Genial
Genial

Cómo influye nuestro olfato cuando nos gusta alguien (sin darnos cuenta)

Conoces a una persona y sin saber por qué, comienzas a tener cierto interés en ella. Hay distintos factores que influyen durante el proceso de enamoramiento; entre ellos, nuestra capacidad olfativa, que nos indica que una persona puede ser la adecuada. Nuestros sentidos son sabios y, entre ellos, se destaca el olfato. Un olor suele despertar recuerdos, emociones e incluso determinar si una persona podría llegar a ser nuestra pareja ideal, sin que nos demos cuenta.

Genial.guru te muestra cuál es el papel que juega nuestro olfato a la hora de conseguir pareja (y de mantenerla).

El amor a primer olfato

Nuestro cerebro está constantemente trabajando para nosotros, y cuando nos enamoramos lleva a cabo diversos procesos químicos que nos provocan las sensaciones que tenemos a lo largo de un enamoramiento. Durante los primeros momentos de atracción por una persona, las feromonas que percibimos a través del olfato juegan un papel crucial. Las mujeres son más sensibles que los hombres a la hora de captar feromonas para encontrar una pareja con un sistema inmune diferente al que tenemos.

El olor del amor

Cuando hablamos de la influencia del olfato al momento de elegir pareja, no nos referimos al olor de algún tipo de perfume, sino a nuestro aroma corporal natural, que es el que consigue atraer realmente a otra persona. Un estudio que se prolongó durante 20 años determinó que los humanos segregamos feromonas que, al ser percibidas mediante el olfato, producen una cascada de reacciones químicas y de emociones. Esto explicaría las sensaciones que tenemos cuando se produce un “flechazo” repentino, ya que al detectar las feromonas, el cerebro comienza a producir sustancias que inciden en el comportamiento, como la dopamina y las endorfinas, entre otras.

50 metros para enamorarse

En el momento en que nuestro sistema olfativo detecta las feromonas, comienza la cadena de emociones intensas que sentimos los primeros momentos de un romance. Comenzamos a entorpecernos al hablar, los sudores se hacen más presentes y el sistema digestivo se activa provocándonos “mariposas en el estómago”. Para enamorarse, es necesaria una distancia menor a 50 metros; sin embargo, cuando se producen estas sensaciones, el organismo entra en conflicto por la intervención de la materia gris del cerebro, encargada de aprender, razonar, juzgar y tomar decisiones de todo tipo que pueden afectar el futuro de la pareja.

Qué busca nuestro olfato en una pareja

Disponer de un sistema olfativo saludable puede ser la clave para una buena recepción y selección de una posible pareja. Sin llegar a ser conscientes de ello, nuestro sistema inmune se encuentra en la búsqueda de una pareja con una combinación de genes distintos de los nuestros para crear una descendencia con una mejor respuesta inmunitaria y con más adaptabilidad a las condiciones ambientales. Este proceso se lleva a cabo mediante nuestro olfato, que detecta una mayor similitud o disimilitud en nuestros genes al compararlos con los de nuestra posible pareja.

Una alta capacidad olfativa puede mantener una relación

Apreciamos en mayor medida nuestro sentido del olfato cuando entendemos que tiene un gran impacto en cómo percibimos y sentimos distintos aspectos de nuestra vida. Los sabores de los alimentos y la elección de una pareja adecuada también se ven influenciados por los olores que detectamos. Cuando los olores corporales de nuestra pareja no son de nuestro agrado, la relación corre riesgo de terminar pronto. En cambio, el enamoramiento de los primeros tiempos tiene buenas perspectivas para un futuro juntos cuando nos atrae el aroma de nuestra media naranja.

El aroma atractivo

A pesar de que comúnmente casi todos nos perfumamos a diario, la influencia del olfato para percibir a nuestra pareja no se ve alterada. Cada uno de nosotros posee un aroma que nos identifica y con el que podemos atraer a otros. Cuando este aroma natural se mezcla con los perfumes artificiales, se produce una combinación de características únicas. Es precisamente este aroma personal el que asociamos en nuestra memoria con nuestra persona amada.

¿Alguna vez has sentido que un aroma te provoca sensaciones sin motivo?

Compartir este artículo