Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

13 Reglas de una mujer fuerte que no resolverán todos los problemas, pero cambiarán tu actitud hacia ellos

En Internet, puedes encontrar diversas listas de reglas a seguir con las cuales se anima a las personas a vivir. Pero parece que están diseñadas para un hombre-robot que carece de cualquier debilidad. La psicóloga Polina Gaverdovskaya creó sus propias reglas de vida que la ayudan a sentirse feliz y las compartió en su blog.

Con el consentimiento de la autora, Genial.guru publica este texto sencillo y correcto que te servirá de punto de apoyo en aquellos momentos en que estés a punto de tirar la toalla.

1. Todos, excepto los parientes cercanos, son sustituibles. Nada ni nadie es único. Deja que nuevas personas entren en tu vida, incluso si aún no comprendes si tienes algo en común con ellas. Un día te darás cuenta de que te has quedado sola y esto te salvará.

2. Siempre prueba lo nuevo: comida, ropa, rutas, dispositivos, actividades, películas, libros, teorías y explicaciones del Universo. El cerebro está hecho de una especie de “goma de mascar perezosa”. Cuanto más tiempo, más quiere inclinarse en los mismos sitios, mientras que el resto de sus curvas tiende a desaparecer. No le permitas apegarse a las mismas cosas, placeres, caminos, maneras y trucos. Siempre prueba cosas nuevas, especialmente cuando te sientes perezosa, tienes miedo o no tienes ganas.

3. Perdona a todos aquellos que puedas y olvídate del resto. El olvido es el mejor castigo y la mejor cura. Y no discutas nunca con nadie, mejor hazte una manicura.

4. No tengas prisa. Todo lo que sucede rápidamente no vive por mucho tiempo. Si realmente quieres algo, lo harás. Si cambiaste de opinión, entonces no lo necesitabas. Aplaza tus deseos y acciones que conllevan riesgo, dejándolos “reposar”. Haz algo de lo que no estás segura solo si el deseo te persigue de forma incesante durante mucho tiempo.

5. Este punto complementa el anterior: si realmente deseas algo y lo consideras correcto, hazlo. El deseo es vida. Deja al deseo vivir dentro de ti y obsérvalo. Si no ha desaparecido, síguelo.

6. No te rindas mientras deseas algo. La suerte es experiencia, es decir, una serie de repeticiones. Cualquier fracaso es una falta de experiencia se compensa con la experiencia. Coraje y riesgo es experiencia. Lo que a veces aparenta una absoluta arrogancia es la experiencia. Persistencia, tolerancia, la capacidad de perdonar, resiliencia e independencia, todo esto es experiencia. Lo más importante: no rendirte mientras deseas algo.

7. Nada es el fin, ni siquiera el fin en sí mismo: todo es solo una corriente. Recuérdalo cuando estés desesperada, sientas pena, en la tumba de un amigo, leyendo una carta de tu pareja que te dejó. Seguramente habrá un día en el que digas: “¡Y para mejor!” (sobre todo, con la pareja). Nada es el fin: un día te darás cuenta de que te has quedado sola y este pensamiento te salvará.

8. Nada es el fin, pero el final está cerca. Y es más útil pensar que será mañana. Así es más fácil seguir todos estos puntos.

9. Haz lo que quieras, pero cuida tu cuerpo, de lo contrario, este de repente se vengará. Adquiere el hábito de preguntar qué es lo que él quiere y síguelo. Si nunca has escuchado a tu cuerpo y no sabes cómo este habla, comienza con cosas sencillas como caminatas por el bosque, natación o yoga. Más adelante, todo andará por sí solo: el cuerpo está esperando a ser escuchado.

10. Lo romántico, el amor y la pasión, todo es precioso. Pero, si los confundes con sexo, puedes permanecer durante mucho tiempo sin él. Y esto es tonto y nocivo. Asegúrate de tener sexo. Deja que el romanticismo y el amor te encuentren en la cama con un nuevo amante.

11. Lo último de lo que deberías preocuparte es qué pensará la gente de ti. Los demás piensan principalmente en sí mismos, también en ti, pero midiéndose a sí mismos. Es decir, no piensan en ti ni en los demás. Haz lo que quieras y mira el punto número 7.

12. Teme a la confianza en exceso. La confianza en exceso es el comienzo de la locura. Duda, plantéate otras opciones, deja abierto el camino del retiro para ti y para los demás. Dudo de cada punto que escribí. Pero en este momento, creo que lo dejaré todo como está. Un día me quedaré sola y veré si esto me salvará.

P.D.: Este es el único punto en el que no tengo dudas: cuida de tus amigos. Los amigos son lo único que vale la pena acumular (por ahora, lo estoy logrando). Un día, me daré cuenta de que me quedé sola y mis amigos aparecerán enseguida y me dirán: “¿Estás loca? ¡Pero si nos tienes a nosotros!”. Y esto es pura verdad.

¿Qué reglas de vida sigues tú? Comparte tus secretos en los comentarios.