Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

7 Signos poco evidentes de que puedes ser despedido mañana mismo

El trabajo nos hace felices. Y como dijo el famoso sabio Confucio: “elige un trabajo que te guste, y no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida”. ¿Pero qué pasa si sientes que las nubes de tormenta se posan sobre tu cabeza? Y la situación no siempre depende de ti. Pareces estar cumpliendo todos tus deberes, pero ves que algo está mal. Para aclarar la situación, hemos recopilado los avisos más alarmantes que pueden indicar que es hora de que busques un trabajo nuevo.

Genial.guru advierte: si ves que en tu trabajo sucede una de las cosas de nuestra lista, no es motivo para entrar en pánico. Pero si ves coincidencias con todos los puntos, es hora de tomar medidas.

Después de una conversación tensa con el jefe, te envían los resultados de dicha conversación por correo electrónico

Si antes tu jefe se limitaba solo a una reprimenda verbal o a alzar la voz, pero ahora, después de una conversación difícil, recibes un mail con un detallado “informe” de lo sucedido, ten cuidado. Lo más probable es que tus superiores necesiten un registro escrito de tus errores.

Qué hacer: En esta etapa, revisa la información del mail cuidadosamente, y piensa en una táctica de comportamiento para no repetir los errores indicados.

El control de los superiores se volvió muy frecuente

Si antes eras honrado con una audiencia personal una vez por semana, ahora han comenzado a observar tu trabajo incansablemente. Las conversaciones frecuentes a puertas cerradas con los superiores no conducen a nada bueno. Y no necesariamente las reuniones deben realizarse a los gritos. Una atención tan detallada es una razón para ponerse a pensar.

Qué hacer: Trata de analizar la causa de este fenómeno imparcialmente. ¿Tal vez no estás logrando manejarte bien con el volumen de las tareas? Evalúa a consciencia tus puntos fuertes y piensa en cambiar a otra posición si realmente sientes que no estás haciendo bien tu trabajo y que el interés de los superiores en tu labor es motivado por razones válidas.

Comenzaron a buscar fallas en tu trabajo

Si cumples con tus deberes como siempre, pero notas que:

  • te dan tareas francamente imposibles (por ejemplo, preparar en 3 días un informe que generalmente se realiza en un mes);
  • desprecian tu trabajo (por ejemplo, entregaste el proyecto a tiempo, pero llevan semanas sin siquiera revisarlo);
  • buscan errores hasta en tu trabajo más insignificante;
  • comenzaron a privarte de bonificaciones y premios por las más mínimas fallas (y a ningún otro compañero),

son razones serias para ponerse a pensar. Y si no hay una explicación objetiva para tal comportamiento de las autoridades, entonces eres un candidato para el despido.

Qué hacer: Trata de hablar con tu jefe abiertamente. Averigua qué es lo que no le gusta de tu trabajo y cómo puedes solucionarlo. Si ves que la situación no cambia y te resulta cada vez más difícil trabajar, piensa en cambiar a otro trabajo.

Los colegas que tienen un trato especial de parte de los jefes han cambiado su actitud hacia ti

No es un secreto para nadie que junto a los superiores siempre hay un par de colegas que saben un poco más que todos los demás. Y si ha habido cambios importantes en el comportamiento de este grupo privilegiado hacia ti, es una buena razón para ponerse a pensar. ¿Ya no te invitan a las salidas conjuntas y reaccionan con desdén a tus solicitudes y preguntas, como si ya estuvieras dado de baja, pero sabes con seguridad que no has hecho nada para merecer un tratamiento así?

Qué hacer: Intenta hablar con ellos y averigua el motivo de este comportamiento. Tal vez también hayas comenzado a comportarte de manera diferente, o tal vez la razón sea una banal envidia (nunca se sabe, tal vez, en realidad, lo que te espera sea un ascenso).

Algunas reuniones ahora se hacen sin ti

¿Tu equipo de trabajo tiene reuniones sobre proyectos a largo plazo sin ti? Lo más probable es que, para cuando ese proyecto se complete, ya no trabajarás para la empresa. Si notas que comenzaron a asignarte tareas cada vez menos serias y se te ignora en las reuniones de planificación, si ya no recibes ningún dato nuevo sobre los planes de la organización, es una de las advertencias más serias que indica que la compañía ya no está interesada en ti.

Qué hacer: Comienza a buscar un nuevo trabajo ahora mismo. Intenta hablar con tus superiores, tal vez todavía puedas arreglar algo.

De repente, ha aparecido un nuevo empleado con la misma posición que la tuya

Llegas al trabajo y descubres que tu empresa ha contratado a un nuevo empleado con las mismas responsabilidades laborales que las tuyas. Además, su competencia es mucho mayor que la tuya. Difícilmente le resulte rentable a una organización mantener a dos empleados para el mismo puesto, por lo que lo más probable es que estén planeando deshacerse de ti.

Qué hacer: Averigua con las autoridades qué fue lo que causó tal medida. Si se te dice directamente que ese empleado ha venido a reemplazarte, sugiere que te transfieran a otra posición.

Tus superiores han cambiado

¿La compañía cambió de dueño y tu superior directo fue despedido? Lo más probable es que todo su equipo sufra el mismo destino. “Una fusión conlleva la duplicación de cargos y, por lo tanto, una reducción de personal. Y la aparición de un nuevo dueño significa que la compañía puede tener nuevos planes en los que tú no figuras”, considera Elena Shikova, socia de la empresa PDP, que se especializa en la evaluación y el desarrollo del personal.

Qué hacer: cuando el liderazgo cambie, intenta crear alguna iniciativa útil; si recibes apoyo, no debes preocuparte.

Esperamos que nuestros consejos te ayuden a mantener tu posición, pero si el despido ha ocurrido, no es una razón para angustiarse, ¡porque hay muchas vacantes maravillosas en el mundo que son perfectas para ti!

¿Tal vez tienes tus propias observaciones sobre el tema de nuestro artículo? Cuéntanoslo en los comentarios.

Ilustradora Yekaterina Ragozina para Genial.guru
Compartir este artículo