10 Trucos de las tiendas IKEA que te hacen sentir un deseo irresistible de comprar sus productos

Las tiendas IKEA son como Disneylandia para adultos: la gente va no solo para comprar muebles, sino también en búsqueda de impresiones y aventuras. En este lugar mágico, el cliente desconecta el pensamiento lógico y comienza a llenar el carrito de compra con cosas innecesarias. Resulta que el gigante sueco usa un par de trucos que reprograman el pensamiento de los visitantes.

Genial.guru realizó una pequeña investigación y descubrió cómo esta tienda manipula las mentes de los clientes. Lo hicimos para que en el próximo viaje a IKEA no gastes demasiado.

1. Las albóndigas ayudan a vender muebles

“Las albóndigas son los mejores vendedores de sofás”, dice uno de los gerentes de IKEA de EE. UU. Este es uno de los artículos más populares en la tienda de muebles: cada año, los compradores de todo el mundo consumen mil millones de albóndigas de marca. ¿Cuál es la magia de este plato?

Un cliente hambriento es un mal cliente. Es por eso que el restaurante IKEA está ubicado en el centro de la tienda; los mercadólogos saben que la comida sube el ánimo de los compradores y hace que compren más.

Una gran porción de albóndigas es barata, y el cliente tiene la sensación de que IKEA es una tienda generosa. El precio moderado de una gran porción de albóndigas parece insinuar que el resto de los productos aquí también son baratos. Utilizando la comida barata la tienda hace que los clientes bajen la guardia, y ya los tiene en la caja con el carrito lleno de cosas innecesarias.

2. Los colchones de IKEA tienen unas medidas especiales. Y fue hecho a propósito

El tamaño de algunos colchones es ligeramente diferente de los habituales. Parecería, bueno, cuál es el problema, se puede comprar una base adecuada para la cama y ya está. Pero hay un pequeño detalle: la ropa de cama. Las fábricas ordinarias suelen confeccionar sábanas de tamaño estándar que no se ajustan a los colchones de IKEA.

Como resultado, te ves obligado a comprar ropa de cama de marca IKEA. Lo mismo sucede con las almohadas: para algunas de ellas puedes comprar las fundas solo en una tienda. Ya sabes cómo se llama.

3. Hay 2 fechas para comprar productos nuevos en el departamento de artículos con descuento

En todas las tiendas IKEA hay un departamento de productos con descuento (ing. As-Is). Aquí puedes comprar muestras de muebles o artículos de exposición con defectos menores con un descuento de hasta el 70%. Es cierto que los compradores inexpertos encuentran en este departamento trapos inútiles o muebles que se parecen más a la basura. Pero hay un secreto.

Un empleado de la tienda lo compartió en Reddit. Los artículos con descuento de alta calidad se pueden comprar inmediatamente después de las rebajas de primavera y verano. Ya que todos los productos que devuelven los compradores por cualquier razón se envían a As-Is. Marca en tu calendario el 1 de abril y el 1 de agosto: es muy rentable hacer compras un par de días antes y después de estas fechas.

4. Los electrodomésticos IKEA siempre son más caros por una simple razón

Los electrodomésticos empotrados de IKEA son más caros que en otras tiendas. Cuestan más de lo que esperan los clientes de una tienda de muebles económica. ¿Por qué razón? Es el único producto que se fabrica especialmente para IKEA por otros fabricantes. Todas las demás mercancías se producen en fábricas pertenecientes a la marca. Dichos electrodomésticos se pueden considerar únicos, y los compradores pagan por la exclusividad, y no por alguna calidad especial.

5. Los empleados de IKEA no interfieren en el proceso de selección

Un empleado de IKEA nunca preguntaría: “¿En qué puedo servirle?” ya que lo tiene prohibido. Los empleados de la tienda brindan a los compradores la oportunidad de tomar decisiones por su propia cuenta. También es otra astucia comercial.

La intervención del consultor interrumpirá el vuelo de fantasía del cliente. Imagina que estás intentando pensar qué tan bien se verán estas cortinas en tu ventana, y también puedes comprar almohadas que van a hacer un conjunto con ellas... Pero de repente viene el asesor y te devuelve a la realidad. No, IKEA nos da la oportunidad de soñar con la vida que podríamos tener, si compramos todos estos artículos maravillosos. Y al final los compramos.

Sin embargo, siempre se puede encontrar ayuda en un mostrador especial. Además, no se puede pasar inadvertido el uniforme amarillo-azul de los empleados de IKEA.

