Genial
Genial

11 Modos de triunfar a través del fracaso

El fracaso suele ser tomado como algo malo, donde no conseguimos ver la luz al final del camino y creemos que siempre permaneceremos a la deriva de nuestras malas decisiones. Pero esto puede abordarse desde otros puntos de vista, en donde los errores son vistos como un proceso u obstáculo que podemos sortear sin dejarnos llevar por la vergüenza ni la culpa.

Genial.guru investigó sobre qué tipos de pensamientos deben repetirse en la mente para que los fracasos sean un motivo más para seguir avanzando hasta lograr nuestros objetivos.

1. Los errores pueden ser tomados como “un paso más” para lograr nuestros objetivos

Cuando tomamos decisiones, es normal cometer errores que pueden llevarnos a una derrota. Pero hay veces en que terminamos por rendirnos al ver que solo obtenemos fracasos en cada aspecto de la vida. Sin embargo, el aprender de los fallos puede ayudarnos a asimilarlos mejor para evitarlos a futuro y estar cada vez más cerca de nuestros objetivos.

Para eso es importante recordar que los fracasos forman parte de nuestra vida alejando aquellos conceptos perfeccionistas y poco flexibles que solo nos llevarán a la frustración. Los fallos deben ser tomados como un impulso para cambiar, probar otros caminos y asumir la responsabilidad de hacernos cargo de nuestros actos.

2. El fracaso nos lleva a salir de la zona de confort

Es cierto que todos necesitamos algo seguro en nuestras vidas, pero al realizar siempre las mismas acciones podemos perder la habilidad de adaptarnos a los cambios repentinos de nuestro entorno. Para lograr salir de los problemas, lo mejor es enfrentarse a ellos y, si es necesario, tomar riesgos que nos saquen de nuestra zona de confort y nos ayuden a superar cualquier obstáculo.

3. Si asumimos nuestros errores, podemos tomarlos como un proceso de aprendizaje

Como mencionamos antes, el fracaso forma parte de nuestras vidas. Es por eso por lo que, en vez de verlo como un error o una mala decisión, hay que asumirlo como un proceso de aprendizaje y buscar distintas alternativas que nos ayuden a alcanzar el éxito.

Una buena forma de lograrlo es anotar los objetivos y establecer prioridades. Podemos usar algún anotador para hacer un esquema de lo que queremos conseguir, ya sea culminar un proyecto, aprobar un examen o ganar una competencia.

4. El fracaso nos ayuda a pulir y a mejorar nuestras habilidades

Estamos en un mundo donde se cree que el fracaso nos aleja de la felicidad y que esta solo se consigue si “triunfamos en la vida”. Esto también nos lleva a pensar que las personas con talento tienden a lograr sus objetivos con mayor facilidad, sin tener en cuenta el esfuerzo y el trabajo realizado a lo largo del proceso.

La profesora y psicóloga Angela Lee Duckworth señaló que las personas que logran combinar sus habilidades con el proceso de aprendizaje tienden a lograr el éxito a largo plazo. También aseguró que esto no tiene que ver con el talento natural, y que aquellos que asumen sus errores logran superar los obstáculos para alcanzar sus objetivos.

5. El fracaso nos vuelve más resilientes

La resiliencia es una forma de hacer frente a los problemas adoptando, en ocasiones, una actitud positiva ante nuestros fracasos. Esto se debe a que logramos evaluar cada situación sin distorsionarla, nos comprometemos a mejorar y enfrentamos los riesgos sin temor a prosperar en nuestros proyectos.

6. Podemos aprender a anticiparnos a cualquier imprevisto futuro

Aunque el fracaso sea visto como algo negativo, en realidad puede traer cosas buenas, como lo es anticiparnos a cualquier obstáculo o contratiempo. Cuando ya tenemos la idea de los inconvenientes que pueden surgir por el camino, analizamos cada uno de ellos para hallar una forma de superarlos y, de esa manera, continuar encontrando soluciones para cada problema.

7. Nos damos cuenta de cuáles son nuestras prioridades

Hay momentos en que debemos tomar ciertas decisiones para alcanzar una meta, en donde tenemos que priorizar una que otra cosa. Esto no siempre debe conducir a algo negativo, sino que puede ser una forma de establecer prioridades para dejar de lado todas esas actividades y relaciones que no suman nada a nuestras vidas.

8. El fracaso nos ayuda a ser más creativos

Si los fracasos son tomados como un proceso de aprendizaje y nos ayudan a salir de la zona de confort, también pueden desarrollar la capacidad de hallar soluciones creativas para cada problema. En este caso, la creatividad sirve para darle vuelta a una situación penosa y buscar formas de alterar el entorno para hacerla más favorable para nuestro estilo de vida.

9. Los problemas pueden llevarnos a cambiar nuestro modo de sentir y percibir la vida

Muchas veces, el problema está en nosotros mismos, quienes debemos aprender a cuestionar nuestras creencias fundamentales para sustituirlas por otras más constructivas. Ya sea de forma consciente o inconsciente, somos responsables de nuestros propios sentimientos. Esto quiere decir que tenemos a mano los recursos disponibles para superar cualquier problema y recuperar nuestra estabilidad mental y emocional.

10. Los límites personales nos enseñan a aceptarnos a nosotros mismos

Cuando nos damos cuenta de nuestras propias limitaciones y comenzamos a apreciar nuestras cualidades, aprendemos a aceptarnos a nosotros mismos y a asumir que muchos de los problemas se encuentran en la mente. Al darnos cuenta de que no podemos cambiar nuestro entorno, pero sí cómo los conflictos nos afectan, logramos detectar aquellos límites autoimpuestos para sortearlos y seguir avanzando.

11. Existen muchas cosas que no podemos cambiar, y eso está bien

Es difícil mantener una actitud positiva en momentos difíciles, y más si tiene que ver con errores del pasado que nos llevaron a la situación que estamos viviendo actualmente. En este caso, lo mejor es aceptar la realidad y concentrarnos en el presente, enfrentando cada día con plenitud.

También es necesario tomar cada momento vivido como un aprendizaje y modificar el pensamiento interno negativo por uno más positivo. Soltar lo que nunca nos perteneció también es un acto de valentía que puede permitirnos continuar con nuestras vidas sin ataduras.

¿Qué actitud sueles tomar cuando te sientes fracasado? ¿Logras revertir las situaciones para corregir los errores y alcanzar tus objetivos?

Compartir este artículo