Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Científicos chinos dividieron todas las profesiones en 4 tipos y descubrieron quién tiene el trabajo más duro del mundo

Todos sabemos que el trabajo a veces agota tanto que nos queda solo soñar con la llegada del fin de semana o unas largas vacaciones. Los médicos afirman que existen profesiones que, además del estrés, conducen a enfermedades serias: ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, algunos trabajadores son más susceptibles a estas enfermedades que otros. ¿Por qué? Resulta que todo depende del lugar de trabajo.

Genial.guru examinó el estudio realizado por neurólogos chinos y ahora ya sabemos qué profesión es más ingrata.

Cualquier profesión es peligrosa a su manera

Con el trabajo físico, todo está más o menos claro: existe toda una lista completa de profesiones peligrosas. Los primeros puestos los ocupan los mineros, operadores de plantas químicas y radiólogos. También se incluyen en esta lista los militares y policías.

Sin embargo, cualquier profesión tiene otro lado: el “estresante”. Según las estadísticas, el 40 % de las personas se preocupan por los fracasos en sus carreras profesionales y el 25 % considera que el trabajo es la principal fuente de preocupaciones en sus vidas.

Los trabajos que provocan un tic en los ojos o temblor en las manos son peligrosos para tu salud. Estos pueden conducir a un accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca coronaria, así como también causar una depresión, dolores de cabeza, enfermedades dermatológicas e incluso aumentar los niveles de colesterol.

Cómo medir el estrés en el trabajo

Para determinar cuán estresante es tu trabajo, debes tener en cuenta dos cosas:

  • El nivel de requisitos. Esto incluye los plazos, la complejidad de las tareas, el esfuerzo mental, las expectativas del empleador, la necesidad de tomar decisiones rápidamente en poco tiempo. Por ejemplo: el nivel de requisitos para un neurocirujano es más alto que para un distribuidor de folletos.
  • Nivel de control. La posibilidad del empleado de elegir cómo y cuándo realizar las tareas encomendadas.

Neurólogos chinos de la Universidad de Cantón se preguntaron qué profesión alberga el riesgo más alto de sufrir un accidente cardiovascular y depresión, así como quién está expuesto a más estrés: un piloto, o, por ejemplo, un profesor. Para descubrir quién tiene la vida más difícil, los científicos dividieron todas las profesiones en 4 tipos. Resultó que, en un grupo, los riesgos se disparan por encima de los demás.

Bajo nivel de requisitos + bajo nivel de control

  • Limpiadores, trabajadores con esfuerzo físico y de servicios que no se comunican directamente con los clientes.

Los que realizan estas profesiones casi no tienen responsabilidades relacionadas con la actividad mental, y raras veces se establecen plazos máximos para terminar la labor. Al mismo tiempo, los trabajadores por su cuenta no deciden nada: todas sus actividades están reguladas por normativas e instrucciones claras. Esas personas tienen la menor probabilidad de sufrir un derrame cerebral o un ataque cardíaco debido a la situación en el lugar de trabajo.

Bajo nivel de requisitos + alto nivel de control

  • Arquitectos, artistas, científicos, diseñadores, programadores y periodistas. Y también trabajadores de oficina y funcionarios como abogados y contables.

En su mayor parte, la vida de nadie depende de ellos. Pero las personas dedicadas a tareas creativas y trabajadores de oficina toman sus propias decisiones. No experimentan la presión moral por todas partes y por su cuenta dirigen su carrera profesional. En este grupo, la probabilidad de “agotarse” en el trabajo también es baja y sus nervios permanecen en orden por más tiempo.

Alto nivel de requisitos + alto nivel de control

  • Médicos, maestros, bomberos, rescatadores, militares y policías. Estas son las profesiones más humanas destinadas a proteger la vida y la salud de las personas.

Puede parecer que los médicos y los profesores son los principales candidatos para ganarse el título de la profesión más complicada. A pesar de albergar un alto nivel de estrés y una responsabilidad sin precedentes, su trabajo satisface una de las principales necesidades humanas: ser necesario. La sensación de que te aprecian y respetan no son menos importantes que un buen sueldo. Los profesionales de la salud laboral afirman que la salud, el bienestar y la motivación de los empleados dependen del reconocimiento a estos. Sin embargo, en este grupo, la probabilidad de accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca es mayor que en los dos anteriores.

Alto nivel de requisitos + bajo nivel de control

  • Camareros, enfermeras y auxiliares, trabajadores sociales y asistentes de ventas. En general, todas aquellas personas que se ven obligadas a complacer a los clientes en su trabajo.

Estas son las profesiones moralmente más difíciles y destructivas del mundo. Los trabajadores del sector servicios tienen un 22 % más de probabilidades de ser víctimas de un accidente cerebrovascular o de sufrir de una enfermedad coronaria. Las mujeres son las que más lo sufren: para su corazón y sus vasos sanguíneos ese trabajo es destructivo.

El resultado de este trabajo estresante es a menudo una predilección por los alimentos poco saludables (no hay tiempo para comer) y tabaquismo (en un intento por calmar los nervios), que tampoco aporta beneficio alguno para la salud. Desafortunadamente, tales profesiones moralmente peligrosas no son poco habituales. Un 20–30 % de las personas en el mundo se dedican a labores que pueden acabar en una cama de hospital.

Los principales síntomas del estrés en el trabajo

Cuando uno se enfrenta a una situación estresante, su cuerpo produce una serie de hormonas especiales, cortisol y adrenalina. Debido a estas, el corazón comienza a latir con más frecuencia, las pupilas se dilatan, el sudor aparece y las manos pueden temblar. Es normal si esto sucede esporádicamente.

Nuestro cuerpo no está diseñado para experimentar un estrés crónico: debido a estar nervioso de forma constante, el cuerpo se desgasta más rápido. Si has notado en ti los siguientes síntomas, es hora de cambiar algo:

  • dolores de cabeza frecuentes;
  • fatiga;
  • problemas para dormir;
  • despistes;
  • indigestión;
  • irritabilidad.

Médicos y psicólogos, al unísono, aconsejan tomar vacaciones, comenzar a practicar deportes y aprender a desconectarse.

En este estudio, los científicos no evaluaron el prestigio de las profesiones. No tenían por objetivo lastimar a alguien; por el contrario, enfatizaron de todas las formas posibles que cualquier trabajo era bueno. Además, las profesiones “no prestigiosas” resultaron ser las más beneficiosas para el sistema nervioso.

¿Encontraste tu profesión en esta lista? ¿Coinciden las conclusiones de los científicos con la situación en tu trabajo?

Imagen de portada Depositphotos, Depositphotos, Freepik
Compartir este artículo