6. El diseño de la tienda literalmente te hace gastar más

Los laberintos de las salas comerciales de IKEA han sido durante mucho tiempo el objeto de las bromas en Internet: es realmente muy fácil perderse en la tienda. Pero no creas que has sufrido un ataque agudo de tontera geográfica. Los diseñadores de tiendas nos confunden a propósito.

El arquitecto londinense Alan Penn explicó cómo funciona: los laberintos complicados y la falta de un simple camino recto obligan al comprador a regresar al mismo lugar una y otra vez. Después de una hora de este “paseo interminable”, una persona se desorientará e incluso olvidará para qué vino a IKEA.

Penn calculó que, al final, el 60% de sus compras en IKEA inicialmente no fueron planificadas.

7. El hecho de que tú mismo tengas que armar los muebles afecta tu psique de una manera inusual

En psicología, existe el término “efecto IKEA”. Es una distorsión cognitiva cuando el comprador aprecia más las cosas montadas / hechas con sus propias manos. Imagínate que estás ensamblando muebles muy caros guiándote por instrucciones confusas, perdiendo los tornillos necesarios, te cansas, pero regresas a IKEA.

Los compradores aman esta tienda por muchas razones: costo democrático, diseño universal. Pero aún más aprecian los esfuerzos que han invertido en el montaje de muebles.

8. Los contenedores que están a rebosar con una variedad de productos en IKEA también tienen su propósito

Los comercializadores de IKEA usan la estrategia de venta llamada “bulla bulla”: en todas las partes de la tienda hay cestas llenas de productos. En la cabeza del comprador subconscientemente surge una cadena lógica de “si los productos están amontonados entonces son baratos”. No vas a comprar estas servilletas / alfombras / cucharas porque realmente las necesitas, o porque se venden por dos centavos (en realidad no es así). De esta forma IKEA vende un montón de productos sin ningún descuento, usando nuestra pasión por comprar más barato.

9. IKEA usa algunos trucos de casino para que compres más

¿Te has dado cuenta de que IKEA no tiene ventanas? Ni tampoco grandes relojes de pared. Este es un truco que el gigante de los muebles tomó prestado de los casinos. La tienda hace todo para que pierdas la noción del tiempo.

Es suficiente eliminar todas las fuentes de luz natural y relojes para que las personas comiencen a pasar más tiempo comprando. Nada te distraerá de pensar y de llenar la canasta con “cosas muy necesarias”.

10. Perros calientes y helados baratos se venden en la salida a propósito

Entonces, has terminado tu recorrido por el laberinto de IKEA y estás en la caja. En este momento algunos compradores sufren un verdadero shock. Los productos que no cuestan nada, en conjunto valen un dineral. Seamos realistas: nos cuesta desembolsar un montón de dinero por las cosas poco necesarias. Pero IKEA sabe cómo suavizar la amargura de despilfarro de dinero.

Justo detrás de las cajas venden perros calientes y helados baratos. Quizás no vayas a encontrar estos alimentos a un precio más bajo. IKEA no te dejará ir de mal humor. El comprador no se sentirá culpable por haber gastado dinero en todo tipo de tonterías, porque la última compra, el mismo perro caliente, es realmente barata.

Maneras de ahorrar en IKEA

  • Con las etiquetas de precio rojas y amarillas marcan los productos más baratos de una determinada categoría. Por ejemplo, una manta con esa etiqueta de precio es la más económica.
  • La aplicación IKEA Store te ayudará a hacer un plan de compras y no perderte en el laberinto de la tienda.
  • Detrás de las “decoraciones” de los cuartos, hay puertas de acceso rápido. Los empleados de la tienda intentan no anunciarlas, pero esta puerta te permitirá atravesar la tienda lo más rápido posible.
  • No agarres el lápiz para las notas. Este es otro truco psicológico. La posesión de algo gratuito de la tienda estimula al comprador a adquirir productos innecesarios.
  • La tarjeta IKEA FAMILY ofrece un descuento en ciertos artículos. Te ayuda a ahorrar hasta un 30-50%.

Bono: nuevo imperio sueco

Actualmente, en todo el mundo hay 300 tiendas de la marca IKEA. Este es un verdadero imperio sueco que conquista el mundo. Sin embargo a IKEA solo le queda el nombre sueco: desde 2012, la compañía pertenece a una fundación establecida en los Países Bajos. Aunque trata de mantener el estilo escandinavo.

Cuéntanos sobre tu táctica de compras en IKEA. ¿Vas a la tienda con una lista de compras o agarras cualquier cosa con tan solo mirarla?

Imagen de portada AFP / EAST NEWS
Compartir este artículo