Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15 Parejas inolvidables de las telenovelas mexicanas

En la historia de la televisión mexicana ha habido telenovelas tan memorables que aún permanecen en los corazones de los televidentes. Muchas de ellas son recordadas, especialmente, por sus protagonistas: aquella pareja que, desde el primer capítulo, quedó enganchada en un férreo y pasional amor, a menudo lleno de obstáculos, adversidades y villanos con el propósito de separarlos.

Genial.guru hizo una búsqueda por el baúl de los recuerdos y trae para sus lectores 15 parejas de las telenovelas mexicanas que se convirtieron en las favoritas e hicieron suspirar a la audiencia mexicana.

1. Anahí y Alfonso Herrera (Rebelde)

En el 2004, la telenovela Rebelde se volvió sensación entre los adolescentes mexicanos. Todo mundo quería vestirse como los protagonistas e incluso imitaban sus frases y formas de hablar. En medio de este frenesí, estaba la pareja de Mía (Anahí) y Miguel (Alfonso Herrera), quienes, a la Romeo y Julieta, se enamoraron pese a que sus familias tenían una historia de odio detrás.

2. Eduardo Palomo y Mariana Levy (La pícara soñadora)

En La pícara soñadora, la joven Lupita López (Mariana Levy) sueña con pronto conseguir titularse de la universidad y tener un buen trabajo. Ella trabaja en una gran tienda comercial de día y, por las tardes, estudia derecho; nadie sabe que Lupita y su tío viven en el almacén, pues no tienen un hogar. Sin embargo, la suerte de la noble muchacha cambia cuando se enamora de un “empleado” del almacén, Carlos Pérez, quien en realidad resulta ser Alfredo Rochild (Eduardo Palomo), el hijo del dueño de la tienda. Ambos viven un tierno romance, el cual es recordado por muchos televidentes mexicanos, pues trascendió por ser inocente, casi de ensueño, en 1991.

3. Sergio Basañez y Silvia Navarro (Cuando seas mía)

Cómo olvidar la apasionada (y a veces tormentosa) relación entre la famosa Paloma (Silvia Navarro) y Diego Sánchez-Serrano (Sergio Basañez) en Cuando seas mía. La telenovela del 2001 fue una adaptación de una telenovela colombiana llamada Café, con aroma de mujer, la cual es recordada por haber sido internacionalmente exitosa. Sin embargo, la química entre Silvia Navarro y Sergio Basañez hizo lo suyo y pronto se dejó de compararlas, reconociendo el papel actoral en ambas.

4. Fernando Colunga y Adela Noriega (Amor real)

Ambientada en el México posindependiente, Amor real fue una telenovela muy ambiciosa por tratarse de una historia de época en pleno 2003. En esta, Matilde (Adela Noriega) se enamora de un joven soldado sin mote llamado Adolfo (Mauricio Islas); pero su familia no deja que se case con él, sino que la obliga a casarse con Manuel Fuentes-Guerra (Fernando Colunga), un hombre adinerado. Aunque Matilde sigue recordando a su viejo amor, poco a poco comienza a enamorarse verdaderamente del hombre que es su esposo, desafiando así la típica historia de capricho romántico.

5. Eduardo Palomo y Edith González (Corazón salvaje)

Corazón salvaje fue una telenovela de 1993 protagonizada por la condesa Mónica de Altamira (Edith González) y el siempre recordado Juan del Diablo (Eduardo Palomo). En este melodrama, dos jóvenes condesas, Mónica y Aimée (Ana Colchero), se disputan el amor del hijo ilegítimo de un rico terrateniente: Juan del Diablo, un hombre adusto, agreste y salvaje. Este evidente contraste entre la mujer aristócrata y el hombre incivilizado fascinó al público mexicano.

6. Victoria Ruffo y César Évora (La madrastra)

La madrastra fue una telenovela realizada en 2005, cuya historia cuenta la tragedia de María Fernández Acuña de San Román (Victoria Ruffo) y su esposo Esteban San Román (César Évora), quienes se ven separados durante 20 años luego de que a María la acusaran de un asesinato que no cometió. La historia mostraba a una pareja madura, distinta a lo convencional, que debía sortear nuevos obstáculos para recuperar su amor.

7. Fernando Colunga y Thalía (María la del barrio)

Una de las telenovelas más recordadas en México (por sus variopintas razones) fue María la del barrio, de 1995. En esta historia, el amor de María (Thalía) por Luis Fernando (Fernando Colunga) atraviesa las tribulaciones más insospechadas; desde la diferencia de clase social, el enamoramiento caprichoso de una prima desquiciada, conspiraciones de la servidumbre, abandono infantil, hasta problemas psiquiátricos... Todo estuvo a punto de romper la relación entre la muchacha pobre y el adinerado joven heredero. Pero, al final, y como siempre, el amor triunfó.

8. Juan Soler y Adriana Nieto (Locura de amor)

Locura de amor fue una telenovela del 2000 en la que la trama principal era el enamoramiento entre una chica adolescente, estudiante de preparatoria, y el psicólogo que trabajaba en esta. La pareja, interpretada por Juan SolerAdriana Nieto, tenía una química perfecta en pantalla, por lo que nadie se imaginaría que a escasos capítulos de cerrar la historia, el personaje de Natalia Sandoval sería interpretado por otra actriz. Aquella pareció una decisión radical, sin previo aviso, que consternó a los televidentes.

9. Verónica Castro y Guillermo Capetillo (Rosa salvaje)

Rosa salvaje fue una telenovela de 1987 que, apegada a la vieja fórmula de “la Cenicienta”, contaba la historia de una chica pobre llamada Rosa (Verónica Castro) enamorada del joven rico Ricardo Linares (Guillermo Capetillo). Nuevamente, algunos malvados miembros de la familia se interponen y quieren separarlos, pero ellos logran vencerlo todo y salvar su amor.

10. Fernando Colunga y Gabriela Spanic (La usurpadora)

La usurpadora fue un éxito en 1998 en la televisión mexicana. La pareja de Paulina (Gabriela Spanic) y Carlos Daniel (Fernando Colunga) gustaba mucho en pantalla y no era para menos, pues incluso se les podía ver doble vez... Y es que Gabriela Spanic interpretaba dos papeles a la vez: Paulina y Paola, dos gemelas idénticas físicamente pero distintas en personalidad.

11. Adela Noriega y Ernesto Laguardia (Quinceañera)

En 1987, hubo furor entre las adolescentes mexicanas con la telenovela Quinceañera. Un melodrama que reflejaba los problemas de dos chicas de diferentes clases sociales: Maricruz (Adela Noriega), la chica pobre, y su mejor amiga Beatriz (Thalía), la chica rica. Maricruz estaba enamorada de Pancho (Ernesto Laguardia), un muchacho pobre pero muy trabajador, pero a su madre no le agradaba mucho la idea. La joven pareja luchó por su amor, mientras sucedían los preparativos para la famosa fiesta de quince años de Maricruz. Sin duda, luego de esta telenovela, esta tradicional ceremonia mexicana no fue lo mismo, pues todas las chicas querían replicar el vestido y hasta la pareja de la telenovela.

12. Fernando Colunga y Leticia Calderón (Esmeralda)

La telenovela Esmeralda se lanzó en 1997, en ella se contaba el amor de una muchacha pueblerina ciega llamada Esmeralda (Leticia Calderón) y José Armando (Fernando Colunga), el hijo acaudalado de unos hacendados; dos almas gemelas que compartían el destino de haber nacido al mismo tiempo y haber sido intercambiados en sus familias: ella nació en la casa rica y él en la casa pobre. Así, cuando sus caminos se cruzaron, se enamoraron irremediablemente y comenzaron a descubrir los secretos que se ocultaban alrededor de sus orígenes.

13. Thalía y Eduardo Capetillo (Marimar)

En 1994, se estrenó Marimar, la segunda parte de la famosa “Trilogía de las Marías” que interpretó Thalía. En esta historia, Marimar, una muchacha humilde y analfabeta que vive en la costa, se enamora de un joven hacendado llamado Sergio Santibáñez (Eduardo Capetillo). Su amor inocente trasciende cualquier diferencia social, pero la exprometida de Sergio, dolida por el desplante, se empeña en hacerles la vida imposible. En esta trama hay un giro de tuerca cuando Marimar encuentra a su padre, quien es un millonario en la ciudad, y se convierte en una mujer culta, refinada, con deseos de venganza hacia la ex de Sergio.

14. Adela Noriega y René Strickler (El privilegio de amar)

En El privilegio de amar, una telenovela de 1998, se volvió sensación la pareja de Cristina (Adela Noriega) y Víctor Manuel (René Strickler), quienes tenían una muy buena química en pantalla. Ambos se enamoran sin saber que ella era la hija natural de la madrastra de él. Además, este amor estuvo musicalizado por la canción homónima de Mijares y Lucero, que el público siempre podrá recordar.

15. Belinda y Martín Ricca (Amigos x siempre)

Amigos x siempre fue una de las telenovelas mexicanas exitosas entre el público preadolescente. Los protagonistas, Ana (Belinda) y Pedro (Martín Ricca) acapararon la atención de todo mundo con su natural talento y simpatía. La dinámica y química entre ambos no solo era tierna, sino que también se convirtieron en sensación, llenando incluso conciertos en estadios. En la historia, ambos niños sorteaban dificultades propias de la transición de la infancia a la adolescencia, mientras intentaban no perder la alegría ni la pasión por la música.

¿Recordabas a todas estas parejas de la televisión mexicana? ¿Cuál de ellas era tu favorita? Seguramente diste un viaje por el tiempo, queremos saber tus comentarios.