestas? ¿Qué otras preguntas, a tu juicio, ayudarían a comprender cuán sólida es una relación? Comparte tus reflexiones en los comentarios de este artículo.

Ilustradora Natalia Kulakova para Genial.guru
Genial/Pareja/13 Preguntas que te ayudarán a entender cuán fuerte y sólida es tu relación sentimental
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos