Genial
Genial

8 Clichés de las películas que hay que olvidar para no destruir una relación real

"Es perjudicial para las mujeres ver melodramas, y para los hombres las 'películas para adultos'. Ambos comienzan a pensar que es algo posible en la realidad". No se sabe con certeza quién fue el autor de este chiste, pero los psicólogos usan seguido esta frase en sus consultorios para explicarles a sus pacientes que los guiones de las relaciones en las pantallas casi nunca coinciden con las relaciones reales.

Genial.guru ha recolectado los clichés más comunes de las películas que hacen que un gran número de personas crea en un amor cósmico e irreal que poco tiene que ver con la realidad. Quizás encuentres en ellos un escenario ficticio de tu propia vida que no esté funcionando muy bien. O, tal vez, te inspires a una nueva versión del desarrollo de los eventos.

1. El amor a primera vista es la garantía de un matrimonio feliz

Un clásico de género. Él la ve. Ella lo ve a él. Y de repente: chispa, tormenta, llamarada. Y ya está cerca un matrimonio feliz.

Los estudios científicos muestran que realmente es posible enamorarse muy rápido. Según los investigadores, el intervalo oscila entre 0,12 y 8,2 segundos. Sin embargo, esto no puede ser una garantía de una relación duradera.

Los expertos creen que una "reacción" tan rápida existe para que las personas puedan interesarse la una en la otra, y luego comenzar a construir una relación, basándose no solo en las hormonas, sino también en las acciones y el comportamiento del otro. Recién después de esta adaptación, se puede hablar de algo realmente serio.

2. Las primeras citas siempre deben ir acompañadas de increíbles hazañas de los hombres

Es hermoso y realmente mágico cuando, en las primeras citas, el hombre lleva a la mujer a pasear en un helicóptero o alquila el restaurante entero para organizar una cena romántica para dos. Pero no debes hacerte ilusiones de que esta sea la norma. Incluso los hombres ricos al principio no siempre están dispuestos a gastar miles de dólares en una mujer que aún no conocen bien.

En las primeras etapas de la relación es mucho más importante conocerse el uno al otro tanto como sea posible. Tal vez el comportamiento de la persona haga que, incluso después de un par de tazas de café con croissants, no tengas ningún deseo de continuar la relación, a pesar de su estatus y riqueza material.

3. Una persona puede cambiar fácilmente por amor

Siempre fue un mujeriego, pero en cuanto la vio se dio cuenta de que ella era "la mujer" e inmediatamente abandonó su forma de vida anterior. En el cine, los ejemplos de este tipo también son válidos para las "chicas malas". Pero en la vida real es muy difícil para una persona dejar de vivir según sus creencias y hábitos que se desarrollaron y actuaron durante muchos años.

Los expertos creen que las personas pueden cambiar, pero solo si realmente lo desean y ven buenas razones para hacerlo. Mientras que, bajo la presión de la pareja, el compañero generalmente tiene el deseo contrario: no ceder a la embestida. Así que deja la ilusión de "saldrá conmigo y lo/la cambiaré" para los guionistas.

4. Una relación es una serie ininterrumpida de eventos maravillosos

Las películas son películas por algo, y muestran solo algunos momentos específicos de la vida de los personajes, y no todos los sucesos sin editar. Pero algunos espectadores llegan a pensar que, en la vida real, una relación siempre debe estar llena de eventos excepcionales: encuentros inolvidables, peleas épicas que necesariamente terminan con una reconciliación emocional, hazañas, aventuras y demostraciones de los sentimientos.

Los psicólogos atienden a muchas parejas que no entienden que las "aburridas" idas semanales a la tienda de comestibles, las tareas del hogar, la limpieza, el pago de las facturas, las discusiones por la falta de un clavo, son sucesos tan normales en una relación como, digamos, las citas. Y que, para una pareja, esas pruebas cotidianas a veces son más importantes y reveladoras que las serenatas bajo las ventanas.

5. Las más mínimas casualidades son presagios del verdadero amor

En las películas, los amantes muchas veces se encuentran casualmente al mismo tiempo, en los mismos lugares, y parece que el destino mismo les envía una señal.

Algunas personas intentan ver señales de este tipo en la vida real. Por ejemplo, cruzarse inesperadamente con un ex una y otra vez comienza a sugerir que tal vez no tenían que separarse y habría que recuperar la relación. Aunque, en realidad, esta clase de eventos puede no contener ningún significado oculto.

En opinión de los psicólogos, este tipo de programación de uno mismo a ciertos eventos que dependen de las "señales del destino" y la constante expectativa de su aparición, causa que una persona posponga su vida y pierda muchas oportunidades, entre ellas la de una relación feliz.

6. La media naranja siempre es una persona especial y extraordinaria

Muchas veces, se trata de las proezas de los directores, que, siendo los creadores inmediatos de las películas, saben seleccionar con maestría cierta clase de personajes, no solo con la ayuda de las cualidades descritas en el guion, sino también gracias a los efectos de la iluminación y de la música. En la vida, esto no sucede.

Para una relación sólida es importante encontrar una persona que no se destaque entre la multitud. Los psicólogos dicen que, en una pareja feliz, los compañeros son especiales el uno para el otro. Por ejemplo, un hombre puede tener una apariencia y una situación financiera promedio, pero estará dispuesto a entregar su última camisa y realizar increíbles hazañas por la mujer amada, y de hecho lo hace, y solo para ella.

7. Los opuestos se atraen y... permanecen juntos

En las películas románticas, muchas veces se muestran historias sobre personas completamente opuestas cuyo amor eclipsa las diferencias y permite a la pareja mantenerse a flote para siempre.

Pero las relaciones no solo se construyen en base al amor. Los opuestos realmente pueden atraerse. Sin embargo, los psicólogos no le dan ninguna oportunidad a una unión de este tipo si entre la pareja no hay amistad, y si no tienen valores o intereses comunes.

No importa en qué consista la diferencia cardinal de los enamorados: si en su carácter, en su estrato social o en el nivel de sus ingresos. Las personas pueden estar juntas, no porque sean diferentes y vivan en su propio mundo, aunque estén físicamente cerca de la otra persona, sino porque tienen algo en común que los une. De lo contrario, con el tiempo, los enamorados pueden convertirse en solo un par compañeros de casa.

8. "La primera vez" con una nueva persona es algo mágico

Ya después del primer encuentro, los protagonistas de las películas sienten que se conocen de toda la vida. ¿Y qué tipo de sentimiento surge entre ellos al instante, si no el amor? Aunque también hay muchas tramas en las que las relaciones íntimas "repentinas" no te hacen esperar mucho, aun sin la presencia del enamoramiento. Y, por supuesto, la primera vez siempre es mágica y asombrosa.

En la vida, esa primera vez muchas veces es incómoda y torpe. Y no es una patología, sino solo una variante de la norma. En la vida real, la gente puede estar nerviosa, y necesitar tiempo para conocerse más, también físicamente. Se puede hablar sobre el tema durante mucho tiempo, pero, en la práctica, no todo suele salir según el plan. Pero hay que recordar que es un tema completamente solucionable que solo requiere un poco de tiempo y de práctica.

En la vida real, sin duda, hay parejas tan bellas como en las películas. Pero el principal error de algunos espectadores es que, después de haber visto muchas películas románticas, comienzan a pensar el guion de sus propias relaciones que, posiblemente, todavía ni existan, y caen en la depresión cuando la realidad es distinta a sus expectativas. Es por eso que la mayoría de los expertos recomiendan buscar experiencias útiles: crear relaciones y desarrollarlas, en vez de tratar de encasillarlas en un marco prescrito.

Y tú, ¿has conocido parejas "de película" en la vida real? ¿O tal vez te has encontrado con otros clichés que no hemos mencionado en el artículo?

Genial/Psicología/8 Clichés de las películas que hay que olvidar para no destruir una relación real
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos